Las mejores frases del Sr. Burns

Juan Manuel González

2011-11-26

sr. burnsCharles Montgomery Burns es el clásico caso de secundario recurrente que acaba adueñandose de la función. Junto a su comparsa Smithers, ambos han acabado convirtiéndose en la imagen más paradigmática del empresario despiadado y el pelota relamido. Pero como todos en la veterana serie animada de Fox y Matt Groening, ambos acaban siendo divertidamente entrañables. He aquí un breve recopilatorio de algunas de sus mejores frases.

  • “Excelente” (se frota las manos)
  • “Smithers, ¿Quién es ese hombre?” (cada vez que ve a Homer)

  • “¿De qué sirve el dinero si no se puede inspirar terror en el prójimo?”
  • “Lo dejaría todo… por tener un poco más.”
  • “No los quiero en mi helicóptero, pero pueden colgarse de los soportes”.
  • “Smithers, emborráchese y balancéese cómicamente para mi regocijo.”
  • “Retretes: la falta de ellos mató a mi madre”
  • “¡Que monserga! llame a mis abogados”
  • “¡Volad mis engendros! ¡Volad! (los monos alados se caen por la ventana). Ah… siga investigando”.
  • “Ah, lunes a la mañana, hora de pagar por sus 2 días de ocio, zánganos miserables.”
  • “¡Debería poder atropellar tantos niños como quisiera!”
  • “Ah, no sé… Algo me dice que usted… no presentará… cargos (presiona el boton de la trampa y el oficial de regulación nuclear no cae). (Smithers: Los pintores movieron su escritorio). Ahhh.”
  • ¿Un dólar a cambio de la felicidad eterna?. Mmm… Soy más feliz con el dólar.
  • “No me gusta estar al aire libre por una razón: hay demasiados niños gordos.”
  • “La opresión y la tiranía son una pequeña tasa por vivir en el país de la libertad”.
  • Smithers, ¿qué pensaría si yo entrara en su habitación moviendo la cola y restregándome contra su entrepierna?
  • ”Schindler y yo somos como dos gotas de agua: ambos teníamos fábricas de munición para los nazis… ¡Pero la mía funcionaba!”
  • “ja, ja, ¿‘fusión nuclear’?. Es uno de esos términos desagradables. Yo lo llamaría ‘un excedente de fisión no requerida’.”
  • “Debo apresurarme, podría morir de nuevo”.
  • “No me gusta esta moda que llegó de Viena, el vals .. uno, dos, tres, uno, dos, tres. ¿Dónde está el cuatro? Toda la musica necesita un cuatro. (Smithers: haré que la orquesta ajuste su ritmo señor) Encárguese de eso (Smithers le dice al maestro: “Quiero que toque hasta el cuatro”).
  • “Yo podría aplastarlo como a una hormiga. Pero sería demasiado fácil. No, la venganza es un plato que sabe mejor frío. Esperaré la hora propicia hasta que… Ah, qué demonios!, Lo aplastaré como a una hormiga.”