Menú

Andalucía

Así es la industria de producción intensiva de hachís en Marruecos que tiene en jaque al Estrecho

El periodista de El Mundo y escritor de Costo, Andros Lozano, ha explicado en esRadio cómo funciona el negocio del hachís en el Estrecho.

Federico a las 8: El nivel de implicación de Marruecos en el negocio del narcotráfico

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

El periodista de El Mundo y escritor de Costo, Andros Lozano, ha explicado en esRadio cómo funciona el negocio del hachís en el Estrecho.
Una narcolancha en La Línea de la Concepción. | Policía Nacional

El litoral andaluz, especialmente en la provincia de Cádiz, es el gran centro de operaciones de los narcos que introducen el hachís desde Marruecos. El problema del narcotráfico en Andalucía y la falta de medios de la Policía y la Guardia Civil han vuelto al primer plano de la actualidad tras el asesinato el pasado viernes de dos guardias civiles en el puerto de Barbate por narcotraficantes a bordo de narcolanchas.

En el programa Es la Mañana de Federico de esRadio el periodista de El Mundo y autor de Costo. Las leyes del Estrecho, Andros Lozano, ha explicado cómo es el negocio que mueve millones de euros y que tiene un origen claro: Marruecos. Lozano ha contado que "Marruecos es el primer productor de hachís a nivel mundial y lo tenemos a tan sólo 10 o 15 minutos en una lancha como las que utilizan estos narcotraficantes". "Se calcula que Marruecos produce en torno a 40.000 toneladas de hachís al año y sólo una mínima parte se consume en España" ya que esta droga "se consume en toda Europa, Asia y cada vez más en Latinoamérica", ha explicado.

El problema de España es que "tenemos la puerta de entrada del mayor productor del planeta a la vuelta de la esquina" porque "el sur de España tiene un litoral de más de 800 kilómetros". "Es cierto que poblaciones como Algeciras o La Línea es un paseo en barca, pero luego tienen todo un litoral inmenso hacia el Oeste, hacia la provincia de Cádiz occidental y Huelva y, luego, hacia Granada, Almería, Málaga… Incluso el Mediterráneo. Ya se ha abierto una ruta en que recorren todo el Mediterráneo con estas lanchas que tardan unas 7 u 8 horas; llegan a Tarragona y, simplemente, tienen que descargar la mercancía y ya por la Autovía A-7 se ponen en Francia en solo unas horas y se distribuye por todo el continente europeo", ha contado el experto.

Cocaína, hachís y el Puerto de Algeciras

Andros Lozano ha indicado que "para dimensionar bien el negocio no tenemos que entender que estos son simplemente traficantes de hachís". En este sentido, ha explicado que "tenemos el Puerto de Algeciras, que es uno de los más importantes de Europa, y que año tras año es de los que está más arriba en el listado en cuanto al volumen de incautación de cocaína. A su vez, las redes tradicionales de hachís no sólo están introduciendo hachís, están introduciendo cocaína".

"La cocaína tiene dos vías abiertas: el Puerto de Algeciras, que es el maná para ellos porque es muy complicado luchar contra el tráfico de cocaína en ese puerto, pero, a su vez, están usando las redes de hachís", ha indicado el autor de Costo. El experto ha contado que trasladan "la cocaína a África occidental, remontando por la costa hasta Marruecos y allí, ya bien por tierra o en un transbordo en alta mar, vienen las lanchas del sur de España e introducen esa cocaína por las vías y los lugares y las playas donde tradicionalmente se ha alijado el hachís".

Sobre el hachís y cómo las autoridades marroquíes forman parte del negocio ha dicho que en el país africano "hay zonas donde la producción es intensiva. Es como si te vas a Almería y hay una zona de invernaderos o a Huelva con la fresa. Allí tienen una industria en torno a la crianza de cannabis, de marihuana, que luego la procesan y la convierten en tabletas de hachís". Para Andros Lozano, "es evidente que no puede existir ese volumen de negocio sin la connivencia de las autoridades policiales del país".

En este sentido, ha dicho que "la Marina Real es una parte más del negocio, lo dicen los propios narcotraficantes. Ellos tienen la salida del hachís desde Marruecos prácticamente controlada y los narcos han pagado, controlado, corrompido a muchísimos agentes". "Esa parte la tienen muy sencilla", ha apuntado el periodista que ha indicado que "es cierto que en algunas ocasiones para lavar la imagen del país se hacen operaciones antidroga en Marruecos, pero son mínimas. Se hacen muchísimas más aquí cuando la producción está allí". "La connivencia de las altas esferas de Marruecos es innegable y no se puede negar porque si no se podría mañana quemar toda una zona de plantaciones y eso no se hace. Si yo sé dónde están es evidente que el Gobierno de Marruecos tiene que saber dónde están", ha añadido.

Hasta 50.000 euros por pilotar una narcolancha

Una de las claves del auge del narcotráfico en esta zona del sur de España es la falta de oportunidades para la población local donde las localidades afrontan un desempleo que en muchos casos ronda el 30%. Sobre lo que suelen cobrar los que ayudan a los narcos a introducir la droga, Andros Lozano ha contado que "hay niveles jerárquicos dentro de los clanes" y "el más bajo es el de punto".

Un punto es "un chico que mandan a determinado lugar del litoral andaluz, del litoral gaditano, o simplemente a perseguir a una patrulla de la Guardia Civil que por la noche está merodeando la zona donde se va a producir un alijo y dar la alerta". Ha contado que "no hay ninguna labor más sencilla que esa y es muy difícil involucrar a un chaval en una organización criminal simplemente por estar pescando una noche en una playa de La Línea, Barbate o Conil de la Frontera". Estos puntos "llegan a cobrar de 1.000 a 1.500 euros la noche por avisar" y "esos chavales trabajan para distintas organizaciones avisando de la presencia policial y pueden cobrar en una noche si se introducen tres lanchas entre 1.000 y 1.500 euros por lancha".

Lo que cobran los pilotos son cifras mucho más altas. Andros Lozano ha explicado que "un piloto respetado, que ya tenga experiencia y que no lance el hachís al mar cuando hay una persecución policial cobra entre 30.000, 40.000 o 50.000 euros". "Tú garantizas que tu mercancía va a llegar a destino y eso tiene un precio. No es lo mismo dejar tu mercancía en manos de unas personas a bordo de una lancha que no tienen experiencia, que alguien que previamente ya te ha garantizado el negocio. Las cifras son astronómicas".

También ha explicado que "conducir un todoterreno desde una playa hasta una guardería (el lugar donde se oculta la droga hasta que se distribuye), que también tiene mucha responsabilidad porque sabes donde se produce el alijo y donde se va a guardar esa mercancía, cobran 15.000, 20.000 o 25.000 euros por llevar la mercancía a unos 3 kilómetros. Los niveles de beneficio económico para la gente que se adentra en el negocio son brutales".

¿Barbate, la Sicilia española?

El experto ha contado que él siempre pone de ejemplo al alcalde de La Línea, José Juan Franco. Ha dicho que es "un dirigente que no escurre el bulto y que asume que hay una parte notoria de la población que se dedica al narcotráfico". "Lo que pasa es que el porcentaje con respecto al nivel de población, que son 63.000 habitantes, es mínimo, pero que haya entre 3.000 y 5.000 personas que pueda dedicarse al narcotráfico es muchísima gente".

Eso sucede también "en poblaciones cercanas como Barbate". El municipio gaditano que ha vuelto a la primera línea de la actualidad por el asesinato de dos guardias civiles vivió "su peor momento en los años noventa y principios de los 2000 cuando el narco sí que azotaba fuerte por el retroceso de la pesca". Andros Lozano ha explicado que entonces los narcos "empezaron a surtirse de pescadores que abandonaban y de sus embarcaciones". "Esa Sicilia", se produjo entonces "en las calles de Barbate".

El periodista y autor de Costo ha recordado que "había profesores que tenían que empadronar en su casa a chavales en otros pueblos vecinos sólo para que no tuvieran que estudiar en Barbate, para alejarlos de ese mundo. Hubo chicas a las que se les hizo adictas a la cocaína y en el momento en el que se les cortaba el suministro las empezaron a prostituir a cambio de esa coca". Barbate "es un pueblo azotado por el narco" aunque "es cierto que no sucede ahora tanto". "El negocio en los últimos años se acentuó por La Línea y Algeciras, pero al final la presión policial en esas zonas hace que el negocio se disperse hacia zonas donde antaño se traficaba".

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso