Dos robos de memorias

Pío Moa

2009-06-21

En Época

DOS ROBOS DE MEMORIAS

En 1998 se publicaron con gran pompa los diarios de Azaña de 1932-33, ampliamente comentados por Santos Juliá, quien, con su peculiar sentido de la moral, los subtituló "Los cuadernos robados", dando peculiar énfasis al hurto de los mismos en Ginebra, en 1937 como si se tratase de un vulgar delito común. En realidad se trató de un legítimo acto de guerra realizado con ingenio, como la captura de documentos enemigos mediante el espionaje o similares.

Aquellos diarios fueron muy ponderados y publicitados por todo el aparato mediático izquierdista, y muy vendidos; pero tengo la impresión de que, en cambio, pocos los leyeron. Cosa en verdad lastimosa porque nadie mejor que Azaña, ni el mismo Arrarás, ha explicado desde dentro qué fue aquella república y la clase de sujetos que la sirvieron, la monopolizaron y finalmente la destrozaron. A menudo se ha acusado a Azaña de soberbia y desprecio por sus propios colaboradores, compañeros y rivales políticos en la izquierda, pero sospecho, más que sospecho, que los retratos que de ellos traza Azaña son muy lúcidos, aun si la lucidez le abandonara un tanto cuando se trataba de exponer sus propias motivaciones y actos. En lo último, Azaña mentía cuando le parecía bien, o simplemente ocultaba los hechos, como he expuesto en Los personajes de la República vistos por ellos mismos.

Mas no por eso dejan de ser sus diarios un documento invalorable para entender la época. Y para entender conclusiones tan amargas como las de Marañón, que a menudo he citado y conviene recordar, porque no proceden de un indocumentado o un necio: "¡Qué gentes! Todo es en ellos latrocinio, locura y estupidez". Azaña mismo había dictaminado mucho antes sobre la política de aquellas izquierdas: "tabernaria, incompetente, de amigachos, de codicia y botín, sin ninguna idea alta"... pese a lo cual siguió al lado de ellos casi hasta el último momento. Cabe decir en su honor que no participó en el latrocinio generalizado y que al final, "por no pasar a la historia como salteador de los bienes de la Nación", rehusó firmar un decreto de Negrín por el que los bienes muebles e inmuebles del estado español en el extranjero pasaban a una sociedad anónima creada por el mismo Negrín. Creada por el personaje a quien ahora exaltan como gran estadista gentes que se sienten herederas, y con razón, de aquellas descritas por Marañón y por Azaña.

Otro robo famoso fue perpetrado con absoluta alevosía y prepotencia, sin el menor ingenio y desde el poder, por el gobierno del Frente Popular, bajo las órdenes concretas de Negrín. No cabe duda de que este era hombre previsor, y no esperó a que la guerra se aproximase a su final para saquear a particulares, a trabajadores, a la Iglesia, a museos y en general al patrimonio histórico y artístico de la nación: organizó el expolio de forma masiva y desde el primer momento. Parte del plan consistió en descerrajar las cajas de seguridad de los bancos para robar los bienes, documentos, etc., allí guardados. Una de esas cajas pertenecía a Alcalá-Zamora, que como presidente de la república había facilitado demencialmente el poder a las izquierdas, quienes le pagaron destituyéndole de forma ilegal (a Juliá esto le parecía una política lógico). En la caja estaban sus memorias, junto con joyas y otras pertenencias de las que se apropiaron donosamente el gran estadista y los suyos. De la existencia de las memorias se sabía porque un periódico izquierdista publicó trozos de ellas, y Azaña las comenta en sus diarios de guerra.

Como se recordará, los documentos de Alcalá-Zamora fueron recuperados hace seis meses, sin que haya vuelto a saberse de ellos. Mejor dicho, se sabe algo: pasaron al control del gobierno actual. Un gobierno "rojo" que se identifica, precisamente con Negrín y sus acciones, con aquellos personajes que con tanta precisión describieron, entre otros, Marañón y el propio Azaña.

------------------------------

****Obsérvese el nulo coste del "proceso de paz" (paz a los asesinos, guerra a la democracia y la unidad de España) para los políticos. Han ido a burlarse, pues en definitiva es una burla, al funeral del policía asesinado, y ni los familiares ni la gente les han vuelto la espalda. Por lo menos volverles la espalda. A la chusma política le basta decir A donde antes decía Z, para volver a decir Z cuando le convenga, y todos tan contentos: tiene ese privilegio. En gran medida se debe a la labor de unos grandes medios de masas corruptos hasta el tuétano, y no me refiero solo al aspecto económico. Pero también a una sociedad que se ha convertido en sociedad de juláis, que diría Sulpicio.

**** "Euskadi puede estar en España", se ha dicho en relación con el reciente asesinato de la ETA. Pues no. Euskadi nunca podrá estar en España La rendición a la terminología alucinada de Sabino Arana es total. Se les sigue la corriente en todo. Si llaman soberanismo o independentismo a lo que solo es separatismo, se emplea su terminología, Etc. La nulidad intelectual de la derecha y de la izquierda.

**** Basagoiti: López "ha estado a la altura". A la altura de la farsa. Como el mismo Basagoiti.

**** Dice Cospedal: "Hace tiempo que todos en el PP reman en la misma dirección, afortunadamente". En la misma dirección que Zapo, no sé por qué olvida ese pequeño detalle.

**** Detienen por robo al Rafita, uno de los asesinos de Sandra Palo

Si por el asesinato no le ha pasado casi nada, por el robo hay que suponer que le darán un premio. La justicia española, una vez más. Las leyes parecen hechas por delincuentes. Perdón: son hechas por delincuentes.

**** Saiz ocultó a Chacón la dimisión de la cúpula antiterrorista del CNI

¿Y qué más da? Tal para cual, en una degradación de conjunto. En la involución políitca.