Menú

Andalucía

Susana Díaz desautoriza a Carmen Calvo en feminismo y es apoyada por la Junta

Es conocida la enemistad minuciosa que enfrenta a ambas políticas socialistas desde hace muchos años, concretada en torno a la figura de Sánchez.

0
Susana Díaz desautoriza a Carmen Calvo en feminismo y es apoyada por la Junta
La expresidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz | EFE

El clima político andaluz sigue menos crispado que en resto de España gracias a las rectificaciones y a los cambios de sentido de algunas de las declaraciones más extremosas y de las decisiones más atrevidas. Es lo que ha ocurrido en temas como el feminismo, que Susana Díaz dice que es de todos; en la presunta brecha salarial femenina, que ahora se pone en cuestión; en las relaciones públicas entre Ciudadanos y Vox y en el nombramiento del Defensor del Pueblo, donde gana el PSOE y pierde Podemos gracias a un paso atrás de PP y Ciudadanos.

El caso de Susana Díaz y el feminismo, "que no es de todas, bonita" de su enemiga mortal Carmen Calvo, es llamativo. Frente a la sectaria y poco ajustada a los hechos declaración de la Cabra sobre el feminismo y el socialismo, la trianera ha respondido explicando que el feminismo es de todos los que luchan por la igualdad.

La secretaria general del PSOE-A defendió este lunes que el feminismo es de "todas las personas que cada día luchan, pelean y lo dan todo por la igualdad y, en algunos casos, con dificultad y en situaciones adversas", tras aclarar que no había escuchado las palabras de Carmen Calvo sobre el tema. De todos es conocida la enemistad minuciosa que enfrenta a ambas políticas socialistas desde hace muchos años, concretada en torno a la figura de Pedro Sánchez, al que una, la sevillana, defenestró, y al que la otra, la egabrense, ayudó a vencer.

Naturalmente, Juan Manuel Moreno, presidente de la Junta de Andalucía y del PP regional, dijo estar de acuerdo con la expresidenta socialista. De hecho, afirmó que Carmen Calvo se había equivocado y que su comportamiento no estaba acorde con la alta dignidad política que ostenta siendo la vicepresidenta del gobierno español. Nadie puede monopolizar el esfuerzo por la igualdad, añadió Moreno.

También en el terreno de juego del feminismo, la siguiente rectificación ha venido de la mano de la consejera de Igualdad de la Junta de Andalucía, Rocío Ruiz (Cs), que ha pasado de defender la existencia de una "brecha salarial" injusta entre hombres y mujeres a poner en duda que tal brecha exista.

Aunque hace meses, la misma consejera y Ciudadanos defendían la existencia indudable de la citada brecha salarial, este lunes Ruiz sostuvo que hay que disponer de "evidencias científicas" de si existe o no tal brecha, por lo que apeló a las universidades andaluzas para desarrollar un estudio sobre el tema.

Se acerca así a la postura de Vox que niega la existencia de esta brecha y se aleja de posiciones sindicales y políticas de la izquierda que dogmatizan sobre su realidad. Elige así la vía intermedia entre Vox, que ha presentado una proposición no de ley en el Parlamento, para que no se reconozcan falsos planteamientos de "tintes ideológicos" y una izquierda que afirma la realidad de esta brecha al margen de estudios suficientes. Por si fuera poco, Ruiz afirmó que lo que sí se sabía es que en el sector público esta brecha no existía.

Lógicamente, los sindicatos UGT y CCOO han rememorado todos los informes de la Junta en los que tal brecha se reconocía y se ha subrayado que la propia consejera admitió la existencia de la brecha el pasado Día Internacional por la Igualdad Salarial de hombres y mujeres. Además, el pasado mes de febrero, fue el propio Instituto Andaluz de la Mujer, ya con el nuevo gobierno andaluz en funcionamiento el que organizó una campaña según la cual las mujeres cobran 5.849 euros menos que los hombres, un 24% menos, de media general.

Más llamativo aún fue la rectificación no confesa del líder de Ciudadanos en Andalucía, Juan Marín, que en marzo decía que era posible aprobar los presupuestos sin Vox y que, durante meses, siguiendo la pauta nacional de su partido, se ha empeñado en ignorar a veces y a ningunear otras, al partido de Santiago Abascal sin el cual no sería lo que es, el actual vicepresidente de la Junta.

Pero si ya durante el pasado mes de junio alababa que Vox hubiese levantado el veto a los presupuestos andaluces, este lunes incluso agradeció públicamente a Vox su apoyo a los presupuestos andaluces. Claro que estamos a sólo unos días del debate parlamentario que dará probablemente su visto bueno a las cuentas andaluzas, cuentas que darán estabilidad al gobierno andaluz durante toda la legislatura.

El anuncio de Marín es más sorprendente aún porque no hace ni una semana de que negara, igualmente en público, que Ciudadanos hubiera pactado los presupuestos con Vox. Recuérdese que Santiago Abascal, en un toque humorístico, consideró que Marín habría sufrido un "lapsus" de memoria.

Ahora, Marín ha querido ir más lejos en su acercamiento a Vox explicando que, además de colaborar con las cuentas públicas, los diputados de Vox "están siendo útiles para que muchas cosas puedan suceder en Andalucía". Es más, ha definido que "no va de banderas, ni de izquierdas ni de derechas, de arriba o abajo" sino que se trata de buscar un consenso para el que la Junta siempre estará dispuesta.

La última rectificación, traición al pacto suscrito según Adelante Andalucía, es la que el PP andaluz y Ciudadanos han hecho respecto al nombramiento del Defensor del Pueblo Andaluz, una institución de extracción parlamentaria que desde su instauración en 1983 ha sido siempre controlada y dominada por la izquierda, casi siempre socialista si bien con influencia muy clara de Izquierda Unida.

En esta ocasión, cuando era preciso renovar reglamentariamente al titular del cargo, el sacerdote Jesús Maeztu, de clara inclinación socialista, Adelante Andalucía parecía que iba a conseguir presencia institucional en este campo, pero el PSE, como bien analiza hoy El Mundo, se ha salido con la suya y le ha birlado la oportunidad a la entente Podemos-IU.

Para hacer posible esta rectificación, ha sido necesario que el PSOE haya hecho valer la necesidad de sus votos para conseguir un acuerdo y que PP y Cs hayan dado marcha atrás en su disposición inicial a que fuera una candidata de la formación izquierdista la que ocupara el cargo.

Ya que para el nombramiento parlamentario el Defensor del Pueblo se necesitan las tres quintas partes del voto de los 109 diputados, los diputados del PSOE son imprescindibles, PP y Cs han decidido romper de hecho el pacto suscrito con Adelante Andalucía para la renovación de los organismos de extracción parlamentaria que le permitía aspirar a presidir la institución.

Como es costumbre, PP, PSOE y Cs consideran que el consenso ha sido imposible para la candidatura propuesta por Adelante Andalucía y esta formación considera un incumplimiento del pacto suscrito y una falta de palabra lo ocurrido, que "tendrá consecuencias".

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco