¿Cómo subirá los impuestos Sánchez? Los contribuyentes pagarán una media de 1.000 euros extra al año

Manuel Llamas

El Gobierno mantendrá la prórroga presupuestaria durante el presente ejercicio y pondrá en marcha las nuevas subidas fiscales a partir de 2020.

M. Llamas | 2019-05-02

El Gobierno ha esperado a la celebración de las elecciones generales para revelar que la economía española crecerá menos de lo previsto inicialmente, que el déficit será superior y que, además, los contribuyentes tendrán que soportar una nueva subida de impuestos, tal y como recoge el nuevo Programa de Estabilidad para 2019-2022 remitido el pasado martes a Bruselas. Curiosamente, el documento no se publicó hasta última hora de la noche, aprovechando que buena parte del país se iba de puente.

El Ejecutivo del PSOE prevé ahora una mayor desaceleración del PIB y, aunque mantiene un avance del 2,2% para este año, lo ha rebajado tres décimas para 2020 y 2021, hasta el 1,9% y el 1,8%, respectivamente. Asimismo, pretende reducir el déficit del 2,5% del PIB en 2018 al 2% este ejercicio -frente al 1,3% pactado con la UE-, al 1,1% en 2020 y al 0,4% en 2021 para, finalmente, alcanzar el equilibrio presupuestario en 2022, al término de la presente legislatura.

Sin embargo, la mayor sorpresa radica en el incremento de la presión fiscal. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha marcado como objetivo elevar la recaudación tributaria durante su mandato. En concreto, su plan contempla que la presión fiscal (peso de la recaudación sobre el PIB, excluyendo tasas y otros ingresos) suba del 35,1% registrado el pasado año al 37,3% en 2022, lo cual equivale a 2,2 puntos del PIB o, lo que es lo mismo, unos 26.000 millones de euros adicionales -siempre sobre la base del PIB nominal de 2018-.

prefi01.jpg

Esto significa que la recaudación tendrá que crecer muy por encima del aumento del PIB, fruto en parte de la recuperación económica (creación de empleo e incremento de sueldos y beneficios empresariales), pero también de las subidas de impuestos. Esos 26.000 millones de euros se traducirán, por tanto, en el pago de unos 1.000 euros extra al año por contribuyente en 2022.

La intención del Gobierno es mantener prorrogados los Presupuestos de 2018 durante el presente año y, posteriormente, presentar unas nuevas cuentas de cara a 2020, donde, entre otras medidas, se incluirán las subidas fiscales acordadas con Podemos en la fallida presentación de los Presupuestos de 2019, cuyo impacto recaudatorio se estima en 5.654 millones de euros, tal y como recoge el siguiente cuadro.

prefi2.jpg

Por último, a este paquete fiscal que entrará en vigor a partir de 2020, se suma el aumento de las cotizaciones sociales registrado el presente año tras la subida del salario mínimo a 900 euros al mes, por el incremento de la base mínima de cotización, con un impacto estimado en 1.339 millones de euros, entre otras medidas que recoge el siguiente cuadro, y cuyo impacto recaudatorio asciende a 3.786 millones de euros. Asimismo, la reducción de las deducciones fiscales aplicadas a la contratación indefinida podrían sumar otros 500 millones anuales a partir de 2020, según los cálculos del Ejecutivo.

cotizaciones-aumento.jpg