Somiedo, la Asturias más bella y salvaje

Carmelo Jordá

2010-05-30

El pasado domingo estuvimos hablando en Estamos de fin de semana de una de las zonas más bonitas de España, Asturias y, concretamente de Somiedo, uno de los lugares del principado que en los que la naturaleza se mantiene más virgen, más pura y en el que mejor vamos a encontrar la esencia de esta tierra.

Es una zona en la que todavía habitan el lobo, el oso pardo y el urogallo; en la que los bosques se pierden de vista y en la que nosotros podemos perdernos, literalmente, entre las masas de árboles; en la que los lagos están rodeados de altas cumbres y son el final de espectaculares valles...



Antes de llegar

El Concejo de Somiedo está en la parte occidental de la montaña asturiana, lindando con el norte de la provincia de León. Para los que vayan en coche, que es prácticamente la única forma de la que se puede ir, les recomiendo una ruta de entrada bastante interesante: llegar por la AP66 y dejarla tras el espectacular puente del Pantano de Barrios de Luna, uno de los mayores de España y en un paisaje maravilloso.

A partir de ahí podemos seguir pequeñas carreteras secundarias que nos llevarán hasta el Puerto de Somiedo a través de una región de nombre casi mítico: la Babia leonesa; y luego podremos disfrutar la experiencia de coronar el puerto y que, de golpe, el verde de Asturias nos salte a la cara y nos sorprenda con una intensidad que, para el que lo conozca por primera vez, será todo un shock.

Una vez en Somiedo la primera parada tendrá que ser en la capital del concejo, Pola de Somiedo, aunque hay que reconocer que no es lo más interesante, si bien si está en un punto privilegiado rodeado de altas montañas. Allí es una buena idea visitar el Centro de Interpretación del Parque Natural, que cubre por completo las casi 40.000 hectáreas del concejo y es además Reserva de la Biosfera, sin duda, el gran tesoro de la zona.

Algunas excursiones

Un pueblo de visita obligada en Somiedo es Valle de Lago, situado a más de 1200 metros de altura, lo que lo convierte en el más alto de Asturias. Es uno de esos maravillosos lugares en los que por no haber no hay casi ni cobertura para el móvil, pero que a cambio te ofrecen un panorama deslumbrante en cuanto sales de casa: montañas, bosques, un cielo de un azul intensísimo... Además, en punto de partida de algunas interesantes excursiones.



Se encuentra a la entrada de un espectacular valle de origen glaciar, una impresionante y perfectamente formada U con altos picos en los bordes y encantadores pastos en la parte baja. Para completar la estampa bucólica al final del valle encontramos un lago también de origen glaciar y que es de los más hermosos de Asturias, además de ser el más grande. El lago se llama Lago del Valle, como pueden ver no han andado muy originales con los nombres...

Esta es una de las mejores excursiones que se pueden hacer en Somiedo, desde Valle de Lago hasta el lago hay unos 6 kilómetros de ida y otros tantos de vuelta, que se pueden hacer por un camino bastante sencillo que sigue el fondo del valle, paseando entre pastos y teitos y con un fantástico bosque de hayas y robles que nos va acompañando en la margen derecha de la U creada por el glaciar.



También hay caminos que nos permiten internarnos en un bosque que es frecuentado por osos. Por supuesto, será prácticamente imposible que nos lo encontremos (que no sé si es buena o mala noticia) pero sí que en ocasiones se pueden ver huellas y, para los que saben, otros signos de su presencia.

Otra excursión que hay que hacer es la de los Lagos de Saliencia, tres lagunas de nuevo de origen glaciar situadas en un entorno espectacular y que se pueden visitar en una ruta que también sale de Valle de Lago y que es algo más larga y más dura que la anterior. El paisaje es impresionante y nos da una idea de ello que la zona está declarada "Punto de Interés Geológico" por el Instituto Geominero de España, así que imaginen las formaciones rocosas que nos ofrecen las cumbres.

Para los más cómodos hay también un camino que nos permite visitar las lagunas con mucho menos esfuerzo, acercando nuestro coche a una distancia bastante corta desde el Collado de la Farrapona.

Un ruta más, en este caso una bastante sencilla que sale de Valle de Lago y que discurre por un paisaje de estos que no se olvidan: la de la Braña de Sousas, unas tres horas de camino para ir y volver, aproximadamente, aunque eso sí, la ida es bastante cuesta arriba. Las vistas sobre los valles y los bosques son increíbles y hay una muy particular: la de la Peña Furada, un gran arco de piedra que se abre hacia la profundidad del valle desde las alturas y que, sin duda, nos impresionará.



En definitiva, Somiedo es el lugar perfecto para relajarnos, entrar en contacto con la naturaleza, olvidarse de moderneces como el móvil y recorrer a pie alguno de los paisajes más hermosos de Asturias.

Vayan, les aseguro que volverán.

NO SE PIERDAN NUESTRA GALERÍA DE IMÁGENES DE SOMIEDO