El acto fallido del Guacamayo

Pío Moa

2009-12-15

Dijo Hermann Tertsch que mataría a quince o veinte terroristas para liberar a los secuestrados españoles, y el Guacamayo (que no Tertch) ha hecho inmediatamente la asociación que su subconsciente le dictaba: terrorista igual a pacifista, igual a ministros, igual a menores de 25 años. Hay en los dos primeros casos una lógica evidente. Todos sabemos que los ministros actuales y los pacifistas no están muy lejos del terrorismo. Los ministros actuales son los mayores colaboradores que ha tenido la ETA en su historia, eso es una evidencia; y los pacifistas no "prefieren morir a matar", como dice el Guacamayo (esto es una nota falsa en su discurso), sino que prefieren que nos maten a los demás los terroristas y los totalitarios. Durante muchos años el movimiento pacifista europeo exigía el desarme: ¿del Imperio del Gulag?, no, de Occidente frente al Imperio del Gulag. Y siempre han estado al quite de obstruir cualquier acción antiterrorista que, según ellos, socavaba la paz y hasta la democracia. La asociación, digo, la hace cualquiera con dos dedos de frente, y hay que felicitar al Guacamayo por su sinceridad, aunque sea subconsciente. Hay, sin embargo, una diferencia: para la mayoría, esa asociación es negativa y repulsiva; para el Guacamayo es positiva, expresa su solidaridad profunda con todos ellos. Que también identifique a los menores de 25 años con los terroristas, todos víctimas de los anhelos de Hermann Tertsch, es ya totalmente arbitrario. 

----------------------------------------

Hasta ahora no he podido leer nada de David Gress, pero hace unos días, cenando con Stanley Payne, este me comentó que el trabajo de Gress From Plato to NATO era original y valioso. Ahora he recibido una carta suya.

Estimados colegas y amigos,

Me desagrada mucho informar a Vds. que la fundación Carlsberg de Dinamarca no ha querido financiar mi proyecto de un libro sobre la Guerra Civil Española intitulado "The Spanish Civil War: A New History." Eso no me asombra. Mi proyecto quizás no era lo suficiente políticamente correcto.


No obstante, tengo el propósito firme de llevar a cabo el proyecto. Como ya he explicado en mi primero mail a Luis Moa, tuve en mi visita a Madrid, al Escorial y al Valle de los Caídos en el verano de 2008 la sensación muy fuerte de que algo me solicitó a escribir tal libro. No sé qué. ¿El espíritu de esos lugares? ¿El deseo de escribir finalmente un libro de historia de mi propia elección? ¿El deseo de hacer justicia a los dos bandos? Tal vez sencillamente que fue encantado por el paisaje castellano entre Madrid y la Guadarrama, y por El Escorial. Tal vez algo de España me encantaba y me preguntaba de contar sine ira et studio ese capítulo trágico, dramático y heroico de su historia en un libro de larga difusión en inglés. Me he enseñado el español leyendo muchos libros, los de Luis Moa, el de Stanley sobre la historia de España, los de Ricardo de la Cierva y las novelas de José María Gironella (¡formidables!). Quedan muchísimos otros que no puedo buscar sino en Madrid, como no puedo encontrar en Dinamarca las fuentes guardadas en los archivos militares españoles.

Señores, mi problema sigue siendo el de la financiación. Después del 31 de enero no tendré ingresos algunos, y había proyectado de poder comenzar en serio el trabajo el 1 de enero. Por eso, pregunto a Vds. se tienen conocimiento de fuentes de financiación españolas (o americanas) que a plazo corto puedan ayudarme. 


-----------------------