La 'guerra' contra los pisos turísticos no funciona: el precio del alquiler se dispara un 12% en Baleares

El precio de los alquileres en las Islas sube más de 12% a pesar de las prohibiciones decretadas por el Gobierno balear contra la vivienda turística.

Libre Mercado | 2018-08-30

Alquilar una vivienda en Baleares es igual o más difícil que hace un año, cuando el Gobierno regional que preside la socialista Francina Armengol declaró la guerra a los pisos turísticos. La nueva Ley de Turismo entró en vigor el 1 de agosto de 2017 con el fin de restringir y dificultar el alquiler vacacional en las Islas, con el vano intento de fomentar el alquiler de larga duración, pero ha sido un fracaso.

Y la prueba es que el precio medio del alquiler en las Islas se ha encarecido un 12,4% en el último año, hasta los 10,6 euros por metro cuadrado, superior a los 9,6 euros registrados en 2007, según los datos que maneja el Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Baleares. Su presidente, José María Mir, explica que la oferta de alquiler sigue siendo "muy escasa", especialmente en los municipios más grandes, a pesar de las restricciones impuestas a la vivienda turística, informa el diario local Última Hora.

La oferta de alquiler de larga estancia se mantiene estancada, mientras que la demanda sigue creciendo, provocando con ello la lógica subida de precios, hasta marcar nuevo máximos históricos, según advierte Mir. Hay muy pocos pisos de alquiler por menos de 1.000 euros al mes, sobre todo en Palma de Mallorca. Pese a la moratoria decretada y las mayores restricciones aplicadas para los alquileres turísticos, los agentes de la propiedad no han notado ningún trasvase de este mercado al de alquiler de larga duración. "Es cierto que hay temor a las multas y que muchos propietarios que no tienen licencia han dejado de arrendar sus pisos a turistas, pero no los destinan a alquiler habitual", señala Mir.

Estos datos, junto con otros estudios publicados al respecto, demuestran, una vez más, que la guerra contra los pisos turísticos no sirve para frenar el aumento del precio de los alquileres, tal y como avanzó Libre Mercado. Las causas de este fenómeno son otras.