Menú

Andalucía

La Guardia Civil recupera dos patrulleras en Cádiz tras tener todas inoperativas durante más de una semana

"Las embarcaciones aquí sufren mucho trote. Por lógica, a más uso intensivo más averías", explican desde AUGC.

"Las embarcaciones aquí sufren mucho trote. Por lógica, a más uso intensivo más averías", explican desde AUGC.
La embarcación Río Ulla del Servicio Marítimo de la Guardia Civil, una de las inoperativas | Wikipedia

Hace una semana que dos agentes de la Guardia Civil perdieron su vida a manos de los narcos del Estrecho en el puerto de Barbate, en Cádiz. Fueron enviados con una pequeña lancha para expulsar de la instalación portuaria a una narcolancha que era tres veces más grande y diez veces más pesada. El envalentonamiento de los traficantes hizo que la situación acabase terminando en tragedia.

La decisión de enviar una diminuta barca del GEAS (Grupo de Especialistas en Actividades Subacuáticas) de la Guardia Civil se debió a que todas las embarcaciones del Servicio Marítimo del Instituto Armado en Cádiz se encontraban inoperativas. Ninguna podía navegar hasta el puerto de Barbate. Por eso se decidió llevar por tierra la lancha del GEAS para forzar algo de presencia policial en la zona.

Una situación, la de que el Instituto Armado tenga todas sus embarcaciones inoperativas, que todavía se ha dado hasta la tarde de este viernes, una semana después de los trágicos sucesos en los que perdieron la vida los dos agentes. En total, la Guardia Civil ha estado más de una semana sin embarcaciones disponibles en Cádiz, un hecho que ha beneficiado enormemente las actividades de los grupos dedicados al narcotráfico en el área del Estrecho.

"Las embarcaciones aquí sufren mucho trote. No patrullan a velocidad de crucero haciendo las inspecciones, sino que van de lado a lado de la demarcación intentando abordar alijos. Van muy rápidas y al ir rápido su vida útil es menor. Por lógica, a más uso intensivo más averías", explican desde AUGC.

El Instituto Armado ha informado a Efe que durante la tarde de este viernes han vuelto a estar operativas dos embarcaciones. Exactamente, la Río Águeda y la Río Cedena. Siguen por tanto, en estado inoperativo las otras tres embarcaciones del Servicio Marítimo de la Guardia Civil: la Río Irati, la Río Ulla y la embarcación fueraborda S20.

La Río Águeda es una patrullera con 20,9 metros de eslora fabricada por Astilleros Gondan. Fue entregada a la Guardia Civil en el año 2015 y está fabricada con PRFV (Poliéster reforzado con fibra de vidrio). Con dos motores de 1.100CV cada uno, ofrece una velocidad máxima de 36 nudos y tiene un alcance de 700 millas náuticas. Desde el 4 de febrero estaba inoperativa por un fallo en la culata del motor de babor. Desde este viernes tarde vuelve a estar operativa.

La Río Irati es una patrullera modelo Rodman 66 con 22 metros de eslora. Fue entregada hace menos de un año, en marzo de 2023, y fabricada con PRFV (Poliéster reforzado con fibra de vidrio). Tiene dos motores MAN de 1.400 CV cada uno y dos Waterjets Hamilton, lo que le permite alcanzar una velocidad máxima de 44 nudos y tener un alcance de 800 millas náuticas. Está parada desde el pasado 1 de diciembre por un fallo en el sistema de fondeo.

La Río Ulla es una patrullera modelo Rodman 55-HJ con 17,3 metros de eslora. Su entrada en servicio se produjo en el año 2005 y está fabricada con PRFV (Poliéster reforzado con fibra de vidrio). Tiene dos motores MTU de 1.300 CV cada uno y dos Hidrojets Hamilton, con los que alcanza una velocidad máxima de 50 nudos y puede tener un alcance de 350 millas náuticas. Esta inoperativa por un fallo importante en el sistema de refrigeración.

La Río Cedena es una patrullera modelo Rodman 55-HJ con 17,3 metros de eslora. Entró en servicio en 2004 y está fabricada en PRFV (Poliéster reforzado con fibra de vidrio). Tiene dos motores MTU de 1.300 CV cada uno y dos Hidrojets Hamilton, lo que le permite llegar a 50 nudos de velocidad máxima y tener un alcance de 350 millas náuticas. Ha tenido uno de los motores auxiliares averiados. Desde este viernes tarde vuelve a estar operativa.

La S20 es una lancha fueraborda de 10,7 metros de eslora. Fabricada por Astilleros Armón, su entrada en servicio en el año 2015 fue cofinanciada por la UE, a través de un programa de Frontex. Está equipada con dos motores de 300 CV y cuatro tiempos, lo que le permite llegar a alcanzar velocidades máximas de 35 nudos. Esta embarcación tiene el motor gripado desde el pasado 4 de enero.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro