Democracia y economía

Pío Moa

2009-02-04

Hay una tendencia, en Hayek y en muchos otros, a hacer depender la democracia liberal de la economía, del mercado. Incluso lo expresa así Julián Marías: "Esto es lo que mi hizo sentir el valor del liberalismo económico (...) En la España posterior a la guerra descubrí el inmenso alcance de la economía privada: poder comprar la carne, las verduras o los trajes en un comercio particular, no en un mercado estatal; poder publicar en una editorial privada o en una revista del mismo carácter, aunque fuera con censura; cobrar algún dinero de una empresa también privada, no del omnipotente estado. Todas las libertades dependían de ésta. En España no había libertad política y la economía estaba intervenida y mediatizada; pero eran cortapisas a una realidad que seguía siendo privada, múltiple, con la cual se podía contar y tratar. Había un coeficiente muy apreciable de libertad personal y social porque subsistía un sistema económico que en sus líneas generales era liberal". 

Esto se parece mucho a una transposición del enfoque marxista: la economía determina la ideología, amén de las instituciones sociales. Aunque lo que en el marxismo son "intereses de clase", en este tipo de liberalismo son las fuerzas del comercio y el mercado las que deciden. Para ello invocan la larga relación histórica entre el comercio, el individualismo y las libertades. Como en el marxismo, quedaría excomulgado, incluso como inviable, cualquier régimen de la historia que no cumpliera las supuestas exigencias del comercio.

Pero en realidad el comercio ha existido en todas las civilizaciones y en los regímenes más variados, y la intervención del estado nunca ha sido tan fuerte y amplia como en las democracias actuales. Los despotismos del pasado, en su mayoría, no han pretendido meterse en la vida y las relaciones de la gente en el mismo grado que hoy día (aunque esto pueda considerarse una distorsión del liberalismo, el hecho es que así ocurre, la tendencia no ha cesado de acentuarse, y la sociedad, en general, no se ha derrumbado).

Tengo la impresión de que las ideas liberales en general no proceden de la economía, aunque se ven influidas por ella y, desde luego, repercuten en ella. Proceden más bien de una concepción general del ser humano y de la libertad, en especial de la libertad política, mucho más amplia que la libertad de comercio. Proceden de una muy larga tradición sobre el poder legítimo y sobre la evitación de la tiranía, tanto política como religiosa. Concepción filosófica de raíces claramente religiosas, aunque suene paradójico, y en concreto cristianas. No es que en otras civilizaciones no existan las mismas aspiraciones de fondo en las personas, pero ha sido en Europa y luego en América donde el pensamiento al respecto ha profundizado más. Una tradición que en España se remonta a los mismos principios de la nación española en el reino de Toledo.

También podría invertirse el razonamiento de Marías: "Subsistía un sistema económico que en sus líneas generales era liberal porque había un coeficiente muy apreciable de libertad personal y social". El régimen franquista nunca fue totalitario, sino meramente autoritario, y esta diferencia, como he expuesto en otras ocasiones, es crucial.

-----------------------

****Rosas de Picardía, una canción de la Gran Guerra, a sugerencia de Enrique Pérez Mengual, http://youtube.com/watch?v=GZ87ICmR-2k

**** "Por permitir gobernar a los etarras en los ayuntamientos. El Congreso rechaza el cese de Conde Pumpido que solicitaba Rosa Díez". Es muy adecuado plantear estas denuncias, aunque no tengan posibilidad de prosperar, ya que el Congreso es claramente proterrorista, como ha demostrado al amparar desvergonzadamente la colaboración de Zapo y los suyos con los asesinos. Claro, quien tendría que ser cesado y encausado por la justicia es el gobierno, precisamente por esa colaboración, entre otras cosas. Conde no es más que un títere de Zapo. Pero conviene señalar estas cosas a los ciudadanos: los asesinos y sus comparsas o agentes gobiernan ayuntamientos y reciben cuantiosas sumas de dinero oficial, de dinero de todos. Teniendo en cuenta lo que se avanzó con Aznar contra la ETA, nunca se había caído en tal ignominia.

**** RTVE, a Paolo Vasile: "Demagogia es entrevistar a delincuentes y pagarles por ello"

Las televisiones-basura, a la greña, una de ellas "pública", como algunas mujeres.

**** El Gobierno destinará 75 millones de euros a financiar el cine español

Querrá decir antiespañol, como el propio gobierno. La perversión del lenguaje.

**** Cuenta el simulador Wyoming que lo de la becaria fue una simulación. Pues le ha salido mucho mejor y más auténtica que todas sus demás simulaciones. Tanto, que ha tenido que asegurar que se trataba de una simulación.

**** Blog. El señor mescalero decía divertirse mucho en el blog, pero se ha ido. Le ruego tenga la amabilidad de volver, así como criti,  vstavai y otros que se han ausentado sin causa justificada.

--------------------

"(...) No entiendo bien la contraportada de su libro sobre la Vía de la Plata, que dice: Este libro también viene a ser una continuación, a su modo, de De un tiempo y de un país, referido a mi experiencia en la izquierda antifranquista. MAV".

"En el piso no hay nadie. Los demás inquilinos se han ido de vacaciones, y el viajero siente la vaga desazón de quien no es recibido a la vuelta de un viaje largo, pese a lo repetido de la experiencia. Por la inmediata calle Atocha suben los coches y autobuses forzando el motor: su melodía volverá a acompañarle hasta altas horas de la noche y, sin embargo, le trae memorias felices. Memorias que ahora alimentan una nostalgia contra la cual se apresura a parapetarse.

La habitación está llena de libros, desordenada y algo polvorienta, como siempre. La persiana filtra la luz amarillenta del atardecer. El recién llegado suelta el macuto y sale a ducharse. Vuelto a vestir, siente fatiga. Piensa un instante en ordenar la alcoba y desiste de inmediato. "Iré a una terraza de La Castellana... ¿O, mejor, al Ateneo?.. Al Paseo del Prado". Busca un libro que le acompañe. Sobre la mesilla está Escritos militares, de Mao Tse-tung, aunque lleva años sin releerlo. Vacila. Al final se va sin libro, al aire cálido de mediados de julio".