Iglesias intenta capitalizar la moción y presiona a Sánchez para entrar en el Gobierno

Míriam Muro

El líder de Podemos ya se ha puesto "a disposición" del "presidente" para recibir ofertas. 

Míriam Muro | 2018-06-01

"Nos hemos felicitado", esas han sido las primeras palabras de Pablo Iglesias nada más producirse la votación de la moción de censura. Los diputados morados han intentando capitalizar esta victoria desde el mismo momento en el que la presidenta del Congreso, Ana Pastor, ha anunciado los 180 votos para el "sí". En el Hemiciclo lo han festejado como si hubiese sido una victoria propia, casi más que los socialistas, con gritos de "sí se puede".

Qué emoción escuchar "Sí se puede" en el Congreso. Desde que Podemos está en las instituciones hemos conseguido echar a Aguirre, a Cifuentes y ahora a Rajoy. ¡Claro que Podemos! pic.twitter.com/3pbXPJYhDF

— Podemos Exterior (@podemosexterior) 1 de junio de 2018

"Nos hemos dado un abrazo", ha añadido Pablo Iglesias que se ha puesto "a disposición del Presidente". El líder de Podemos y el del PSOE han quedado en "hablar en los próximos días", pero Iglesias lo tiene claro: quiere entrar en el Gobierno y todo su discurso gira entorno a un ejecutivo de coalición.

Elecciones en el 2020

"Ojalá podamos construir un Gobierno alternativo que demuestre que se puede gobernar mejor", ha insistido Iglesias en los pasillos del Congreso donde ha prometido que, si acuerdan entrar en el Ejecutivo, "podrían asegurar que hasta el 2020 en este país se implementa un programa de rescate ciudadano, se saca a los corruptos de las instituciones definitivamente y se deja trabajar a los jueces". Es decir, Iglesias avisaba de que si les dejan entrar en el Gobierno, harán todo lo posibles para que los comicios sean dentro de dos años como estaba previsto.

"Espero que Pedro Sánchez sea capaz de armar un gobierno fuerte, integrador y estable, que dé garantías a la Unión Europea y que garantice a los ciudadanos políticas públicas progresistas, diálogo y vías democráticas para gestionar la cuestión territorial", era otra de sus advertencias a Sánchez.

Eso sí, el secretario general morado no perdía la oportunidad de marcar a Pedro Sánchez "lo primero" que tiene que hacer como presidente: "Retirar la medalla al mérito policial Billy el Ñino".