Hay que enterrar en títulos al antimadridismo

Juan Manuel Rodríguez

2017-06-24

A la buena marcha deportiva y económica del doce veces campeón de Europa contribuyen, sin duda, la gran gestión de su presidente, Florentino Pérez, que ha situado la marca Real Madrid en lo más alto del escalafón, y la genialidad de Zinedine Zidane, el auténtico inventor del fútbol moderno, a la hora de utilizar a la mejor plantilla del mundo. Pero también colabora, y muy estrechamente además, la mediocridad del antimadridismo, que vuelve una y otra vez, erre que erre, como la burra al trigo, al escenario del crimen: debe ser que no vieron nunca la serie de Miss Marple. Resulta llamativa su contumacia en el error, ese bobalicón desparpajo al insistir siempre en lo mismo y con idéntico resultado, su tontez sin brillo y el vano intento por hacerle pupa a un gigante arrojándole garbancitos.

Tres Champions en los últimos cuatro años, dos consecutivas por primera vez en la historia, una Liga, una Supercopa y un Mundial hacen mucha pupa, eso es cierto. Pero es que el panorama resulta desalentador para el antimadridismo, que se resiste a permanecer en la cueva, con lo fresquito que se está allí. El Real Madrid vuelve a ser favorito para conquistar la Supercopa europea a primeros de agosto y también para ganar el Mundial que se disputará allá por el mes de diciembre. En caso de confirmarse los pronósticos, el club blanco ganaría tres Supercopas y tres Mundiales en los últimos cuatro años. Por eso, y como la bruja de Blancanieves, el antimadridismo aparece con una manzana que absolutamente todo el mundo sabe ya a estas alturas de la película, repetida mil veces, que está podrida y llena de gusanos.

No hay más que leer algunos titulares: "La traición de Florentino Pérez y Zidane a Cristiano y Bale", "los whatsapps de Zidane que liquidan a Cristiano"... Aunque se ha demostrado su inutilidad, el antimadridismo no descansa y pone en marcha la misma estrategia de siempre, la desestabilización. Mi apuesta ( y dije en septiembre que el Madrid ganaría Liga y Champions, así que tengo un porcentaje de acierto elevado) es la siguiente: Cristiano seguirá, MBappé vendrá y será la auténtica revelación de la Liga, Bale cogerá más galones aún y Benzema seguirá siendo lo que es, un genio. Y, como no hay dos sin tres, después de conquistar Supercopa y Mundial, el Real Madrid ganará en 2018 La Decimotercera, cuarta Champions en cinco años, y la Liga número 34. Con estos bichos no hay negociación posible y enterrarlos en titulos constituye una obligación moral del club blanco.