Menú

Andalucía

Los anticapitalistas de Teresa Rodríguez y Kichi acusan a Errejón de cómplice de los "restauradores del orden"

Pero señalan a Iglesias como el culpable, con Sánchez, del "fracaso" de las izquierdas.

0
Pero señalan a Iglesias como el culpable, con Sánchez, del "fracaso" de las izquierdas.
Teresa Rodríguez | EFE

Este jueves, Anticapitalistas de Andalucía, el subpartido de Teresa Rodríguez y José María González Kichi en el seno de Adelante Andalucía y Unidas Podemos, publicó una nota reveladora sobre cuál es su visión de cómo se ha llegado a las futuras elecciones del 10 de noviembre y cuál es la responsabilidad de cada cual en este trance. Ni Pablo Iglesias ni Pedro Sánchez ni Íñigo Errejón salen bien parados.

Empezando por el "neo-progresista" Errejón, la nota dice que es "una candidatura que trata de recoger el descontento progresista, surfeando la oleada de fracaso de las izquierdas a la hora de conformar gobierno" y se deduce fácilmente que Errejón quiere ser cómplice de la "restauración del orden" y de la "regeneración del sistema" por medio de medidas paliativas que mejoren, pero no cambien, lo existente.

Anticapitalistas explicita que "nuestra propuesta es una propuesta rupturista, que trata de democratizar la sociedad expropiando el poder económico a través de las luchas, para construir una sociedad ecosocialista", no como la de Errejón que "surfea" sobre la ola de desilusión originado por el fracaso de las izquierdas.

Luego le llega el turno a Unidas Podemos, dirigido por Pablo Iglesias e Irene Montero, al que acusa de haber cometido errores y de haber sido "incapaces de defender una propuesta política mínimamente estable, plural y coherente", por lo que "han facilitado el aterrizaje de propuestas neo-progresistas".

Subraya su papel, como el de Pedro Sánchez, en el fracaso de las izquierdas lo que "genera desafección en amplios sectores de la sociedad. El fantasma de la crisis económica aparece en el horizonte. Nuevos movimientos de masas a nivel global, como la lucha contra el cambio climático, aparecen con fuerza en la escena. La extrema derecha acecha y espera su oportunidad en muchos países, gobernando ya en algunos Estados importantes. Las potencias mundiales se preparan para nuevos conflictos". Dantesco.

Pedro Sánchez para Anticapitalistas quiere ser el reinventor del centro político desde una izquierda cómplice del sistema. Lo dice así: "El PSOE de Pedro Sánchez decidió ir a nuevas elecciones con el objetivo de tratar de conformar un nuevo centro político, capaz de pactar a derecha y a izquierda y así restaurar el orden político", por lo que "las ilusiones en un giro a la izquierda del PSOE se vuelven a desvanecer".

Recuerdan a Pablo Iglesias que su propuesta en el proceso de investidura de Pedro Sánchez era alcanzar con el PSOE un grupo de medidas concretas "e inmediatamente pasar a la oposición, para fiscalizar la acción de gobierno, ser decisivos condicionando el desarrollo político parlamentario y construir un proyecto alternativo al de los grandes partidos, que solo sirven a los intereses de las élites".

Explícitamente, el subpartido de Rodríguez y Kichi critican la decisión de Iglesias y Montero de querer entrar en un gobierno dirigido por el PSOE porque ese partido "sólo admitiría a la izquierda en situación de total subalternidad, tal y como demostró la oferta de gobierno de Pedro Sánchez". Sin embargo, se optó por entrar en el gobierno como prioridad".

Es más, acusa a Iglesias de haber abandonado el programa, el proyecto estratégico, la coherencia ideológica y política, la democracia interna y los principios, que es lo que ha producido el desaliento.

A pesar de su pesimismo, Anticapitalistas define que no se puede contar con el PSOE, que hay que recuperar un programa social "fuerte" que incluye "el fin de la represión en Cataluña" tras una sentencia del Tribunal Supremo sobre el procés previsiblemente "dura" y una candidatura "amplia de izquierdas" que evite que el PSOE reconstruya el "centro político".

Errejón va a por 7 diputados andaluces de UP

Por eso, Más País se va a presentar unido a Equo en cuatro provincias andaluzas que son Cádiz, Sevilla, Málaga y Granada donde Podemos cosechó 7 escaños de un total de 9 en las pasadas elecciones generales. En Cádiz, obtuvo 2 escaños. En Sevilla, otros 2. En Málaga, otros dos y en Granada, 1. Las otras dos provincias donde obtuvo escaños fueron Huelva y Córdoba, provincias descartadas por Errejón.

De este modo, serán tres las opciones de una izquierda dividida entre PSOE, Adelante Andalucía (con ese nombre o con otro, según la decisión que adopte la cúpula nacional de Podemos) y Más País.

La explicación de la decisión, probablemente, además del número de escaños en juego, es el número de habitantes de grandes capitales con que cuentan tres de las provincias –Sevilla, Málaga y Granada– y la inclinación izquierdista de una provincia como Cádiz con un alto nivel de descontento social y penuria económica.

Como subraya Diario de Sevilla, el principal problema de Errejón es la carencia de visibilidad de sus candidatos y líderes entre los electores, y el segundo, que ni a Teresa Rodríguez ni a Pablo Iglesias les interesa la penetración andaluza de Errejón. Tampoco le interesa a Susana Diaz que puede perder algún diputado andaluz en esta operación.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Tienda LD