La jactancia en el crimen

Pío Moa

2007-06-08

"Soy Manuel Luna, de los Luna de Antequera. Yo le conocí en Granada cuando era V. de las Juventudes Católicas. He vivido todo el glorioso movimiento primero en Granada, luego en Zaragoza y algún tiempo en Oviedo, después de la llegada de la columna de socorro gallega. En Granada me he distinguido bastante. Fui de los que asistieron, en una mañana de agosto, al fusilamiento, en el cementerio, ante las fosas abiertas, de setenta rojos, todos ellos bandidos, asesinos, criminales, violadores, incendiarios… Y gocé mucho, muchísimo, porque se lo merecían. Entre ellos estaban el presidente de la Diputación roja Virgilio Castilla, el ex gobernador rojo de Alicante Vicente Almagro, el alcalde rojo de Granada Montesinos (un médico), el ingeniero de caminos y ex diputado constituyente Santacruz, el ex alcalde de Granada Fajardo, el diputado Corro y otros más, médicos, catedráticos, abogados, ingenieros, procuradores, etc. Hicimos una buena limpia. Algunos días después cogimos al gran canalla de García Lorca –el peor de todos– y lo fusilamos en la Vega, junto a una acequia. ¡Qué cara ponía! Abrazaba los brazos al cielo. Pedía clemencia. ¡Cómo nos reíamos viendo sus gestos y sus muecas! Pertenecí a la ronda depuradora de Ruiz Alonso. Pero como le digo tuve que irme por asuntos particulares a Zaragoza y después a Oviedo. En ambas poblaciones ayudé también a la depuración. En Oviedo pasé un rato muy agradable viendo fusilar al miserable de Leopoldo Alas Argüelles, el hijo del repugnante Clarín."

Cosas como estas ocurrieron en los dos bandos durante la guerra, baste recordar los numerosos intelectuales asesinados por el Frente Popular o los llamamientos de La Pasionaria a matar a los enemigos y utilizar sus cuerpos para abono de los campos. Sin embargo llama la atención, en un señor que se dice católico, la saña feroz y enloquecida bajo la cual hay seguramente más intereses particulares que ideales de cualquier género. Cuando la ley cae por tierra, salen a flote todos los demonios.

Por eso la cuestión clave en torno a la guerra civil fue cómo se vino abajo la legalidad republicana que, aun con sus graves imperfecciones, susceptibles en principio de corrección, pudo haber permitido una convivencia razonable. Hoy la cuestión está suficientemente clara: fueron las izquierdas y el nacionalismo catalán quienes subvirtieron, asaltaron y finalmente arruinaron la legalidad. ¡Una legalidad creada por ellos mismos!

Y hoy asistimos a un proceso de destrucción de la ley, menos obvio y violento, por medio de actos consumados y bajo el chantaje de las pistolas, pero no menos peligroso. Una parte de ese proceso es este tipo de "memoria histórica" dedicada a resucitar los viejos odios, que no la verdad de lo ocurrido.

----------

Cuestión de trato

Se queja el PP de que Zapo le trata peor que a la ETA. Por supuesto, la ETA ha sido hasta ahora el amigo, protegido y aliado de Zapo, y todavía espera este que vuelvan a  ponerse de acuerdo contra el PP, lo cual tiene muy poca importancia, si no fuera porque la víctima es la democracia.

El PP, en cambio, trata muy bien a Zapo. Con lo que trata muy bien, indirectamente, a la ETA, solo hay que pensar en los estatutos de autonomía. Debe de ser la solidaridad entre políticos profesionales (y contra los ciudadanos). Normal que se sienta atribulado Rajoy, tan dispuesto a ayudar a Zapo y tratado por éste a patadas. La última faena del líder lacayo ha sido ceder a una entrevista con el colaborador del crimen. Y hasta en eso ha recibido un nuevo puntapié el lacayo.

De todo lo cual se extrae un doble hecho: la ETA sabe tratar a los gorrinos. Y los gorrinos saben tratar al PP.

----------

"Mikel, ve tranquilo a casa, ETA se va a entregar, tiene una voluntad clara de integrarse al juego democrático", me asegura el Delegado del gobierno en el País Vasco unos meses antes de la tregua. (Mikel Azurmendi)

Eran el delegado del gobierno y el PSOE quienes tenían voluntad clara de desintegrar el juego democrático. Pero no hay peor ciego que quieno no quiere ver.

----------  

El domingo por la mañana firmaré libros en la Feria, en la caseta de Encuentro.