Menú

Andalucía

Brote de crueldad en Andalucía: 29 sudamericanos detenidos por trato inhumano a inmigrantes

Lo más horrible ha sido el descubrimiento de una nave donde se hacinaban 30 personas con un solo aseo, sin camas y con una alimentación impropia.

0
Lo más horrible ha sido el descubrimiento de una nave donde se hacinaban 30 personas con un solo aseo, sin camas y con una alimentación impropia.
Agentes de la Policía Nacional accediendo a una de las naves. | Imagen de vídeo

Suele pensarse que la crueldad es una enfermedad moral de los siglos pasados. Miguel Delibes, ahora de centenario, recordaba que la historia que se enseña no es otra cosa que el repertorio de violencias que han caracterizado y separado a los pueblos, "la reseña de las guerras y crueldades que en el mundo han sido".

Los totalitarismos y las mafias son maneras organizadas de la crueldad, pero otra crueldad emerge del egoísmo económico de personas sin escrúpulos. Ha sido el caso andaluz descubierto este pasado fin de semana en las provincias de Córdoba y Sevilla. 29 personas han sido detenidas en estas provincias por organizar una trata de seres humanos con fines de explotación laboral en "condiciones muy extremas e infrahumanas".

Lo más horrible ha sido el descubrimiento de una nave industrial donde se hacinaban 30 personas con un solo aseo, sin camas y con una alimentación impropia de trabajadores que desarrollan pesados trabajos agrícolas.

La crueldad extrema de los detenidos se ha conocido por el comunicado de la Policía Nacional que la ha hecho coincidir con el Día Europeo contra la Trata de Seres Humanos. El mecanismo era sencillo y eficaz dados los medios de comunicación entre naciones que hoy existen gracias a Internet. Se anuncian puestos de trabajo en los países donde falta y los más necesitados acuden con esperanza a la promesa de un trabajo digno.

Lo que encontraban era una organización indiferente a la condición humana de sus víctimas que "aprovechaban su vulnerabilidad y su situación de necesidad para someterlos a durísimas condiciones laborales".

Todo comenzó el pasado mes de enero tras inspecciones de trabajo en la localidad cordobesa de Palma del Río en fincas donde se desarrollaban trabajos agrícolas. Los testimonios recabados permitían deducir que las condiciones de trabajo a que eran sometidos los trabajadores extranjeros eran atroces más que ilegales, que por supuesto.

La Policía se encontró con jornadas de sol a sol, como en los tiempos más oscuros, falta de agua y comida y salarios de hambre. "Interminables jornadas sin comida ni agua y cobrando cantidades muy por debajo de lo estipulado", describe el comunicado policial. Y sigue anotando que en los meses más calurosos del verano andaluz trabajaban "en muchas ocasiones desde el mediodía hasta la puesta del sol, sin acceso ni siquiera a agua, por lo que algunos de ellos acababan sufriendo desvanecimientos, insolaciones o situaciones de deshidratación".

Pero los responsables de la trama no eran andaluces y así lo confirma la Policía. En realidad, los responsables, todos ellos de origen sudamericano, forman parte de una organización empresarial que captaba a los trabajadores, los movían entre algunas de sus empresas situadas en distintas localidades de las provincias de Córdoba y Sevilla y finalmente dejaba en manos de "manijeros" que los sometían a un trato inhumano con beneficio económico para ellos.

Altas fraudulentas en la Seguridad Social permitían hacer frente a las inspecciones legales mientras que salarios por debajo del legalmente estipulado para las faenas agrícolas y condiciones de hacinamiento les permitían obtener beneficios por encima de lo habitual en las empresas agrarias.

Este pasado fin de semana y con la información ya contrastada, la Policía registró cinco domicilios en Sevilla y Dos Hermanas, uno en el local de una gestoría que estaba encargada de dar de alta a estos trabajadores en el sistema. Otro registro, en una nave industrial, condujo al descubrimiento de la situación de hacinamiento de varios de estos trabajadores: un solo aseo para 30 personas que dormían en el suelo y sin la alimentación adecuada.

Con toda esta información, los agentes efectuaron cuatro registros en Sevilla capital y en el municipio sevillano Dos Hermanas. Dos de ellos se practicaron en domicilios de los investigados, donde se intervino diversa documentación, mientras que un tercer registro se realizó en la gestoría encargada de efectuar las altas en el Sistema de la Seguridad Social de las dos principales empresas investigadas, interviniendo numerosa documentación tanto en formato físico como digital.

El cuarto registro se llevó a cabo en una nave industrial de la capital sevillana, donde se encontraban "hacinados" varios de los trabajadores. Allí, según pone de relieve la Policía, se pudo comprobar las condiciones "infrahumanas" del lugar, que constaba de tres plantas, donde convivían más de 30 personas a pesar de contar con un solo aseo, durmiendo en el suelo y sin apenas comida.

Los 29 detenidos deben responder de los presuntos delitos de trata de seres humanos con fines de explotación laboral, falsedad documental, delitos contra la Seguridad Social, contra los derechos de los trabajadores, contra los derechos de los ciudadanos extranjeros y favorecimiento de la inmigración clandestina.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Historia