Las ventajas y novedades de los préstamos rápidos

Es posible que haya recurrido a un banco, pero este haya cerrado las puertas.

Meritxell Balseca Llorente | 2019-04-17

Cada vez hay más personas que se interesan por los préstamos rápidos, ¿pero qué son exactamente? Imagina que una persona necesita pagar una factura y no tiene el saldo suficiente en su cuenta. Es posible que haya recurrido a un banco, pero este haya cerrado las puertas. Los bancos no suelen poner problemas a la hora de guardar el dinero, pero sí se ve mucho a lo largo del tiempo. No es lo que propone el préstamo rápido. En los préstamos rápidos se encuentra una cantidad que va de 50 a 1.000 euros en un periodo breve de tiempo. Justamente lo que se necesita para poder pagar las facturas urgentes que tanto apremian.

La electricidad, el gas, el agua o el alquiler son los gastos que normalmente deben pagar nuestros clientes. Con estos préstamos nuestros clientes pueden subsanar sus futuras deudas. Conoce las ventajas de los préstamos rápidos de Freezl y también su modo de funcionamiento. Hoy en día, pedir un préstamo rápido es práctico y más fácil que nunca.

Ventajas de pedir un préstamo rápido

El funcionamiento de los préstamos en línea

  1. Seleccionar la cantidad: primero de todo, debes seleccionar la cantidad que desees. Los préstamos pueden ser muy variados, abarcando desde 50 € hasta 1000 €. Teniendo en cuenta las necesidades, se trata de la cantidad que te interesa.
  2. Completar un formulario en línea: a continuación, te pedirán los datos. Es importante rellenar el formulario detallado. En esta parte también te preguntamos cuál es tu nombre de usuario en linkedin o en Facebook. El motivo es que usted puede ponerlo en contacto con la plantilla que responde. Es importante responder a todas las preguntas para pasar a la fase siguiente.

  3. Informar de la cuenta bancaria: para poder hacer la transferencia con la mayor autoridad es importante. En este punto, te pediremos que nos informes de la misma. Comprueba que la tiene.

  4. Devolver el préstamo: se trata de la última fase: la devolución del préstamo. Si no puedes devolverlo, tienes que informar con la mayor rapidez. El préstamo se puede devolver de tres formas: con un pago con tarjeta en el área de clientes, con una transferencia bancaria o con un ingreso efectivo Tienes 35 días para devolver el préstamo.

En resumen, los préstamos rápidos se han convertido en la solución de muchas personas a la hora de pagar deudas y facturas de pequeñas cantidades, que no son más allá de los 1.000 €. Estos, sin embargo, no tienen que cumplir con las exigencias de los bancos. Por ejemplo, no es un impedimento estar en el registro ASNEF o no tener una nómina. Por el contrario, si tienen que tener unos ingresos regulares que aseguren que se devolverá el crédito en 35 días.