Penúltima agresión a Gotzone Mora

Pío Moa

2006-07-31

Si hay algún referente moral absolutamente admirable en el PSOE es precisamente Gotzone Mora. Son personas como ella las que mantienen la esperanza de regeneración de un partido que pareció democratizarse al abandonar el marxismo, pero lo hizo muy a medias, pues su vieja ideología totalitaria solo bajó unos pocos grados, asimilándose a la del PRI mejicano: corrupción desatada, violencia ilegal mal encubierta, ataque a Montesquieu, es decir, a la independencia judicial.

Gotzone Mora está en la línea de Besteiro, el hombre que, de haber triunfado en el PSOE, habría evitado el asalto de su partido a la legalidad republicana, habría evitado  la guerra civil.

Gotzone, con un valor cívico gigantesco, y más en las condiciones de acoso por parte de los terroristas, los secesionistas… ¡y su propio partido!, mantiene en alto la bandera de la libertad contra viento y marea, teniendo que “oír la verdad que has hablado, retorcida por los bellacos para engañar a los necios”, y soportándolo;  y aún más, soportando sin ceder terreno la agresión, la amenaza, la triunfante bravuconería de los asesinos y sus cómplices.

¡Cuánta gente como ella hace falta! O, al menos, cuántos capaces de apoyarla y sacar la cara por ella, en lugar de bajar la cabeza y retirarse como si la cosa no fuera con ellos. Como si la defensa de la libertad y la unidad de España no fuera con ellos…