Elisa Beni cambia el pasado e insulta la memoria de Germán Yanke para criticar a la derecha

La periodista Elisa Beni ha sido pillada en Twitter con un mensaje muy desagradable sobre el fallecido Germán Yanke.

Libertad Digital | 2018-04-19

Que algunos periodistas alteran la realidad para que ésta se adapte a su discurso no es novedad, hacerlo para ensuciar la memoria de un muerto sí resulta un poco más desagradable, es lo que ha hecho la conocida Elisa Beni en Twitter.

Beni publicó un tuit ese miércoles en el que 'recordaba' lo ocurrido el día que ETA anunció el alto al fuego en octubre de 2011, cuando se encontraba acompañada "de dos periodistas vascos" y describe las diferentes reacciones que tuvieron: "Uno se me abrazó casi llorando diciendo: ¡Al fin! El otro se alejó inquieto. Cual era de derechas y cual de izquierdas?", dice, en un mensaje en el que además llama "lucha armada" al terrorismo etarra.

El día que ETA dejó la lucha armada yo hacía radio con dos periodistas vascos.Fue a las 19.00, el anuncio y nos pilló en Granada. Uno se me abrazó casi llorando diciendo: ¡Al fin! El otro se alejó inquieto. Cual era de derechas y cual de izquierdas? https://t.co/Mj4sC6qTkS

— Elisa Beni (@elisabeni) 18 de abril de 2018

Sin embargo, la propia Beni contó ese mismo momento prácticamente en directo en 2011, y lo que dijo entonces no tiene nada que ver con lo que ahora dice recordar. Su mensaje fue: "Recibo la noticia con José María Calleja y German Yanke en un taxi. No se enfadaran (sic) si os digo q tenemos lagrimas en los ojos...".

Recibo la noticia con José María Calleja y German Yanke en un taxi. No se enfadaran si os digo q tenemos lagrimas en los ojos...

— Elisa Beni (@elisabeni) 20 de octubre de 2011

Lo único que podemos constatar de la noticia es que, efectivamente, el 20 de octubre de 2011 Elisa Beni compartió los micrófonos de Es la Tarde de Julia, en Onda Cero, con Yanke y Calleja, en un programa especial que se emitió desde Granada.

Es imposible saber si Beni mintió entonces o miente ahora, pero una pista bastante buena nos la puede dar el hecho de que, lamentablemente, Germán Yanke ya no puede defender su memoria.