El rey reclama en Salamanca "nuevas ideas" para el futuro de la Universidad

El presidente de la República de Portugal evidencia además la importancia de la investigación y de su carácter autónomo pero “ligada a la Universidad”

Ical | 2018-05-21

El rey Felipe VI hizo un llamamiento a la aplicación de "nuevas ideas" que permitan ofrecer "soluciones sólidas para el presente y el futuro" y así poder afrontar "de modo solvente y acertado" los desafíos a los que se enfrenta la educación superior a partir de ahora. El monarca, que participó en Salamanca en la inauguración del IV Encuentro de Rectores ‘Universia 2018’, abogó por reivindicar "la importancia y el prestigio" de la Universidad, así como prestarle el apoyo necesario para que en el siglo XXI pueda "seguir desarrollando un papel pionero en la docencia, en la investigación y en la traslación del conocimiento a la sociedad".

Sin embargo, Felipe VI reconoció que ese papel requiere de "reformas y actualizaciones" ante los "retos" entre los que hizo referencia al proceso de digitalización, que está obligando a "reorientar la visión de la educación superior" y a diseñarla "de acuerdo con un entorno que se transforma de manera acelerada". Ante todo ello, estimó que resulta necesario "recuperar y fomentar los valores humanistas" que han caracterizado tradicionalmente a la Universidad para así afrontar esos desafíos.

El monarca aludió a su faceta como universitario y como padre a la hora de atribuir a la educación superior un papel "de vital y estratégica importancia" y por ello abogó por afrontar el futuro y los retos con una mirada "amplia" y siendo "más proactivos que reactivos", además de creando "espacios de encuentro y de cooperación" dado que la Universidad es sinónimo "de universalidad" y en medio del mundo globalizado actual hay que "abrir las fronteras del conocimiento", además de compartir experiencias y poner en común "valores tan irrenunciables como los que promueve la Universidad", declaró.

Ante los retos de futuro, se requiere de "un impulso creativo, una apuesta renovada en favor de la educación" y en especial de la educación superior, en un contexto en el que resaltó el "empeño y compromiso" del Banco Santander con la educación superior en todo el mundo, y que se ha convertido en "una auténtica referencia" para las empresas que aspiran a realizar una contribución "real y eficaz" a las sociedad.

Felipe VI reclamó la colaboración "de todos" a la hora de impulsar la educación "como base del desarrollo sostenible, el progreso y la cohesión social" e instó a no dejar de abogar en ningún momento "la relevancia que reuniones como esta tienen a la hora de renovar y fortalecer esta apuesta estratégica por la educación".

Don Felipe se refirió a Universia 2018 como un encuentro universitario con "una potencia y una trascendencia difíciles de igualar en el mundo" que se está celebrando en un lugar "idóneo" como Salamanca, al contar con una universidad "de las más antiguas del mundo y la decana de toda Iberoamérica". Por ello, y "en justa reciprocidad", el foro ha convertido a la capital salmantina en "el más importante referente internacional para la reflexión y el debate sobre el futuro de la educación superior" y, de alguna manera, en la "capital mundial de la universidad".

En el acto inaugural participó también el presidente de la República de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, quien hizo alusión a su condición de profesor y recordó que "profesor se es para toda la vida, pero presidente es por periodos limitados de tiempo". El presidente del país vecino recalcó el papel de la Universidad en la formación de valores porque "no hay valores sin educación integral, una educación completa que comienza en el inicio de la vida y que va hasta el final de la vida".

Además, escenificó el carácter integrador de la Universidad y la importancia que tiene a nivel social. "La Universidad no es una pieza aislada, pertenece a un sistema educativo, integra a la sociedad y por eso la educación es una cuestión social", dijo. De Sousa insistió en la necesidad en que la institución académica se encuentre "abierta al mundo" y a los problemas "económicos, sociales y culturales", y esté "ligada a la sociedad"

En un mundo globalizado y en el que la digitalización cada vez es mayor, De Sousa consideró que "en una economía 4.0 debe haber una Universidad 4.0" ya que de lo contrario "es una Universidad que no comprende la era digital y el carácter mundial", e hizo un llamamiento para formar "para un nuevo tiempo y un nuevo espacio" ante el cambio "constante" que se está produciendo.

Dado que "educar no es tarea fácil" y es algo "universal", De Sousa recalcó la importancia de la investigación y de su carácter "autónomo" pero "ligada a la Universidad" y que tenga "capacidad de ver" y cuente con políticas públicas de consenso y un horizonte de futuro. "Una vez universitario, toda la vida universitario", declaró el presidente de la República de Portugal, quien estimó que en la Universidad es donde están "las voces del futuro" porque "antes de haber políticos, hay educadores y educados, y antes de haber política, hay educación" y ahí la Universidad juega "un papel esencial", concluyó.