¡TODOS A LA MANIFESTACIÓN!

Pío Moa

2007-11-24

Dice la vicetiple que la manifestación de la AVT va en realidad contra el gobierno, y no le falta razón. Porque si la AVT defiende a las víctimas directas de la ETA, ha de denunciar, implícita o explícitamente, al gobierno que colabora con los asesinos no solo en perjuicio de dichas víctimas, sino del estado de derecho y la sociedad entera; contra el gobierno que ha legalizado la organización política de los pistoleros, que ya ha anunciado oficiosamente su intención, si gana las elecciones, de continuar el proceso de demolición de la Constitución y la unidad de España compinchado con los terroristas; el gobierno que intenta silenciar a la AVT e intimidarla con denuncias totalitarias; el gobierno que se identifica con los chequistas en su Ley de falsificación histórica… ¡Qué sería la ETA sin gobiernos parecidos!

Una manifestación contra la ETA es forzosamente una manifestación contra el gobierno colaborador de ella  aun si de momento parecen estar peleados, pues también a la ETA le conviene el triunfo electoral del gobierno.

Si los ciudadanos no defendemos nuestra libertad y nuestros derechos terminaremos perdiéndolos. Por eso es necesario acudir a la manifestación.

----------

¿Quiénes son las víctimas del terrorismo?

La Asociación Víctimas del Terrorismo se constituyó en 1981 para socorrer a los afectados más directos por esta barbarie, ante el abandono y marginación a que las relegaban tanto el Estado como muchos sectores de la sociedad española. Hoy suena increíble que una sociedad y un Estado que se proclaman democráticos hayan podido despreciar a las víctimas directas del terror totalitario, y otorgar simétricamente un plus de crédito y prestigio a bandas de asesinos cuyo propósito declarado, nada oculto, consiste en destruir la democracia y la unidad de España. Sin embargo así ha sido. Durante muchos años la Asociación de Víctimas ha sufrido un talante oficial de sospecha, mirada desde determinados poderes públicos con abierto desagrado, y hasta privada de ayudas concedidas en cambio a asociaciones pintorescas, por no decir más.

El trabajo tenaz de la Asociación ha logrado ir cambiando tal estado de cosas. Ha impulsado medidas políticas, sociales y judiciales que han permitido mejorar la situación de las víctimas inmediatas, y con ello la calidad democrática de nuestra sociedad. Denunciando los crímenes ha conseguido diluir la demagogia que presentaba y aún presenta a los terroristas como luchadores por algún fin noble, mostrando su verdadera naturaleza de barbarie fanática y delincuente. Ha contribuido a probar, al compás de una larga experiencia, que las llamadas "soluciones políticas" eran en realidad soluciones mafiosas que no hacían otra cosa que legalizar el crimen y premiar a los criminales, a costa del estado de derecho y de la libertad y seguridad de los ciudadanos. Cuantos amamos la libertad tenemos una deuda contraída con esta Asociación.

Pero en la actualidad asistimos a un grave retroceso hacia el ambiente turbio que hizo necesario crear la Asociación. Desde diversos poderes y medios de masas los terroristas vuelven a ser presentados como interesados en la paz y en una causa política digna de reconocimiento; mientras, paralelamente, menudean las maniobras para dividir a las víctimas o negarles la condición de tales, o para desacreditarlas identificándolas con la "extrema derecha", o para culparlas indirectamente de la pervivencia del terrorismo por exigir la más elemental justicia y defender las libertades.

Por esta razón, y por la deuda que todos tenemos contraída con ellos, todos debemos movilizarnos y manifestar nuestro firme apoyo a esta Asociación, a la democracia y al Estado de derecho, y nuestro enérgico rechazo a todas las maniobras de supuesta pacificación a costa de la libertad y de la unidad de España. Porque la víctima del terrorismo, en definitiva, es toda la sociedad... con la excepción de los recogenueces: los Zapatero, Ibarreche, Carod y sus partidos. Las cosas están llegando demasiado lejos, y sería un error mantener las supercherías. O entre todos detenemos esta deriva o todo lo adelantado desde la Transición se hundirá, por obra de demagogos irresponsables, volviendo al país a la inestabilidad, la involución democrática y propiciando con ello la violencia, so pretexto de conseguir lo que, con típica perversión del lenguaje, llaman "la paz".

----------

Un punto clave de la situación de mentira e injusticia que vivimos se revela en la Ley de reivindicación de los chequistas, disfrazada como “memoria histórica”, que corrompe la política y la cultura (¡cuánto arte, literatura e historiografía estragados por la pretensión de que quienes destruyeron la legalidad republicana defendían la democracia!).

¿Qué puedes hacer? Una o varias de estas cosas:

a) Firmar el Manifiesto por la verdad histórica (ya van más de 4.200 firmas).

b) Fotocopiarlo y difundirlo en tu entorno familiar, de amigos y compañeros de trabajo (solo ocupa un folio por una cara).

c) Formar algún pequeño círculo o tertulia para discutir y hacer más efectiva la labor de información.

d) Colaborar económicamente en la cuenta que abriremos próximamente, a fin de sufragar la inserción del manifiesto en diversos medios de masas.