Gran Hambruna y Holodomor / Feminismo y prostitución

Pío Moa

2010-12-13

 

Holodomor  se llama a las grandes hambrunas de Ucrania en los años 30,   provocadas por la colectivización y la política staliniana de castigo al campesinado burgués o pequeño burgués. Se calcula que perecieron  4-5 millones de personas (algunas estimaciones duplican la cifra, aunque parece poco probable). Ucrania tendría por entonces unos 30 millones de habitantes (no tengo ahora la cifra exacta), pereciendo uno de cada siete u ocho habitantes.

   La Gran Hambruna irlandesa, a mediados del siglo XIX (85 años antes del Holodomor) mató a en torno a 1- 1,5 millones de personas de una población estimada en 8 millones, es decir, una proporción semejante a la de Ucrania (para hacernos una idea de tal horror, la guerra civil española causó algo más de 250. 000 víctimas mortales, y el hambre de posguerra  menos de 4.000, en total algo más de una víctima por cada 100 personas). Hubo además otros tantos irlandeses  forzados a emigrar en completa miseria. Las semejanzas van más allá. La Gran Hambruna provino de la política inglesa tal como el Holodomor de la staliniana. En un caso fue la colectivización,  en el otro la ocupación (léase robo) de las mejores tierras por  ingleses protestantes, y la reducción de grandes masas de irlandeses a una subsistencia paupérrima a base de patatas.  En los dos casos había grandes depósitos de alimentos (cereales, carne, etc.), protegidos por guardias armadas para que las víctimas no tuvieran acceso a ellos: mientras el hambre cundía dramáticamente, Irlanda exportaba gran cantidad de productos agrarios. En los dos casos, además, hubo una propaganda culpando a las víctimas de su propia situación, y opiniones lamentando que la cosa no fuera a más, para acabar de una vez con el “problema” irlandés o el campesino en Ucrania. Sobre todo esto existe documentación abundante y fiable, muy distinta de las fantasías  de Las Casas, con que tanto se deleitan nuestros acríticos anglómanos. 

    Estos son los datos globales. Pero un rasgo de la discusión pedestre  consiste en confundir los detalles con el balance global. Si usted afirma que vivimos una crisis económica con cinco millones de parados, siempre saldrá quien objete “Pues mi cuñado ha encontrado un buen trabajo a la primera, y en el bar de la esquina la gente consume las gambas a puñados, y esto lo he visto con mis propios ojos. Yo no veo tanta crisis”. Ante las evidencias abrumadoras de la Gran Hambruna y su significado, el anglómano saldrá con detalles como que “hubo católicos” que también explotaban a sus colonos”, o “hubo ingleses que simpatizaron con los irlandeses”, o “en tal sitio pasó esto o lo otro”, porque el asunto “es complejo”. Pero dentro de un conjunto o de un balance entran detalles muy diversos y contradictorios, que no alteran el resultado general,  aunque lo maticen, como ya averiguó Pero Grullo.

   Lo mismo cuando hablamos de las luchas por la independencia de Irlanda. La isla fue conquistada a sangre y fuego, esclavizados muchos de sus habitantes y despojados la mayoría, lo cual no queda desmentido por el hecho de que hubiera ingleses compasivos, o que se volvieron nacionalistas irlandeses; o irlandeses muy prestos a colaborar con los invasores o a disculparlos. También está claro que Irlanda solo se sacudió el “suave yugo” inglés por medio de la lucha armada y no por la acción pacífica y constitucional que Londres sabía manejar muy bien a su favor, partiendo de su posición de fuerza. Como en España, en 1808, bastantes españoles colaboraron con los franceses y muchos más franceses colaboraron con los nazis en la SGM. Y es evidente que si en el Ulster ha mejorado la situación de los católicos y se les ha concedido un poco de autonomía,  se debe a la lucha armada del IRA en medida muy importante, aunque muchas de sus acciones sean repulsivas (también muchas de los ingleses y protestantes en el mismo periodo, claro).

   En su cadena de atrocidades contra la lógica, el anglómano recurre finalmente a la descalificación ideológica: los nacionalistas irlandeses eran “racistas y etnocentristas”. En parte es cierto, pero esas cosas las recogieron, precisamente, de los ingleses (de donde también nació el racismo del PNV). El racismo inglés, expreso o implícito, siempre fue muy fuerte. Con él explicaban también la decadencia española.

    Recordar estas cosas no tiene por objeto sembrar un odio absurdo a Inglaterra, que, sigo creyendo a pesar de la opinión de manuelp, es –en conjunto-- la cultura más completa de Europa, harto más equilibrada que la española. Es para combatir las frecuentes insidias anglosajonas de la leyenda negra, y aún más la  beata y esterilizante anglomanía hispana. El anglómano se ve a sí mismo como un personaje lamentable y cree que todos los españoles son tan lamentables como él. Entonces denigra a su país con la esperanza de situarse moralmente por encima. Pero nunca llega a ser inglés de verdad, no pasa de paleto carpetovetónico: es su tragedia. Para superarla se proclama, triunfante y feliz, “hombre universal” y “ciudadano del mundo”. Envidia da. No se le debe tomar en serio. En broma,  resulta simpático.

   ------------------------------------------

 ****El próximo martes, día 14 de diciembre, a las seis de la tarde y en la Facultad de Humanidades Ciencias de la Comunicación de San Pablo CEU, Paseo de Juan XXIII, 10,  Madrid, Aquilino Duque hablará de Wenceslao Fernández Flórez a través de dos de sus libros: Una isla en el mar rojo y El bosque animado.

**** Próximo miércoles, dia 15, a las 19,30,  Enrique de Aguinaga presenta su libro  Aquí hubo una guerra. Otra memoria histórica. Otra antología.  En  Instituto CEU de Estudios Históricos Carrera de San Francisco, 2, Madrid.
(Palacio del Duque del Infantado)

 ****Próximo jueves, 16,  misma hora y sitio que la anterior, mesa redonda sobre la Fosa de Camuñas, donde el Frente Popular asesinó a gran número de víctimas. Participan Alfonso Bullón, Francisco Echebarría, Jorge Teulón y Luis Avial.

 

****¿Está muerta la Constitución? Todo lo indica. Lo que procede, lógicamente, es mandar a los culpables ante los jueces. Si queda algo de justicia independiente.

 

**** Los jueces Fernando García Nicolás, Angel Luis Hurtado y Julio de Diego López hablan como los etarras y sentencian al gusto de los etarras. O de los socialistas. El entierro de Montesquieu.

 

****Rajoy: "El PP es una casa abierta en la que no se pregunta a nadie de dónde viene" Como que el PP carece de ideas o de principios. Abierta a los trepas. ¿Y casa de qué…?

 

****Cañizares, entusiasmadísimo con la Constitución: “Sanó a España”, asegura. Me parece que este Cañizares tiene más de político (y mal  político) que de obispo. Y lo dice cuando casi todos los políticos y partidos conculcan la ley. Ojo clínico.

 ---------------------------------

Sr. Moa.

 Después de leer su opinión tan esclarecedora sobre las actrices y el director de "La Celestina" que fueron entrevistados el día tres de diciembre en el programa del Sr. César Vidal en esta misma cadena (No opiné sobre las actrices y el director, sino sobre lo que dijeron.  Véase: http://blogs.libertaddigital.com/presente-y-pasado/modelos-de-mujer-un-gran-fallo-en-los-estudios-sobre-la-transicion-8652/).  Yo, "La Celestina" o mejor dicho, la actriz Charo Bergón, que la interpreta, deseo hacerle algunas observaciones sobre dicho comentario. En primer lugar, no soy una "señorita muy gruesa" soy "una SEÑORA muy gruesa" puesto que estoy casada, muy bien y felíz. (Pues  me alegro mucho, perdone mi error). El matrimonio en el siglo XV, era la condena de las mujeres para pasar de ser subyugadas por sus padres a serlo por sus maridos, y la única forma que tenían de ser medianamente felices era conformarse o buscarse un amante, ejemplar... si señor... gran modelo a seguir. (Eso es una caricatura tan  boba, al estilo de “la esclavitud asalariada” de los marxistas, como decir que los hombres pasaban de ser subyugados por sus padres a serlo por sus esposas. ¿Cómo sabe que eran o se sentían subyugadas? Algunas sí, sin duda, como ahora, pero seguramente no la mayoría).  La Celestina y Areúsa son dos "personas" (no sé por qué ha de influir su sexo a la hora de calificarlas) (¿?)  inteligentes, con recursos e independientes ¿como putas?  pues sí, en el siglo XV no había otra manera de serlo (Hay muchos delincuentes inteligentes, con recursos e independientes, y la profesión de puta nunca estuvo por encima de la de la mujer casada, salvo en los delirios feministas. Y sobre que “no había otra manera de serlo”,  osada señora Bergón, la sandez y la ignorancia deben tener un límite). Ahora las mujeres inteligentes con recursos e independientes son médicas, abogadas, arquitectas, biólogas, ingenieras aeroespaciales, etc. (Acceden a profesiones creadas todas ellas por hombres. Está bien que accedan, pero debe reconocerse el detalle. Y no creo que ese acceso sea un desarrollo histórico de la prostitución, como usted sugiere, en vena feminista. Por lo demás, la prostitución ha seguido desarrollándose y es hoy un “floreciente” negocio:  manifestación de la mujer “inteligente,  con recursos e independiente”, como salta a la vista) Se casan si quieren, cuando quieren y con quien quieren, deciden si quieren tener hijos o no y sobre todo, dicen y hacen lo que quieren y cuando quieren (Nadie es tan libre como usted fantasea, señora Bergón, ni varones ni mujeres; y sobre todo no son libres aquellos influidos por prejuicios, ignorancias  y simplezas de ese tipo), porque son "personas" libres e inteligentes (Habrá de todo) muy a pesar de los "señores" que aún creen que la mujer es ese ser inferior que debe estar en casita, cocinar, ser usada por su dueño, parir y criar a la prole de éste (Esa es una caricatura histérica, por cierto muy “machista”.  Desprecia usted increíblemente el papel tradicional de la mayoría de las mujeres en la historia, sin el cual ninguno estaríamos aquí. Mientras exalta la prostitución como un fenómeno liberador. Conozco bien esas retóricas, por algo he sido marxista). Hay una mujer en Irán esperando ser ejecutada, (y todas las que ya lo han sido), hay mujeres tras los burkas, debajo de pañuelos y velos, hay mujeres a las que se le ha practicado la ablación (¿Qué tiene que ver eso?  Por cierto, muchas feministas son muy partidarias del “multiculturalismo”, es decir, del Islam en la práctica). Hay mucha barbarie aún en el mundo, como para tomarse esto como un "feminismo despreciable" (Considerar la prostitución como usted lo hace, o desdeñar tareas tradicionales de la mujer, me parece pura barbarie. Al igual que el aborto, hoy masivo y tan defendido por el feminismo). Nuestro comentario, iba para personas inteligentes, como se puede suponer de los oyentes de un programa culto y dirigido por un auténtico Señor como Don César, por lo que dábamos por sentado, que se entendería perfectamente la auténtica intención (Creo haberlo entendido perfectamente, y usted ha vuelto a explicarlo muy bien) . Siento, con profunda tristeza, que alguien que está en los medios de comunicación, siga mandando este mensaje tan aberrante y dañino, y lo siento aún más por los que los que leen este tipo de barbaridades (Esto suena algo feo, como una presión para silenciar  a quien no diga lo que a usted le gusta. Yo no siento que usted diga lo que le parezca. Está en su derecho, como yo lo estoy a exponer mi opinión, aunque le siente a usted tan mal, cosa que lamento). Además de Celestina, también tengo el privilegio de interpretar a otro de los grandes personajes de nuestro teatro, como es Bernarda Alba, lo que hace que aún sea más consciente de una situación pasada y presente de las "personas" de sexo femenino (Tan consciente como los comunistas de la situación de los obreros. Usted no representa al sexo femenino, como parece creer. Es simplemente una persona más, a mi juicio con ideas peculiares y notable ignorancia histórica. Opino que son ideas como las suyas las que siembran mucha infelicidad y malestar, pero nunca me opondría a que las expusiera). Por cierto, Federico García Lorca, también era "amanerado" y le asesinaron...  (Han asesinado a muchas personas en el mundo, amanerados y no amanerados. Nuevamente mezcla usted demasiadas cosas y se dispersa) quizá nuestro comentario en el programa no solo podría referirse a las libertades de las mujeres, a lo mejor, debería ser, simplemente un comentario sobre "todos los seres humanos" que tienen los mismos derechos, igualdades y deberes (Vaya, espero que mis derechos, deberes, igualdades y desigualdades no dependan nunca del criterio o la autoridad de personas como usted. Y conste que no tengo nada contra usted como persona, pero sí contra sus opiniones, partiendo, repito, del derecho que le asiste a expresarlas. Aunque no a imponerlas, como parece pretender). Charo Bergón