Jerez abrió la veda: pocos cambios para demasiada expectación

Lucía Prieto

2013-02-09

Después del apasionante final de temporada que vivimos el año pasado, los entrenamientos de estos días en Jerez de la Frontera han sabido a poco. Cuatro jornadas, las primeras de todo el año, y primera toma de contacto no sólo de los nuevos coches, sino de sus protagonistas. A excepción de Fernando Alonso, que prefirió seguir con la preparación en el gimnasio, prácticamente el resto de pilotos han estado en el circuito gaditano probándolo todo, desde los cambios en el monoplaza hasta las nuevas gomas de Pirelli, que como ya dijimos serán más blandas y, por tanto, con mayor degradación.

Sin muchos datos que analizar, y sin mucha referencia que llevarse a la boca, a priori parece que las cosas no han cambiado mucho. Si tuviéramos que sacar alguna conclusión de lo vivido en Jerez, diríamos que los McLaren siguen siendo los más rápidos aunque les falla la fiabilidad. Los Red Bull siguen funcionando como un reloj. Tampoco se puede descartar a Mercedes para la lucha por el cajón pese a los problemas de su nuevo fichaje, Lewis Hamilton.

¡Y qué decir de Ferrari! Felipe Massa ha asegurado que el coche es más estable y ha corregido el problema de sobreviraje que padeció el año pasado, unido a los nuevos compuestos en los neumáticos, el F138 parece haber ganado algo de competitividad. Pero no lo sabremos hasta que la Fórmula Uno desembarque en Australia, donde nuevamente comenzará la función.

Y, ojo, no olvidemos a los Lotus, que han registrado junto a Ferrari los mejores tiempos de estos días.

Pero como digo, poco o nada se parecerá esta realidad a la que después veremos en competición. Porque poco o nada se parecen estos coches a los que tomarán la salida en el circuito de Albert Park.

Para llegar hasta allí, todavía queda mucho trabajo que hacer, ajustes y mejoras que tendrán como escenario el trazado catalán de Montmeló. Allí, dentro de unos días (las pruebas se llevarán a cabo del 19 al 22 de febrero), Fernando Alonso, que sí estará esta vez, trabajará junto al resto de equipos en afinar las maquinarias en un circuito más apropiado para ver la capacidad del monoplaza para adaptarse a distintos tipos de trazado. Equilibrio y fiabilidad, ésas son las claves. Si bien Ferrari cubrió estas dos facetas con brillantez el pasado año, esta temporada tiene una asignatura pendiente, la calificación. El ser capaces de calentar los neumáticos en pocas vueltas para ser competitivos y salir lo más cerca de la pole posible; y, si puede ser en ésta, mejor. Es crucial para poder hacer algo de sombra a los dominadores de este deporte en los últimos años, los Red Bull.

Muchas incógnitas que resolver aún y para los mecánicos e ingenieros muchos datos que analizar tras las primeras pruebas. No hay mucho tiempo: la maquinaria se ha activado y con ella la cuenta atrás para recuperar las carreras los domingos.