La derecha populista alemana se confirma como segunda fuerza con un SPD que entra en barrena

Los problemas en el seno de la gran coaliciĆ³n siguen desgastando a Merkel y sus socios.

Libertad Digital | 2018-10-01

Dos sondeos publicados este domingo y este lunes vuelven a situar a Alternativa para Alemania (AfD) por delante de la izquierda en los sondeos, que reflejan el deterioro constante de la intención de voto de los partidos en el Gobierno. Bild am Sonntag coloca a la AfD, con el 17%, por delante del Partido Socialdemócrata (SPD), que obtendría un 16%. La CDU ganaría las elecciones con un 27%.

Mientras, otro sondeo de Der Spiegel de este lunes coloca a la AfD empatada en segunda posición con el SPD: ambos obtendrían un 16,8% de los votos. La CDU obtendría también un 27%.

Los dos sondeos confirman el desgaste que está experimentando la coalición de gobierno formada por el partido de Merkel y los socialdemócratas desde las elecciones de 2017, cuando la CDU ganó las elecciones con un 30% y el SPD cosechó el peor resultado de su historia con un 20% de los votos. Las encuestas le auguran un futuro mucho peor.

Al mismo tiempo, confirman el crecimiento constante de la AfD, que logró entrar en el Parlamento en las pasadas elecciones con un 12% y a la que los sondeos lleva varios meses pasando de la tercera a la segunda posición a costa de los dos partidos en el poder.

La crisis del jefe de los espías

Ambas encuestas llegan después de una nueva crisis en el gobierno de coalición: en septiembre, el jefe del espionaje alemán, Hans Georg-Maassen, fue destituido por dudar en una entrevista de la veracidad de algunas noticias sobre los incidentes en Chemnitz, al este del país, donde se produjeron manifestaciones contra los inmigrantes que en algunos casos acabaron con agresiones contra extranjeros después del asesinato de un vecino atribuido a refugiados.

El SPD pidió su cese inmediato pero su superior, el ministro del Interior y líder de la CSU, Horst Seehofer, le dio su respaldo. Maassen fue finalmente recolocado como consejero de Interior para asuntos europeos e internacionales como solución de consenso.