Menú

Andalucía

El alcalde de Tomares, José Luis Sanz, podría ser el candidato a la alcaldía de Sevilla por el PP

El PSOE gobierna actualmente la ciudad de Sevilla con un Juan Espadas saliente que no tiene sucesor o sucesora conocido.

0
El PSOE gobierna actualmente la ciudad de Sevilla con un Juan Espadas saliente que no tiene sucesor o sucesora conocido.
El alcalde de Tomares, José Luis Sanz | David Alonso Rincón

Aunque tuvo el viento en contra durante mucho tiempo por su alejamiento de Javier Arenas y su alineamiento con Juan Ignacio Zoido y María Dolores Cospedal, ahora, José Luis Sanz, en las filas de Pablo Casado, ha tenido su primera oportunidad política relevante tras haber demostrado desde la alcaldía de Tomares que gobierna con mano de santo y mayorías muy amplias y constantes desde 2007.

De hecho, ya se da por seguro que será el candidato popular a la alcaldía de Sevilla tras el abandono real del Ayuntamiento de Sevilla de Juan Espadas a la secretaría general del PSOE y a la candidatura a la presidencia de la Junta de Andalucía.

¿Cómo ha sido posible? Sobre todo porque la guerra abierta y descarnada entre Pablo Casado y Juan Manuel Moreno en la provincia de Sevilla, se decantó en el último y agitado congreso del pasado mes de marzo de 2021 que dio la victoria a Virginia Pérez, transmutada en casadista, sobre el candidato de Moreno y Arenas, Juan Ávila, alcalde de Carmona.

Era cuestión de tiempo que el nuevo equipo de Virginia Pérez, entre los que están los numerosos partidarios de José Luis Sanz, lograra el control del grupo de concejales del Ayuntamiento de Sevilla. Lo han logrado haciendo que Juan Manuel Moreno mantenga algo de poder en Sevilla a cambio de sacrificar al portavoz municipal en el Ayuntamiento y fiel arenista, Beltrán Pérez, al que persiguen la mala suerte y sus padrinos.

Criado en la mesa camilla de Javier Arenas, junto a una corte muy limitada de jóvenes cachorros que lo aprendieron todo del "campeón" de Olvera, José Luis Sanz Ruiz se consideró maltratado cuando en las elecciones municipales de 2007 fue destinado a disputar la alcaldía de Tomares, una plaza bien difícil que gobernaba la exuberante socialista Antonia Hierro. No podía saber entonces que iba a ser la palanca de su futuro ascenso político.

Sus amigos consideraron que ya entonces comenzó su distanciamiento de Arenas porque, de haber fracasado en el reto, su carrera política habría terminado. O casi. Su entorno de afines siempre percibió que aquella jugada de Javier Arenas fue el intento deliberado de apartarlo de la dirección del PP andaluz.

Sin embargo, aunque ni siquiera él mismo lo esperaba, muchos factores y ayudas se conjugaron para que, inesperadamente, el PP de Tomares y el propio Sanz lograran una victoria electoral por la mínima, lo que le permitió formar gobierno con el único concejal andalucista. Desde entonces, las mayorías absolutas se han sucedido ininterrumpidamente hasta el año 2019, en cuyos comicios obtuvo más votos que nunca antes.

La victoria de 2007 supuso, además de su alejamiento de Arenas, su ascenso a la política regional donde llegó a ser secretario general del PP andaluz de la mano de Juan Ignacio Zoido y María Dolores Cospedal. En esa posición estaba cuando tuvo lugar la ruptura total con el arenismo y su distanciamiento de Mariano Rajoy que lo sometió a un "dedazo" inesperado e hiriente.

El presidente del PP andaluz y ministro del Interior de Marano Rajoy, Juan Ignacio Zoido, había postulado a José Luis Sanz como su sucesor idóneo para dirigir el PP andaluz, por su conocimiento de la estructura del partido, por su capacidad parlamentaria y por su experiencia municipal.

Pero en febrero de 2014, se produjo lo que se conoció como "rajoyazo" o "dedazo de Rajoy" (con Javier Arenas al fondo) que marginó a Cospedal, Zoido y Sanz y eligió al hombre de Soraya Sáenz de Santamaría, Juan Manuel Moreno Bonilla, que nunca estuvo en la política andaluza de manera directa desde que fue Presidente de Nuevas Generaciones.

La consecuencia de aquella cacicada de Rajoy fue la división interna en el PP andaluz, muy especialmente en Sevilla, y una debacle electoral tras otra hasta que la irrupción de Vox catapultó inesperadamente a un Juan Manuel Moreno que había obtenido los peores resultados de la historia reciente del PP.

De hecho, de los 50 escaños obtenidos por el PP de Arenas en las elecciones de 2012, Moreno, ya al frente de la formación popular andaluza, bajó hasta los 33 escaños en las de 2015 y se despeñó hasta los 26 en las de 2018 en las que, gracias a Vox y a Ciudadanos, logró ser investido presidente de la Junta de Andalucía.

La división, más visible en Sevilla que en ninguna otra provincia pero que está latente en todas con mayor o menor potencia, se exhibió con el enfrentamiento entre Pablo Casado y al tándem Moreno-Arenas en las pasadas primarias para elegir la presidencia del PP sevillano, donde ganó la casadista Virginia Pérez, telón de fondo que ahora hace posible la candidatura de José Luis Sanz a la alcaldía de Sevilla.

De conseguir esta meta, algo posible porque el prestigio de su gestión política en Tomares, a pesar de las piedras en el camino colocadas por la oposición y por los propios enemigos internos, es muy elevada, ya tiene proyección nacional y ninguna puerta estará cerrada para él en el futuro.

Téngase en cuenta que Tomares ha terminado siendo el municipio con la renta per cápita más alta de toda Andalucía desde 2015, y se está situado entre los 60 más ricos de España. Muchos elementos lo han hecho posible pero la gestión municipal de Sanz es uno de ellos. Por ejemplo, se encuentra entre los municipios más limpios de España y tiene más zonas verdes por habitante que ningún otro municipio andaluz.

Culturalmente, Tomares ha pasado de tener una mínima participación a disponer de una Feria del Libro reconocida a nivel nacional y a ser sede de ciclos de conferencias y debates sobre la realidad política nacional donde intervienen desde destacados socialistas como Alfonso Guerra, José Rodríguez de la Borbolla o Nicolás Redondo a otros de la órbita liberal o conservadora. Incluso Federico Jiménez Losantos y Carlos Herrera han hecho programas desde la ciudad.

Por ello, Sanz, que tiene actualmente 53 años, goza de un gran prestigio como gobernante municipal mientras el PSOE, que actualmente gobierna la ciudad de Sevilla con un Juan Espadas saliente que no tiene sucesor o sucesora conocida y que tiene un control relativo sobre una ciudad y provincia claramente "susanistas", está en una manifiesta inferioridad si bien el poder socialista en Sevilla siempre ha sido intenso.

De conseguir unir a los votantes del centro derecha y lograr la alcaldía de Sevilla, José Luis Sanz podría optar en el futuro a cualquier reto político regional e incluso nacional. Silencioso y cauto por experiencia, sólo ha manifestado su satisfacción "alucinante" porque su nombre se baraje para la candidatura popular al Ayuntamiento de Sevilla.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Historia