Exijo la caja negra del Mundial

Juan Manuel Rodríguez

2014-11-18

Del Bosque sí que se enreda. A mí, por ejemplo, no me hacen falta para nada las declaraciones de Ramos para tener algo sobre lo que hablar; puedo hablar de su incompetencia por elaborar una lista cobarde y bienqueda para el Mundial de Brasil, de su incompetencia por elaborar una lista cobarde y bienqueda para el Mundial de Brasil o de su incompetencia por elaborar una lista cobarde y bienqueda para el Mundial de Brasil. El asunto, por mucho que el periodismo deportivo quiera dejarlo pasar para que el seleccionador se vaya de rositas, no está ni por asomo agotado y Vicente, que ahora dice que "de vez en cuando está bien remover la tierra con jugadores jóvenes", tendría que ser obligado a explicar sin que le dejaran salirse por la tangente por qué hizo lo que hizo sabiendo a ciencia cierta que nos estrellaríamos.

Exijo la "caja negra" de aquel Mundial, que se sepan los motivos exactos de la convocatoria de cada futbolista, que se explique cómo llegaron Vicente y Toni Grande a las conclusiones a las que llegaron, qué metodo de selección emplearon y, sobre todo, que se conozcan los motivos exactos que tuvo Del Bosque para dejar en sus casas a futbolistas que estaban a tope como Callejón, Gabi, Llorente o Isco y seguir insistiendo en otros que cualquiera con ojos en la cara podía ver que estaban a-g-o-t-a-d-o-s. En manos de Vicente del Bosque se puso un avión ganador (gracias, entre otras cosas, a su pilotaje anterior) y nos devolvió inservible quincalla, pura chatarra. Nada hubiera sucedido si, tras el desastre, Del Bosque se hubiera aplicado a sí mismo el concepto "remover la tierra" o si hubiera admitido algún error, pero no: Del Bosque sigue ahí, dando lecciones y tirando balones fuera.

Si algo nos interesó a los españoles después del partido ante la modestísima selección de Bielorrusia, si algo nos retuvo delante del televisor, fue precisamente la actuación mágica de Isco, a quien Del Bosque no llevó al Mundial no se sabe bien por qué. Isco aceptó el reto de liderar a la selección y lo hizo con su fútbol, que es el que es. Después del partidazo del malagueño y un gol de ensueño, que además abrió el marcador, a Del Bosque sólo se le ocurrió decir que Isco había querido jugar "demasiado fino". ¿Demasiado fino como quién? ¿Como Iniesta, por ejemplo? ¿O como Xavi en su día?... Después de declaraciones tan desafortunadas como las que hizo el otro día es perfectamente comprensible que muchos madridistas piensen que Vicente del Bosque tiene algo contra el Real Madrid. Porque del trato desigual ya no duda nadie, ¿no?... Entre tanto, y cuando me quede sin nada de lo que hablar, yo seguiré reclamando un día, y otro, y otro más, la "caja negra" de aquel Mundial.