Menú

Andalucía

Vox apuntala al gobierno andaluz dando vía libre a una legislatura completa

Susana Diaz acusa a Juan Manuel Moreno de poner en peligro la vida de los andaluces.

0

Susana Díaz se va al monte en sus críticas al gobierno andaluz, pero Vox coloca unas alambradas definitivas que hacen suponer que la legislatura va a consumarse sin incertidumbres relevantes. Cierto es que Susana Díaz no sabe qué hacer ya con su fracaso como líder de la oposición y cierto es que Vox está en la antesala de una moción de censura en el Congreso, pero eso es lo que se percibió en la política andaluza.

El fuego lo abrió Susana Díaz hace meses cuando se negó a participar en la Comisión Parlamentaria de Reconstrucción de Andalucía que, por cierto, preside Vox. En ella se ha producido un acuerdo destacado entre PP, Ciudadanos y Vox que ha dejado a Susana Díaz fuera de todo y, como es sabido, fuera hace frío, más aún si se está acompañada de Teresa Rodríguez y una Adelante Andalucía camino de mutarse, crisis interna de por medio, en una irreversible 'Atrás Andalucía'.

Este jueves, Susana Díaz dio un paso más agresivo en su estrategia definitiva de confrontación con el gobierno andaluz. "Rompe la paz del covid", tituló Diario de Sevilla. Fue en la cadena SER donde dijo que "es muy grave" cuando se "miente en una pandemia, ocultas la verdad y estás poniendo en peligro la vida, la salud de los andaluces". Dos acusaciones de calado contra Juan Manuel Moreno: mentir y poner en peligro la vida de los andaluces.

Se refería Susana Díaz a la calificación que la propia Junta ha hecho de la marcha de la pandemia en Málaga identificando lo que ocurre con una "transmisión comunitaria" y así lo entendieron los medios de comunicación sin excepciones. Según Díaz, el presidente Moreno habría ocultado esta grave situación de transmisión durante 15 días, según un documento de la propia Junta. Según ella, Moreno le negó que tal transmisión comunitaria existiera y el jueves mismo habló de contagios comunitarios, pero no de transmisión.

Su insistencia en este asunto, así como su exigencia del debate sobre el estado de Andalucía, su apunte sobre la gravedad de lo que pasa en Málaga y Almería o la situación atorada de la Atención Primaria, hace que el PP le acuse de haber traspasado "las líneas rojas". Cierto es también que el PP nacional fue tentado por idéntico comportamiento, lo que indica que el todo vale sigue cada vez más vigente en la política nacional.

La faena se completó en Jaén donde el aliado interno de Susana Diaz, el secretario general del PSOE, Francisco Reyes, acusó de "secuestro" de fondos a la oposición del PP a que los remanentes municipales españoles puedan ser utilizados libremente por el Gobierno. Textualmente dijo: "El PP mantiene secuestrado en los bancos el dinero de los ayuntamientos y éstos no podrán gastárselo en mejorar la vida de la gente en sus pueblos".

Pero, como ya es costumbre, poco después el PSOE andaluz tendía su mano al gobierno de la Junta indicando, por carta, que iba a arrimar el hombro para tratar de pactar los presupuestos, intención que el propio presidente Moreno puso en duda respondiendo a Susana Díaz que "su mano tendida es incompatible con la falsedad y la mentira", desde sus acusaciones de irresponsabilidad en el incendio de Almonaster a la de poner en peligro la salud de los andaluces.

Es más, Moreno aprovechó para poner en duda la colaboración del PSOE en el complejo comienzo del curso escolar. Hasta el punto fue preciso que le espetó a Susana Díaz si había dado "instrucciones" a algunos alcaldes socialistas para que obstruyeran el regreso a las aulas. "No acuso, pero como lo he oído, quiero que me saque de dudas", dijo.

Vox echa un capote decisivo

Fue la segunda nota distintiva del jueves y que fue destacado por El Mundo, aunque también fue mencionada por el grupo Joly y por ABC. Se trata del cambio de actitud de Vox ante el gobierno andaluz. Si hasta hace bien poco criticaba su falta de respeto a los acuerdos suscritos y su inclinación a no observar los principios en que se fundamentaban, este jueves Vox anunció su apoyo total incluso a los presupuestos para 2021, aún ni siquiera elaborados.

El portavoz de Vox, Alejandro Hernández, ya dio apoyo a las cuentas del próximo año y aseguró que no van a poner "cordones sanitarios" a ningún partido, ni siquiera al PSOE si quiere colaborar en la elaboración de los presupuestos.

El Mundo hablaba de "acto de fe" de Vox que mejora de este modo la percepción que de él se tiene en Andalucía en vísperas de la moción de censura que ha anunciado presentará en septiembre contra el gobierno de Pedro Sánchez.

NI hay presupuestos ni proyecto ni siquiera negociaciones sobre las cuentas, pero Vox ha anunciado que están convencidos de que el acuerdo será posible y que el bloque de gobierno de PP y Ciudadanos puede estar tranquilo, incluso si toman algunas decisiones que supongan la renuncia de Vox a alguna de sus propuestas. "Es el momento de olvidarnos de las posiciones maximalistas por mucho que creamos en ellas", dijo Hernández.

Con esta decisión, además de contribuir al desahogo de Santiago Abascal en la futura moción de censura contra el gobierno de PSOE y Podemos, invita a no ser demasiado presionado desde PP y Cs.

En Andalucía, Vox ha indicado a Susana Díaz que pierda toda esperanza de desestabilizar a la Junta de Andalucía antes de que acabe la legislatura. De hecho, puede terminarla con tranquilidad si logra que se apruebe el tercer presupuesto para 2021 y el cuarto para 2022.

Dada la opción de la oposición socialista andaluza de hacer sangre con la pandemia y su gestión, es previsible que centre sus críticas en los fondos que se destinen a su tratamiento y que la ausencia de dinero disponible y el futurible no concretado de los fondos europeos, puede obligar a recortes en otros ámbitos. Por ello, se da ya por incumplida la promesa de bajar los impuestos, uno de los pilares del programa del PP y de Vox.

Con su anuncio de ayer, Vox no sólo apuntala al gobierno de Moreno y deja sin efecto la oposición de Susana Díaz, sino que, como subrayaba El Mundo, lanza "un mensaje de estabilidad a los mercados, fundamental para encontrar la financiación y la inversión extranjera necesarias para reflotar la economía andaluza, que será seguramente una de las más castigadas de Europa dado el peso que el turismo tiene en su Producto Interior Bruto (PIB), en torno a un 13%".

Con este posicionamiento, Vox aparca sus diferencias con PP y Cs, desde el uso del decreto como método de gobierno, a los desacuerdos en inmigración, violencia de género, memoria histórica y el pin parental.

En España

    0
    comentarios

    Servicios