Menú

Andalucía

Susana Díaz anuncia que dará "un paso al lado" y dejará la Secretaría General del PSOE-A, pero no ahora

La expresidenta de la Junta gana unos meses para tratar de salvar los pocos muebles que le van a permitir mantener.

0
La expresidenta de la Junta gana unos meses para tratar de salvar los pocos muebles que le van a permitir mantener.
Susana Díaz deposita su voto en las primarias socialistas andaluzas. | Europa Press

Susana Díaz dará un paso al lado, pero no ahora. Podía haber optado por la dimisión inmediata dejando vacante la secretaría general lo que habría podido dar pie a la celebración de un congreso extraordinario como parece deducirse de los Estatutos, que, al referirse al Comité Director del PSOE andaluz, máximo órgano entre congreso y congreso, dice textualmente: "Cuando las vacantes en la Comisión Ejecutiva Regional afecten a la Secretaría General, o a la mitad más uno de sus miembros, el Comité Director deberá convocar Congreso extraordinario para la elección de una nueva Comisión Ejecutiva Regional".

La más comprensible razón para que la trianera no haya dimitido es que hay un 45 por ciento de votantes que no han apoyado al vencedor de las primarias, Juan Espadas. Hay una seria división interna y muchísimos cargos, entre diputados, alcaldes, concejales y puestos orgánicos que la han apoyado y esperan que, al menos, se negocie su futuro personal y político para no vagabundear de ahora en adelante por el limbo político.

Tomemos como ejemplo el PSOE de Sevilla, que aporta la mayor parte de apoyos políticos y provincia en la que ha mandado Susana Díaz desde hace más de diez años. El resultado final ha dado como ganador a Juan Espadas, lo que cuestiona a la actual secretaria general del PSOE sevillano, Verónica Pérez, que se hizo famosa como "máxima autoridad del PSOE" en la crisis de 2016 en las puertas de Ferraz.

De todos modos, al anunciar que da un paso al lado y que no optará en el próximo congreso a seguir como secretaria general, certifica que Juan Espadas será el próximo secretario general y candidato a presidir la Junta de Andalucía, pero gana unos meses para tratar de salvar los pocos muebles que le van a permitir mantener.

No ha aclarado Susana Díaz si dejará ser la presidenta del Grupo Parlamentario Socialista en el Parlamento andaluz. Juan Espadas ya ha dejado claro que no aceptará bicefalia alguna porque las urnas han hablado claro.

Lo peor que podría ocurrirle a Juan Espadas es que Juan Manuel Moreno, presidente del PP, convocase anticipadamente las elecciones en un momento en que la caída del PSOE se da por segura y que podría ser dantesca si los partidarios de Susana Díaz, desanimados por el resultado de las primarias, optan por la abstención ante la división evidente del partido.

Si el nuevo candidato electo, Espadas, obtuviera un porcentaje de voto popular andaluz menor al que consiguió Susana Díaz en las pasadas elecciones de 2018, la consigna de Ferraz de que "si seguimos haciendo lo mismo, perderemos" se vería rectificada por otra que diría "y por haber hecho algo distinto, perdimos más".

Hasta el momento, el PP, al que conviene mucho el adelantamiento de elecciones porque subirá en poder y diputados, y Ciudadanos, al que no le conviene nada la anticipación de los comicios porque se augura que menguará hasta uno o, como máximo, un puñado pequeño de escaños, insisten en que no habrá elecciones hasta finales de 2022, pero ello daría pie a una recomposición socialista de la mano de un Espadas apoyado por Moncloa y Ferraz.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Historia