Un nuevo frente

Pío Moa

2008-05-09

He hablado en otras ocasiones de ello, pero propongo ahora medidas prácticas para abrir un nuevo frente contra la oleada liberticida: el de la historia. La importancia del mismo es absolutamente crucial, por cuanto la seudo memoria histórica zapotesca constituye la base ideológica de todo su programa político.

En el plano intelectual, los enemigos de la democracia y de España han perdido ya la partida, como certifica el carácter irrisorio, cuando no mafioso, de sus réplicas a los estudios serios que llaman "revisionistas". Pero falta derrotarles en el plano de la opinión popular, lo que solo puede conseguirse difundiendo de forma simplificada el contenido de los estudios mencionados. A ese fin es preciso crear algún organismo flexible capaz de llegar a los medios y directamente a la gente. Propongo tratar el tema con más detenimiento.

-----------

El País acusa al Gobierno de "laicidad equívoca" y pide más presión contra la Iglesia

Se trata del típico reparto de papeles entre matones: uno comete la fechoría y el otro amenaza con que no es bastante, a fin de intimidar a la víctima y obligarla a contentarse.

---------

El matonismo, que no debe confundirse con la energía, suele provocar la complicidad de los viles y la flojera moral de los débiles. Zapo llegó desde el principio en plan matón y Rajoy no ha cesado de mostrar su flojera ante él. Dentro del PP, Rajoy se ha puesto en plan matón, y sus oponentes están haciendo toda una exhibición de la misma flojera moral.

-----------

Pumpido dice ahora que va a "perseguir a los terroristas y a quienes los amparan". Tendría que empezar por meter en la cárcel al gobierno y a sí mismo. Seguro que lo hace, este hombre decente y honrado.

---------

Le está dando Zapo mucho bombo a Calvo Sotelo, y creo hay en ello una parte de gratitud: Calvo acabó de hundir la UCD y allanó el terreno al PSOE; luego lo lamentó, pero era ya tarde. Por eso a la gratitud se une el sarcasmo. Cebrián habrá sabido apreciarlo.

Los "hombres de estado".

---------

La fiscal Valeyá acusa de manipulación a los periodistas que critican la sentencia sobre el 11-m. Tiene razón: la matanza fue perpetrada por unos mindundis que coincidieron por casualidad y decidieron llevar a cabo el atentado sin ninguna causa ni objetivo preciso. El hecho --entre otros-- de que varios de ellos fueran confidentes de la policía o gente controlada por los servicios secretos, carece por completo de relevancia. Los periodistas y los ciudadanos tienen la obligación de creérselo, porque el juicio fue dirigido por un "enérgico" juez próximo a Zapo.

Ah, y El Egipcio. ¿Recuerdan cómo felicitó a Zapo y se congratuló de su política?

 La justicia y la política en la España Chikilicuatre.

-----------

A considerar:

"Esta independencia de la dirección cultural con respecto al poder político fue uno de los factores más importantes que produjo la libertad y la actividad dinámica de la cultura occidental. La historia europea es la historia de una serie de renacimientos, de restauraciones espirituales e intelectuales que nacían de modo independiente y en general bajo influencias religiosas, y que se transmitían mediante un proceso espontáneo de libre comunicación (...) Se podría objetar que todo esto no es algo peculiar de la cultura occidental, porque siempre y en todas partes pertenece a la esencia misma del desarrollo y cambio culturales. Pero si bien toda cultura produce elementos de cambio, y aunque muchas de ellas han experimentado movimientos religiosos o intelectuales originados y transmitidos por la libre actividad espiritual de los individuos, no ha habido ninguna en la que la vida entera de la cultura se haya incorporado al movimiento transformador hasta el punto de identificarse con él. Todas las antiguas culturas orientales estaban basadas en la concepción de un orden sagrado que regulaba todos los aspectos de la vida del hombre y que debía preservarse sin cambio ni mutilación para que la sociedad sobreviviera. La civilización china es la más típica y próspera de esas culturas (...)

Sólo en la Europa occidental el tipo cultural se encuentra en continua sucesión y alternancia de libres movimientos espirituales. Por eso cada siglo de su historia muestra un cambio de nuevas fuerzas espirituales, crea nuevas ideas e instituciones, produciendo un movimiento ulterior de cambio social.

Sólo una vez en la historia de Europa occidental se observa el intento de crear un orden unitario, absorbente y sagrado, comparable al de la cultura bizantina o a los del mundo oriental: es el caso del Imperio carolingio, concebido como una sociedad de todo el pueblo cristiano bajo el control de una monarquía teocráticas que intentó regular todos los detalles de la vida del pensamiento –incluso el método del canto eclesiástico y las reglas de las órdenes monásticas—por medio de decretos legislativos y la inspección gubernamental. Pero constituyó un breve y estéril episodio que se destaca en agudo contraste con el curso general de la historia occidental, y aun así sus éxitos culturales dependieron en gran medida de la contribución de elementos independientes venidos desde fuera del Imperio, como Alcuino desde Inglaterra, Juan Escoto desde Irlanda y Teodulfo desde España".

(C. Dawson, La religión y el origen de la cultura occidental, Eds. Encuentro)

----------

Sr. Presidente de la Asociación
de Milicias Navales Universitarias
c/ Mayor, 16 – 1º
28013 Madrid

Distinguido y estimado amigo:

La decisión de pedir la baja en esa Asociación a la que he tenido el honor de pertenecer es una de las pocas medidas a mi alcance para mostrar mi disconformidad con el envilecimiento de todo cuanto signifique milicia en el lamentable sistema político que padece nuestra patria. La pasividad con la que las Fuerzas Armadas o lo que quede de ellas aceptan que se vulnere la Constitución no es algo que resulte cómodo ni grato a quienes tenemos a honra haber jurado bandera en tiempos en que la unidad de España no era ni "discutida ni discutible".

En la seguridad de que te harás cargo de mi estado de ánimo, recibe un cordial saludo de

                                                                                    Aquilino Duque