El culebrón Baskonia-Barcelona-Adam Hanga: así funciona el derecho de tanteo en la Liga Endesa

José Manuel Puertas

Libertad Digital desvela importantes claves de la negociación que ha marcado el verano en la Liga Endesa.

José Manuel Puertas | 2017-07-25

Cada año, con la llegada del verano, un actor protagonista aparece en los debates baloncestísticos en España: el derecho de tanteo. Se trata de una circunstancia muy particular de la máxima competición nacional, que permite retener los derechos de un jugador que acaba contrato siempre que se iguale la mejor oferta procedente de otro equipo ACB. Una situación, sin validez fuera de la Liga Endesa, de compleja sostenibilidad en lo que a la legislación laboral se refiere, y que cada doce meses genera ríos de tinta acerca de las situaciones particulares de los nombres implicados. Esta temporada, por diferentes motivos, cuatro nombres han estado por encima del resto en lo que a comentarios se refiere: Jaime Fernández, con intención de salir del Movistar Estudiantes hacia Morabanc Andorra, el joven Sebas Sáiz, al que también los colegiales retienen por el momento sus derechos ACB pese al interés del Tecnyconta Zaragoza, y los baskonistas Shane Larkin y Adam Hanga, que, tras recibir y firmar una suculentísima oferta del Fútbol Club Barcelona, en principio ninguno jugará en la entidad culé la próxima temporada. Esto es algo confirmado en el caso de Larkin, pero que nadie se atreve aún a asegurar en el magiar, así es el derecho de tanteo. ¿Cuál es, pues, la situación vivida por Adam Hanga en las últimas semanas? Este informe de Libertad Digital desvela algunas de las claves experimentadas por el alero húngaro durante el mes de julio.

El pasado 28 de junio, la ACB emitía una nota oficial informando sobre los jugadores sujetos a derecho de tanteo este verano. Para incluir ahí a un jugador, su club debe hacerle una oferta cualificada, de forma que, si no recibe ninguna otra propuesta, su equipo de origen mantiene sus derechos ACB en base a esas condiciones. Si la oferta se produce, la entidad tiene cinco días para igualarla. En esa lista de 28 jugadores aparece Adam Hanga por parte del Baskonia, así como los estadounidenses Shane Larkin y Ricky Ledo. En el mismo comunicado, se recordaba el plazo de 12 días para que otros equipos ofertaran por esos jugadores, que concluiría el 9 de julio.

En los primeros días de julio, el Barcelona inicia su ofensiva por Hanga que, en esos momentos, analiza todas sus posibilidades de mercado, siendo el gran objetivo dar el salto a la NBA, donde los San Antonio Spurs tienen sus derechos. Existe otro equipo español que se interesa en Hanga a lo largo de la temporada pasada: Valencia Basket, aunque sus opciones se quedan muy lejos de las de los azulgranas. Por ese motivo, el húngaro pide paciencia al club catalán, aunque sus esperanzas se derrumban cuando el día 6 de julio, los texanos anuncian el fichaje de Rudy Gay, que cierra en buena medida sus posibilidades de entrar como alero en la rotación de Gregg Popovich. Pocos días después, y apurando al máximo los plazos disponibles, el Barcelona logra su objetivo, y tras firmar un acuerdo con ambos, presenta ante la ACB sus ofertas cualificadas por Larkin y Hanga. En el caso del base, el acuerdo asciende a 5.5 millones de euros por dos temporadas, mientras que en el húngaro, son 7.4 millones en tres cursos. Se produce, pues, el primer paso en una partida de cartas ya conocida, pero donde las cifras este año son mareantes.

cska-baskonia.jpg
Hanga defiende a Teodosic en un partido ante CSKA. | Archivo

¿Qué piensa en ese momento el entorno de Adam Hanga? La sensación es que, por muy inasumibles que puedan parecer las cifras para el Baskonia, el presidente vitoriano, Josean Querejeta, sagaz negociador, hará lo posible por retener al menos a uno de ellos. Sin embargo, esto no es más que un pensamiento, pues en esas horas no hay comunicación alguna entre los representantes de Hanga y el club de Zurbano, ni de los vitorianos con el Barcelona. La tensión aumenta conforme pasa el tiempo, con el Barça dispuesto a negociar un traspaso si finalmente Baskonia iguala la oferta. En el fondo, el círculo de Hanga no termina de entender que exista una figura como el derecho de tanteo.

Pero la partida sigue su curso, y en la madrugada del 9 al 10 de julio en España, se conoce que el club culé habría llegado a un acuerdo con Rakim Sanders, alero del Armani Milano la pasada temporada, movimiento que podría en algún caso interpretarse como un plan B ante la opción de no conseguir a Hanga. Durante esas horas, el húngaro maneja hasta tres ofertas europeas fuera de España, si bien su prioridad clara es la NBA o seguir en la ACB. Ese mismo día, se filtran en portales especializados las primeras noticias de que Baskonia igualará la oferta por el magiar, pero el hecho confirmado por Libertad Digital es que la comunicación Baskonia – Hanga o Barça-Baskonia en esos días seguía siendo inexistente. Sí es fluida entre la entidad de la Ciudad Condal y el jugador, cuyo representante habla varias veces al día con la zona noble catalana. Mientras se produce ese impasse, los representantes del jugador alucinan ante una situación que, según afirman, "nos da cinco días para hablar con la NBA u otros equipos europeos, ¿Es consciente la ACB de que esta moratoria sirve para que se le escape talento?", se cuestionan. En efecto, en cuanto se anunció la oferta azulgrana, llegaron las propuestas del extranjero. Desde Turquía y Rusia se ofrecen contratos de peso al alero húngaro. Conscientes del bloqueo que durante cinco días tiene el jugador a efectos de la liga española, los teléfonos se descuelgan con voracidad. Mientras, en las cercanías del jugador, la percepción es que si juega en España será en el Barcelona, porque si Querejeta iguala la oferta, la relación entre el dirigente y el club catalán, que ha sido muy fructífera en los últimos años, podría resquebrajarse, si finalmente Hanga jugara en otro equipo europeo. Eso sí, el pensamiento de que, por un lado u otro, "Querejeta siempre gana", permanece inexorable a la negociación. En el bando vitoriano, por su parte, son conscientes de que la intención del jugador es firmar por el Barça.

QUEREJETA40446_1.jpg
Josean Querejeta, en una imagen de archivo. | Cordon Press

Sin embargo, el paso de los días hace que poco a poco el alero magiar empiece a ver con mejores ojos la opción de seguir al menos un año más en Álava. La fiscalidad vasca le permitiría, igualando la oferta culé, ganar a efectos reales más dinero en el Baskonia. La única duda viene por el músculo económico de los vitorianos, en ningún caso al nivel del de Barcelona o Real Madrid. De hecho, cuando acabó la temporada 2016/17, la entidad baskonista adeudaba alguna mensualidad a Hanga, bajo la promesa de abonársela si renovaba, táctica no inhabitual en algunos clubes de la Liga Endesa.

Avanzan las horas sin demasiadas noticias para las partes implicadas, hasta el siguiente movimiento de Josean Querejeta, con el anuncio, el 12 de julio, de que Baskonia iguala la oferta del Barcelona por Hanga. Tanto el húngaro como el club catalán conocen la noticia unos minutos antes de que se informe por la prensa. El presidente vitoriano sigue apretando las tuercas a Nacho Rodríguez, nuevo máximo dirigente del baloncesto culé, pensando que finalmente desde Barcelona se pasará por caja. Los catalanes ponen sobre la mesa a Tyrese Rice, opción descartada en Gasteiz. Dos días más tarde, también Baskonia iguala ante la ACB la propuesta a Shane Larkin, en un movimiento que descoloca a propios y extraños, pues pocos abogaban porque los vascos serían capaces de asumir ambas ofertas. A partir de ahí, se abre un nuevo plazo hasta el 17 de julio para que Hanga firme definitivamente por Baskonia, que es hasta el 19 en el caso de Larkin. Si no lo hacen, ambos se irían de la ACB sin que Baskonia cobrara un euro por su salida. En ese momento, la pelota también pasa por el tejado de la Asociación de Baloncestistas Profesionales (ABP), que es quien debe remitir a los jugadores el contrato.

En esas, transcurren 48 horas más, y casi en la medianoche del viernes 14 de julio, ni Hanga ni sus allegados han visto aún el contrato. Las reiteradas reclamaciones por el mismo a la ABP no surten efecto. La sensación es que Baskonia está dilatando los plazos de nuevo para entregarlo el mismo martes. En ese caso, podrían pedir una moratoria a la ABP de 24 horas, para firmar con Baskonia o negociar un traspaso al Barcelona, pero el tiempo sería realmente exiguo para una decisión tan crucial. Peor aún, cuando el 16 de julio se publica en el portal Eurohoops que Hanga va a firmar con Baskonia, el jugador sigue sin recibir el contrato. Coincidiendo con ello, se produce una noticia un tanto inesperada: el alero Jonathon Simmons abandona los San Antonio Spurs, con lo que la mirada de Hanga vuelve a virar en parte a la NBA. En Europa, las opciones de ir a Turquía decrecen, aunque en Rusia se sigue apostando fuerte por el húngaro. En estas fechas, Hanga, un tipo tranquilo y familiar, empieza a estar nervioso y con cierto estrés ante la premura de tiempo para tomar la decisión clave de su futuro inmediato. "Si fuera por dinero, lo mejor es Baskonia", piensa su entorno. Pero quizá en lo deportivo no sea así. La duda parece razonable.

hanga-fenerhabce-baskonia.jpg
Hanga, en un partido de Euroliga ante el Fenerbahce. | Archivo

Es el 17 de julio cuando Baskonia remite el contrato al jugador. El documento será revisado por dos abogados, pero Hanga, a quien el proyecto y los planes del nuevo técnico vitoriano, Pablo Prigioni, no le disgustan, empieza a pensar firmemente que lo mejor es la renovación en Vitoria, y valorar opciones después. La estrategia en la planta noble del Buesa Arena, ante lo apabullante de las cifras, pasa en parte por sacar un traspaso de Larkin, y con ese dinero apostar por Marcelinho Huertas, con firme interés de Unicaja, además del propio Hanga. Larkin, por su parte, a esas alturas ya no tiene prioridad entre Baskonia y Barcelona, como también ha podido confirmar Libertad Digital. No le importaría seguir en Vitoria. Al día siguiente, Hanga, que se marcha unos días a desconectar a las Islas Baleares, remite a Baskonia un contrato firmado con alguna modificación en cuestiones económicas respecto al enviado por el club.

Llegamos así al 20 de julio, cuando el periodista David Pick desvela un nuevo cambio de marcha en este embrollo: Shane Larkin ha recibido una importante oferta de los Boston Celtics y volverá a la NBA. Catalanes y vascos se quedan sin uno de sus objetos de deseo, pero la sensación es de mayor derrota de los culés, pues Querejeta al menos ha logrado que el jugador no vista la camiseta de un directo rival la próxima temporada. El viernes 21 se firma el acuerdo definitivo para la renovación por tres temporadas de Adam Hanga en el Baskonia, que sin embargo no se anuncia oficialmente por la entidad de Zurbano hasta el domingo 23. Cuando todo parece haber acabado, Mundo Deportivo publica que Hanga ha denunciado al club por los impagos del final de temporada. Apenas unas horas más tarde, el jugador recibe una transferencia de una cifra próxima a 100.000 euros, hecho del que informa también el diario catalán y que puede confirmar Libertad Digital. Tras ello, el club vitoriano emite un comunicado anunciando estar al corriente de pagos con su jugador.

Así ha sido el último mes de una de las grandes estrellas de la Liga Endesa, a lomos de un derecho de tanteo al que muchos critican, seguramente no sin razón, pero que desde luego sirve para mantener entretenido al aficionado al baloncesto en verano, entre quinielas de fichajes y especulaciones sobre movimientos varios. Y de hecho, esta historia no ha terminado ni mucho menos. A día de hoy, garantizar que Hanga jugará en el Buesa Arena la próxima temporada sería, cuanto menos, arriesgado.