¿Por qué no compensa alquilar 'en negro' tu vivienda?

Beatriz García

Los propietarios pueden aplicarse una serie de reducciones y deducciones en la declaración de la Renta que hacen atractivo declarar el alquiler. 

Beatriz García | 2018-04-06

La campaña de la Renta 2017 arrancó el pasado miércoles y durará hasta hasta el próximo 2 de julio. Cada año, se presentan casi 20 millones de declaraciones, y más de un 70% (unos 14 millones) resultan a devolver.

La compra o el alquiler de una vivienda habitual es una de las partidas con las deducciones más cuantiosas tanto para los propietarios como para los inquilinos. Por eso, es importante que todos los contribuyentes repasen su borrador antes de confirmarlo e incluyan estos beneficios fiscales.

Además, si el dueño de una vivienda se ve tentado a alquilar en negro su inmueble debe saber que el ahorro que va a obtener por no declarar ese arrendamiento a Hacienda va a ser demasiado pequeño como para correr el riesgo de que el fisco le descubra.

"No merece la pena no tributar", asegura uno de los fundadores de Renta Garantizada, Lorenzo Colino, a Libre Mercado. El motivo principal es que la Ley del IRPF contempla una reducción del 60% en los ingresos obtenidos en el periodo impositivo correspondiente, en este caso, 2017. Esas rentas deberán tributar como rendimientos de capital inmobiliario.

Para poder aplicarse esta reducción, el único requisito es que el piso alquilado sea la vivienda habitual del inquilino. Si el alquiler es vacacional o para oficinas, no será posible acogerse a ella.

Los gastos derivados del alquiler

Además, el ahorro puede ser aún mayor para el propietario, ya que a la renta obtenida anualmente por haber alquilado su piso debe de haberle restado previamente los gastos derivados de ese alquiler, como el IBI, la comunidad o si ha pintado la vivienda.

Estos dos tipos de gastos anteriores tienen la limitación de que no pueden exceder del importe de ingresos que han generado, aunque pueden deducirse los excesos en los 4 años siguientes.

"Todos estos gastos suelen suponer entre un 15% y un 20% de lo que el inquilino le paga al propietario", asegura uno de los fundadores de Renta Garantizada. Por ejemplo, si el dueño de un piso ha recibido 10.000 euros anuales por su alquiler, debería restarle unos 1.500 euros en gastos y a los 8.500 euros que quedan, aplicarle la reducción del 60%. Por tanto, sólo tendría que aplicar "su marginal del IRPF" a 3.400 euros.

"Con un tipo del 25%, la cuantía sería muy parecida a la que tendrían que pagar por una imputación de renta inmobiliaria, que es lo que tributaría por tener ese piso supuestamente vacío", explica Colino. A la hora de hacer la declaración de la renta, los contribuyentes tienen que tributar por todas la viviendas en propiedad y a las que no suponen su residencia habitual ni están alquiladas (no generan rendimientos del capital inmobiliario) se les aplica una imputación de renta inmobiliaria.

"Aunque no hay que adjuntarlos en la declaración, es conveniente guardar las facturas que justifican estos gastos por si Hacienda los solicita", recomienda Colino.

Además de la correspondiente multa de Hacienda, si el departamento que dirige Cristóbal Montoro caza algún alquiler no declarado, le quitará al dueño del piso el derecho a acogerse a la reducción del 60% en el futuro.