ZP decide este miércoles si Murcia echa la llave o sigue abierta un poco más

Pablo Molina

2011-04-24

El consejo de política fiscal y financiera se reúne el próximo miércoles bajo la presidencia de la ministra Salgado, una autoridad mundial en finanzas públicas como cualquiera puede percibir a los treinta segundos exactos de escucharla en rueda de prensa.

En este conciliábulo escasamente técnico se decide, entre otras materias, si una comunidad autónoma puede endeudarse más de lo que ya está. ¿Los argumentos? Pues eminentemente políticos, porque Cataluña, infinitamente más endeudada que cualquier otra comunidad autónoma, sigue emitiendo bonos patrióticos (por cierto, en el último boletín oficial de la Generalidad lanzan otros 400 millones de euros que colocará íntegramente el Banco de Santander), mientras otras regiones como Murcia van a tener que vender el solar de sus respectivas catedrales para hacer frente a una ruina que, por otra parte, sus políticos, ellos solitos, han provocado.

Murcia necesita un préstamo de 500 millones para simplemente pagar lo que debe a pequeños empresarios y autónomos, todos ellos al borde de la desaparición si no se satisfacen pronto las deudas contraídas. Esto será tan sólo un balón de oxígeno para llegar a las elecciones sin suicidios de empresarios que lamentar, porque después del 22 de mayo pueden estar seguros de que los recortes van a ser impresionantes. Como debe ser por otra parte.

Zapatero tiene en su mano la posibilidad de poner a Valcárcel en una situación agónica justo tres semanas antes de las elecciones autonómicas, pero como ni así es previsible que su protegida, la zapaterista-catalanoseparatista-altermundista Begoña García Retegui, saque ni la mitad de votos que el PP, hasta puede ocurrir que Salgado-Rottenmeier le deje al gobierno murciano sacar un empréstito de 500 millonazos. O 1.000, ya que nos ponemos. La solución el próximo miércoles. Suerte, Ramón Luis.