El separatismo rechaza la "trampa" de la Abogacía del Estado

Pablo Planas

Junqueras asegura que "nos preparamos para una prisión larga" y Torra afirma que el cambio de rebelión por sedición es una "humillación".

Pablo Planas (Barcelona) | 2018-11-02

"Trampa", "humillación", "burla" y "engaño" son algunos de los términos empleados por los principales dirigentes separatistas para referirse al "gesto" del Gobierno de Pedro Sánchez de imponer a la Abogacía del Estado que rebaje el cargo a los golpistas de rebelión a sedición. Uno de los abogados de Puigdemont, Gonzalo Boye, ha sido el que ha marcado la línea a seguir a través del conducto habitual, el Twitter. Según ha trinado Boye, "acusar por sedición, en lugar de por rebelión, no es un gesto sino una trampa para legitimar un proceso judicial impropio de cualquier estado democrático. El 20-S y el 1-O solo se produjeron hechos que toda democracia debe tolerar... libertad de expresión, reunión y manifestación".

El letrado de Oriol Junqueras, Andreu Van den Eynde, entrevistado en TV3, se ha sumado a la tesis de su colega y ha calificado la acusación de la Abogacía del Estado como "una de tantas trampas". Afirma que la suma de penas entre sedición y malversación es prácticamente idéntica a la rebelión y ha criticado que la Abogacía del Estado mantenga el delito de malversación. Lo ha hecho utilizando el testimonio del anterior ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que asegura que no le constaba que la Generalidad hubiera utilizado recursos públicos para el referéndum ilegal del 1-O.

El presidente de la Generalidad, Quim Torra también se ha mostrado sumamente irritado en Twitter, donde asegura que "la última de las humillaciones es pretender vendernos 'gestos' que no son sino agravantes de las posiciones iniciales. Nos enfrentamos a lo intolerable para un demócrata, a lo inaceptable para un pueblo que se ha autodeterminado". El mensaje, un tanto críptico, va acompañado del tuit del abogado Boye.

Mismas penas

También ha reaccionado el vicepresidente segundo del parlamento catalán, Josep Costa, de Junts per Catalunya, que ha afirmado en la red social lo siguiente: "No es por nada, pero entre acusar de por rebelión con malversación (15 a 25 años) o acusar por sedición (10 a 15 años) y malversación (8 a 12 años) no hay diferencia significativa. Al final la pena puede acabar siendo la misma. Que no os engañen: eso no es ningún 'gesto', sino un engaño".

ERC fijó posición ayer en el mitin que celebró ante las puertas de la cárcel de Lledoners. "Libertad, absolución y autodeterminación", proclamó Pere Aragonès, delfín de Junqueras y vicepresidente de la Generalidad. "Los indultos no nos valen", dijo el presidente del "Parlament". Y esta misma mañana ha difundido la emisora oficial de la Generalidad unas palabras de Oriol Junqueras en las que critica la "instrucción política" y aventura "que no tendrá un juicio justo". "Nos preparamos para una prisión larga". Además, ha calificado el proceso judicial de "caza de brujas" y anuncia que tiene fijadas sus esperanzas en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.