Ayuso y Aguado se enredan sobre quién debería presidir un Gobierno PP-Ciudadanos en Madrid

Mariano Alonso

El líder naranja, invitado al desayuno informativo de la popular, evita comprometerse a que el más votado quien lidere una eventual coalición.

Míriam Muro | Mariano Alonso | 2019-05-06

El líder de Ciudadanos en la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, se ha convertido este lunes en el inesperado protagonista del desayuno informativo de su rival, la candidata del Partido Popular Isabel Díaz Ayuso.

La primera referencia al dirigente naranja, que se encontraba en el salón del Hotel Palace de Madrid, se producía durante el discurso de Pablo Casado, encargado de presentar a Ayuso este lunes. Tras defender que los populares no habían virado en su estrategia, miraba al dirigente naranja y le pedía que aclarase con quién pactará tras las elecciones municipales y autonómicas del próximo 26 de mayo.

Minutos después, era la propia Ayuso la que desde la tribuna también se dirigía a Aguado: "Me ha dicho estos días si le apoyaría ante el sanchismo en Madrid, yo le digo que sí. Pero ahora yo también le quiero lanzar un órdago: quiero saber si él me va a apoyar a mí si le saco un escaño más".

En ese momento, un miembro de la organización del desayuno de Nueva Economía Fórum le acercaba un micrófono a Aguado. Sorprendido, el portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid lo rechazaba. Al finalizar el desayuno, tomaba la palabra ante los medios evitando responder directamente a la pregunta que se le había realizado minutos antes.

"Le quiero agradecer a Isabel [Díaz Ayuso] su respaldo públicamente a que sea el presidente de la Comunidad de Madrid con su apoyo. Es importante que trabajemos juntos y que unamos fuerzas porque el sanchismo puede llegar a la comunidad de Madrid de la mano de Errejón [Íñigo] y sería perjudicial, porque nos harían descarrilar y nos subirían los impuestos" afirmaba, al tiempo que abogaba por construir, de cara a las elecciones autonómicas del 26 de mayo "un gran proyecto de centro liberal en la Comunidad".

Aguado no aclaraba si debería influir para ello quien, si PP o Ciudadanos, tendrá más votos y/o escaños de los madrileños. "Si me corresponde formar Gobierno, tenderle la mano a Isabel para formar esa coalición y para intentar poner en marcha todas las reformas pendientes" afirmaba, añadiendo que "sería justo que en esta legislatura el PP nos apoyara a nosotros para encabezar un Gobierno naranja en la Comunidad. En otras comunidades y ayuntamientos serán los candidatos los que tengan que responder", explicaba.

Ayuso: "¿Quieren frenar al sanchismo?"

Tras estas palabras, la que volvía a hacer declaraciones era Isabel Díaz Ayuso que aseguraba que si "quiere mi apoyo para frenar al sanchismo, por supuesto que lo tendrá. Ahora, yo creo que es él el que me lo va a tener que dar a mí, y eso es algo que no ha ocurrido en esta legislatura porque ha apoyado siempre al sanchismo en Madrid y Ciudadanos lo que tiene que hacer es comprometerse a que me va a apoyar frente al sanchismo y que va a apoyar también que el sanchismo no va a seguir creciendo en la CAM y que no pacten con él en otros municipios y CCAA, cosa que dudo". "¿Quieren frenar al sanchismo? Unámonos, pero creo que Cs no está por la labor", sentenciaba la popular.

Sobre los demás ayuntamientos y comunidades, Ayuso aseguraba que "si frenamos al sanchismo o no será todos juntos, ¿o vamos a frenar al sanchismo un poquito y en unos sitios sí y en otros no? Las cosas hay que tenerlas claras, si no quieres que el sanchismo crezca, tendrán que decir 'no voy a pactar con el sanchismo ni en las comunidades ni en los ayuntamientos ni en España'. O se tienen las cosas claras, o así es difícil frenarlo".

La lista más votada, versión azul y versión naranja

Sobre el valor que tiene, o debe tener, la lista más votada, Ciudadanos ha transitado por varias doctrinas los últimos años, aunque a diferencia del PP los naranjas nunca han sido defensores acérrimos de que eso sea lo que habilite para gobernar o encabezar una coalición de Gobierno.

Esa fue la doctrina sostenida por los populares después de las elecciones generales de 2015, cuando España vivió medio año de bloqueo institucional y hubo que repetir los comicios tras declinar Mariano Rajoy someterse a una investidura, después de ser propuesto por el Rey, e intentarlo infructuosamente, con el apoyo de Ciudadanos, Pedro Sánchez.

Recientemente, Albert Rivera intentó que en Andalucía el PP apoyase a Juan Marín como presidente de la Junta pese a tener Juan Manuel Moreno más votos y escaños. Finalmente Moreno encabeza el Gobierno y Marín es su vicepresidente. En la campaña de las elecciones generales del pasado 28 de abril, Rivera propuso desde el comienzo a Casado un Gobierno de coalición y esta vez sí dejó claro que sería el candidato con más votos quien lo hubiera presidido. Una posibilidad que, dada la victoria de la izquierda en las urnas, no ha podido ponerse en práctica.