Menú

Andalucía

La recaudación andaluza sube a pesar de la controversia política y la bajada fiscal

Según los datos provisionales, la recaudación en 2019 alcanzó los 16.208,2 millones de euros, lo que supone un aumento de 550 respecto a 2018.

0
Según los datos provisionales, la recaudación en 2019 alcanzó los 16.208,2 millones de euros, lo que supone un aumento de 550 respecto a 2018.
El consejero de Hacienda andaluz, Juan Bravo | EFE

Sabido es que los partidos de centro y derecha procuran que personas y familias controlen la mayor parte del dinero que generan y ganan propiciando bajadas de impuestos, sean o no masivas. Sabido es asimismo que las izquierdas procuran que sea el Estado quien controle cada vez más parte del dinero que origina la sociedad vía intensificación de la presión fiscal y, en su caso, de nuevos impuestos.

Tras esta diferencia, dos convicciones filosóficas y políticas. Personas, familias y sociedad civil son y deben ser los protagonistas de la máxima libertad posible para su desarrollo y bienestar y ella incluye el uso de la mayor parte de su dinero en el caso del centro-derecha. Para las izquierdas marxistas y populistas, el Estado y los partidos que defienden su hegemonía absoluta sobre individuos, familias y sociedad son quienes deben controlar la mayor parte del dinero público y del público porque son ellos los que conocen qué es lo mejor para todos.

El nuevo gobierno del centro-derecha andaluz prometió una bajada masiva de impuestos, luego no tan masiva, pero sí ha desarrollado al menos alguna merma fiscal, especialmente en sucesiones y transmisiones. La izquierda, por su parte, responde que tales descensos de impuestos desequilibran las Comunidades Autónomas y dan origen a un dumping fiscal que favorece la inversión en las regiones menos cargadas fiscalmente.

Y, naturalmente, el centro-derecha afirma que la bajada de impuestos tienen como consecuencia que los ciudadanos paguen mejor y más adecuadamente unos impuestos razonables mientras las izquierdas consideran que tales descensos de impuestos producen recortes en los servicios públicos que ellos consideran decisivos para los ciudadanos.

Por ello, para determinar las consecuencias acerca de que está ocurriendo en Andalucía verdaderamente, es preciso analizar las cifras tanto de impuestos como de ingresos. Y es ahí donde aparecen las interpretaciones cada vez más alejadas a pesar de que, teóricamente, la cifras oficiales deberían ser las mismas.

Por poner un ejemplo de la perplejidad que sume a la ciudadanía andaluza ante los diferentes juicios que merece la bajada de impuestos, que se da por hecha, expongamos dos tesis: una defendida por el grupo Joly, el grupo del en su día liberal Diario de Cádiz, que desde hace años hace el papel de vocero de las posiciones socialistas. La otra es defendida por el diario El Mundo, que acepta la versión general del nuevo gobierno andaluz.

Los titulares y los datos

Este lunes, Diario de Sevilla titulaba: "La recaudación cae en 96 millones por la bajada masiva de impuestos". Con esta tesis se línea la mayor parte de la prensa de izquierdas. Este martes, El Mundo titula como sigue: "Sube la recaudación en 2019 pese a la bajada de impuestos". Es la tesis donde se agrupa la prensa que se sitúa en el centro-derecha andaluz. El problema es conocer y certificar la interpretación correcta de los datos.

En la primera tesis, la del grupo Joly, al cierre provisional del ejercicio de 2019, la Junta de Andalucía recaudó dos mil millones largos menos de lo planteado en el Presupuesto. El 16% de este desfase contable (358,9 millones) se debe a un cálculo por arriba de la recaudación del impuesto de sucesiones y donaciones, en el de transmisiones patrimoniales y de actos jurídicos documentados, es decir, los conceptos incluidos en la denominada "bajada masiva de impuestos" que aprobó el Gobierno andaluz la pasada primavera.

En la tesis de El Mundo, el Gobierno andaluz ha cerrado el balance del ejercicio de 2019 con un aumento de la recaudación tributaria con respecto a 2018 por valor de 550 millones pese a la rebaja fiscal adoptada a través de la Ley de Presupuestos. En realidad, esa rebaja fiscal sí ha repercutido negativamente en los ingresos de dos de las figuras reformadas, que son el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, pero el descenso en la recaudación se ha visto compensado con el buen comportamiento de otros impuestos, como el IVA o el IRPF.

Evidentemente, aunque sospechemos que las fuentes son distintas, unas derivadas de los exconsejeros del PSOE y otras del actual gobierno, el problema es la heterogeneidad de los datos que se aportan. Desde pequeños se enseñaba en las escuelas, al menos hace años, de que las operaciones aritméticas básicas no pueden hacerse con términos heterogéneos. No se pueden sumar naranjas y limones, o peras y plátanos.

Según los datos provisionales, la recaudación tributaria en 2019 alcanzó los 16.208,2 millones de euros, lo que supone un aumento de 550 millones de euros más que en 2018, cuando la hacienda autonómica ingresó un total de 15.658,1 millones de euros. Ese dato es incontrovertible, pero Diario de Sevilla ni lo menciona en su pieza. Es más, se refiere a 808 millones más ingresados en 2019 que en 2018. Ahora bien, precisa, el incremento del primer año del Gobierno de PP y Cs ha sido el menor importante desde 2016.

Al contrario limita su análisis a la comparación de lo ingresado por los tres impuestos relacionados con Sucesiones, Transmisiones y Actos Jurídicos documentados sin contar a bajada del IRPF, y se aporta el dato de que el impacto de la bajada de estos tres impuestos ha sido de 95,8 millones, sensiblemente por encima del efecto planeado, 10, 7 millones, cuando se anunció el decreto de la bajada fiscal.

Por su parte, El Mundo, considera la existencia de claroscuros: "El balance de año presenta, por tanto, un mapa de claroscuros en el que el aumento de los ingresos no oculta una realidad preocupante que tiene que ver con la incertidumbre por la marcha de la economía en los próximos meses, cuya evolución depende no solo de las políticas autonómicas" en referencia explícita a la política económica nacional y los costos de la operación Cataluña.

Es decir, no cabe duda de que la recaudación andaluza ha crecido si bien no todo lo que parecía esperarse. Lo importante es que en los diferentes análisis se utilicen elementos homogéneos para evitar la perplejidad del personal andaluz que asiste atónito a interpretaciones completamente contrarias sobre los mismos datos.

En España

    0
    comentarios

    Servicios