La estupidez y la listillería

Pío Moa

2006-05-30

No recuerdo quién dijo que el peligro en política es que una buena causa sea defendida por líderes mediocres y una mala causa por políticos brillantes. No es exactamente el caso actual en España. Aquí, la sangrante mediocridad de la derecha se corresponde con una mezcla,  en la izquierda, de estupidez de fondo y habilidad de superficie. Hay una inmensa estupidez en el designio de destruir la Constitución y reducir España a un amasijo de “naciones” inventadas por demagogos; y una habilidad o listillería práctica en la forma como el ilegal gobierno  está llevando adelante el proceso. Una combinación nada infrecuente.

   Azaña: “¿Tendremos que resignarnos a que España caiga en una política tabernaria, incompetente, de amigachos, de codicia y botín, sin ninguna idea alta?”

   O aún: "Lo que me ha dado un hachazo terrible, en lo más profundo de mi intimidad, es, con motivo de la guerra, haber descubierto la falta de solidaridad  nacional. A muy pocos nos importa la idea nacional”.

  Omitamos la contribución del propio Azaña a tales desdichas: no dejó de pintar un buen  retrato de su gente. Y de la gente que hoy intenta arrasar lo construido en España desde la Transición.

 

Para coordinarse contra el proceso de arrasamiento de la Constitución: odiseus48@wanadoo.es