El cinismo de Pablo Iglesias: del 'Chávez es dios' al 'Venezuela no existe'

Manuel Llamas

En pocos años, los líderes de Podemos han pasado de poner al chavismo como "ejemplo" y "referencia" para España a ignorar por completo a Venezuela.

M. Llamas | 2018-09-05

Venezuela ya no existe para Podemos. Ha pasado de ser un "ejemplo" y una "referencia" a seguir, tanto a nivel político como económico, a resultar una gran incomodidad sobre la que es mejor no pronunciarse en público. Ahora que los medios de comunicación de medio mundo se hacen eco de la profunda crisis humanitaria que padece el pueblo venezolano, los líderes de la formación morada prefieren escurrir el bulto y echar balones fuera, pese a que hace escasos años se quejaban justo de lo contrario, cuando criticaban a la prensa y políticos españoles por no hacerse eco de los supuestos logros del chavismo.

La última prueba de este drástico -y cínico- cambio de rumbo tuvo lugar el pasado lunes durante la entrevista que Pablo Iglesias concedió a Pedro Piqueras en Telecinco. A preguntas del periodista sobre el drama que sufren los venezolanos bajo la bota de Maduro, la respuesta del líder morado fue diáfana: "No voy a entrar en la dinámica de convertir Venezuela en un asunto de la política española".

En 2013, sin embargo, poco antes de su gran salto a la política, el propio Iglesias se quejaba de lo opuesto: "Para nosotros es crucial que el PP debata con nosotros de Venezuela, pero la derecha nos veta en sus tertulias. ¿De qué tienen miedo?"

¿Qué ha pasado entre medias? Ni más ni menos que una de las recesiones más graves de la historia moderna, con unahiperinflación de 1.000.000% este año, según las estimaciones del FMI, donde las colas y la escasez de productos básicos es el día a día de los venezolanos y donde el hambre y éxodo se han convertido en norma.

Las loas de Iglesias a Chávez

Todo ello es consecuencia del chavismo, el modelo que el exmandatario anticapitalista bautizó bajo el título de "socialismo del siglo XXI", donde la libertad económica brilla por su ausencia y el Estado todo lo puede y controla, el mismo sistema que durante años han idolatrado los fundadores y líderes de Podemos, por mucho que ahora eviten pronunciarse sobre sus nefastos resultados.

Cuando Chávez ya estaba enfermo, Iglesias no dudaba en señalar a Venezuela como "una de las democracias más saludables del mundo". Y advertía a sus críticos y opositores: "Tengan cuidado. Chávez vivo es muy peligroso para los poderosos, pero muerto sería invencible".

hqdefault.jpg

Después de su fallecimiento, en 2013, en una de sus visitas a Venezuela, el propio Iglesias, tras la emisión de un vídeo de Chávez, confesaba: "Me emociona escuchar al comandante, se le echa mucho de menos, Cuantas verdades ha dicho este hombre [...]".

E insistía, una vez más, en que ojalá los países del sur de Europa imitaran su modelo: "Lo que ha ocurrido en Venezuela es una referencia fundamental para los ciudadanos del sur de Europa […] América Latina está demostrando que es una alternativa. Eso es clave que entre en la cabeza de la gente".

"Revolución bonita, eso es lo que nos ha dejado", declaraba por entonces un emocionado Iglesias. "Chávez se ha hecho invencible […] Es fundamental que América Latina invada Europa", arengaba el hoy político. Y añadía: "Qué envidia me dan [los venezolanos]. Es muy interesante vivir en un país como éste, en el que se están produciendo tantos cambios y tantas transformaciones que pueden convertirse en un ejemplo democrático para los ciudadanos del sur de Europa".

hqdefault.jpg

En otra intervención pública en recuerdo de Chávez, Iglesias soltaba perlas tales como: "Hugo Chávez tenía agallas, vaya si las tenía […] Hugo Chávez era la democracia de los de abajo […] Hugo Chávez era la democracia de las mayorías sociales […] Hugo Chávez era la democracia […] Hugo Chávez era el escrache de los poderosos..."

hqdefault.jpg

Su sucesor en el cargo, Nicolás Maduro, también fue objeto de piropos y alabanzas por parte del máximo representantes de Podemos. En otra parte de la entrevista citada anteriormente, y preguntado sobre las duras críticas que estaba recibiendo en España la represión ejercida por Maduro contra los partidos de la oposición y las revueltas de los estudiantes en las calles, Iglesias afirmaba: "Les duele, le odian, no soportan que un conductor de autobús sea presidente".

Igualmente, en su particular faceta como tertuliano de TV, no dejó dudas. Así, a preguntas del periodista Ángel Expósito, "¿tú prefieres tener a Hugo Chávez o a Maduro antes que a Zapatero o a Rajoy [como presidentes]?", Iglesias contestaba lo siguiente: "¿Pero no sabes quién soy? Claro que sí".

O cómo, a pesar de los pesares, una vez que se empiezan a evidenciar con toda crudeza las consecuencias del colapso y la ruina chavista, Iglesias se mantiene impasible ante el grito desgarrador de un emigrante español que, tras décadas viviendo Venezuela, tuvo que huir del país dejando atrás a parte de su familia.

Pero Iglesias no fue el único que alababa la Venezuela de la que hoy reniegan. Juan Carlos Monedero, fundador del partido morado, se deshacía así en elogios hacia el comandante poco antes de morir en una conversación telefónica con Chávez.

La democracia sigue estando muy presente en Venezuela […] Cuídese mucho, siga usted muy fuerte porque cada vez va a hacer más falta Venezuela, América Latina y su ejemplo en este proceso que estamos teniendo en marcha en Europa [...]

No estamos en una crisis en el sistema capitalista, sino del sistema capitalista. Europa está empezando a mirar a América Latina desde abajo y, presidente, usted es un referente. Así que haga su parte, cuídese mucho y sepa que hace falta gente como usted, con su trayectoria, porque el capitalismo todavía quiere hacer mucho daño y tenemos que entre todos pararlo. Su referencia es muy útil… Así que, presidente, cuídese mucho.

hqdefault.jpg

Y también Íñigo Errejón, una vez fallecido Chávez, señalaba sin tapujos su admiración hacia Chávez y su obra. "Pretenden que defender a Venezuela manche y estigmatice. Bueno, pues bien, si no lo han hecho ya, que me apunten en esa lista porque Venezuela no está sola. En el sur de Europa necesitamos mucho de ese cálido viento latinoamericano que borre a tanto canalla. Les queremos. Chávez vive, la lucha sigue". Sin embargo, ahora que los venezolanos se mueren de hambre y salen del país por millones para tratar de sobrevivir, Venezuela ya no existe para Podemos. No quieren que se les pregunte por el desastroso modelo que tantos años han puesto como "ejemplo" y "referente" para España.