Entre españoles anda el juego

Lucía Prieto

2012-07-15

Una vez más, los españoles han dominado las carreras del Mundial de motociclismo, esta vez en Muguello, en el Gran Premio de Italia. Si bien es cierto que se nos resistió Moto2, donde se impuso un piloto de casa, el italiano Andrea Iannone, Pol Espargaró estuvo muy cerca de ganar, pero se tuvo que conformar con la segunda plaza. Peor le fue a Marc Márquez con claros problemas de puesta a punto de su moto, con la que sólo pudo ser quinto, pero mantiene el liderato en la categoría.

Donde no hubo dudas fue primero en Moto3, donde Maverick Viñales demostró una gran superioridad sobre sus contrincantes en una carrera apretada y donde se lució el cuerpo a cuerpo, y, después, y sobre todo, en la categoría reina, en MotoGP. Allí, el líder del Mundial, Jorge Lorenzo, impuso su ritmo desde la primera vuelta y terminó con más de cinco segundos de ventaja respecto al segundo, Dani Pedrosa. Tanta distancia tenía el mallorquín que se permitió el lujo de saludar al público durante algunas curvas en la última vuelta de carrera.

Por lo demás, la de Moto GP fue una carrera con muchas diferencias entre los dos primeros y el resto de pilotos que lucharon por el peldaño del podio que habían dejado libre los españoles. Un peldaño que copó el italiano Andrea Dovizioso, que volvió a repetir la misma posición que en Alemania, tras ganarle la partida a Stefan Bradl que cada día está más cerca de firmar su primer podio en la categoría reina.

En definitiva, una victoria importante la de Jorge Lorenzo si tenemos en cuenta que el tercero en el Mundial, el actual campeón, Casey Stoner, tuvo una mala salida y a media carrera se salió de pista terminando en una más que modesta octava posición que demuestra que el australiano está más fuera que dentro de los circuitos.

Así, el Mundial es cosas de dos, es cosas de españoles. Lo que está por ver es cuánta batalla le plantará Dani Pedrosa al recién bautizado como "Bamba Negra". El nuevo apodo de Lorenzo parece que le ha dado fuerza al mallorquín de cara a su objetivo, hacerse con la segunda corona de campeón del mundo de MotoGP. La verdad es que la situación le favorece, y la moto también parece estar respondiéndole. Con la celebración del Gran Premio de Italia llegamos al ecuador del campeonato. Tanto Moto2 como Moto3 descansan las próximas semanas antes de aterrizar en Indianápolis, no así MotoGP, que tendrá que pasar primero, dentro de quince días, por el mítico circuito de Laguna Seca y su sacacorchos.

Pero no puedo terminar sin hablar antes de un campeón que se va, por lo menos de momento. Me refiero a Toni Elías, que por voluntad propia ha decidido dejar el equipo de Aspar en Moto2 después de la falta de resultados en una categoría en la que hace dos años se proclamó campeón del mundo. Pasó a MotoGP y aquello fue una dura travesía por el desierto. Ahora Toni no parecía dispuesto a repetir la misma aventura en Moto2 y ha decidido darse un descanso, creo que merecido y acertado. Esperemos verle pronto de nuevo con energías renovadas.