La opinión del abogado general de la UE no afecta al servicio actual de Uber

El dictamen del abogado general de la Justicia de la UE señala que el transporte entre particulares exige licencia, pero no afecta a licencias VTC.

Lm/Agencias | 2017-05-11

Un abogado general del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) consideró este jueves que Uber es una empresa de transporte y no una plataforma digital, de modo que las autoridades nacionales pueden exigirle licencias y autorizaciones como las que precisan los profesionales del sector del taxi o de vehículos con conductor (VTC).

El abogado general Maciej Szpunar del TJUE, cuya opinión no es vinculante pero suele inspirar el veredicto final del tribunal, considera así que Uber no puede beneficiarse del principio de libre prestación de servicios que el derecho comunitario garantiza a los servicios de la llamada sociedad de la información.

El TJUE, máxima instancia judicial europea, analiza el caso de Uber sobre la base de una cuestión prejudicial del juzgado mercantil número 3 de Barcelona a propósito de una denuncia que presentó la asociación catalana de taxistas Elite Taxi Barcelona contra esa plataforma estadounidense. El magistrado pidió a la corte europea que estableciera si Uber, plataforma que pone en contacto a viajeros con conductores particulares a través de su aplicación móvil UberPop, proporciona un servicio de transporte, como sostiene el sector del taxi, o si se dedica exclusivamente a una actividad de intermediación electrónica. El abogado general se decanta por la primera opción, de modo que los estados pueden exigir licencias y autorizaciones

Sin embargo, la clave es que UberPop, que operaba sin licencia, ya fue prohibida de forma cautelar por el citado magistrado de Barcelona, de modo que no funciona en España desde entonces. El dictamen no afecta, por tanto, al nuevo servicio UberX, que opera con licencias VTC, al igual que otras compañías.

El director de Uber para el Sur de Europa, Carles Lloret, ha dicho que la consideración conocida hoy no tendría "implicación alguna" por abordar el caso de la desaparecida UberPop. Lloret ha afirmado a Efeque lo que ha estudiado el abogado general del TJUE es la denuncia que presentó la asociación catalana de taxistas Elite Taxi Barcelona contra UberPop, una plataforma que ya no existe y por la que se compartían trayectos en un entorno urbano con conductores locales.

Uber "cumple con la recomendación" del abogado general del TJUE, pues "opera con transportistas que poseen licencia VTC (vehículos con conductor con licencia)". Así pues, Uber ya "es legal en España", afirma. "Ser considerados una empresa de transporte no cambiaría la operativa que actualmente tenemos en la mayoría de países de la Unión Europea. Esta decisión confirma la necesidad de un cambio normativo para que millones de personas puedan acceder a una movilidad más asequible y sostenible", añade la empresa.

Por otro lado, las plataformas de movilidad colaborativa Cabify, SocialCar y BlaBlaCar también han defendido la plena legalidad de su actividad. Cabify pone en contacto a usuarios con vehículos con conductor con licencia (VTC), mientras que SocialCar ofrece un servicio de alquiler de coches entre particulares y BlaBlaCar permite a los ciudadanos compartir vehículo y gastos.

La fundadora y consejera delegada de SocialCar, Mar Alarcón, ha asegurado que esta plataforma, creada en 2011 y pionera en ofrecer el servicio de alquiler de coches entre particulares en España, opera "con total garantía", adaptándose a la regulación existente en cada territorio. Alarcón ha comentado, en cualquier caso, que "la regulación nunca puede ir al ritmo de la innovación, porque si no, no sería innovación", y ha apostado por ir adaptando la regulación existente a los nuevos servicios que demanda la sociedad. "Si la gente lo utiliza es por algo y la regulación no tiene otra que adaptarse", ha declarado.

Por su parte, el director general de Cabify, Oriol Sanleandro, ha reivindicado que esta app opera "de forma cien por cien legal", ya que todos sus conductores cuentan con licencia VTC para el transporte de viajeros. "Siempre hemos intentado hacer las cosas bien en todos los países", ha destacado Sanleandro, que espera contar con un "buen número" de licencias en España para seguir operando aquí.

Pese a ello, Cabify es objeto de ataque por parte de un sector del taxi que ve intrusismo en este servicio y ha protagonizado algunos enfrentamientos e incidentes, tanto en España como en otros países. Sanleandro ha condenado los actos violentos –a principios de mes quemaron nueve coches de Cabify en Sevilla– y ha afirmado que no benefician a ninguna de las partes. "Los más perjudicados son los usuarios", ha recalcado. Cabify desembarcó en Barcelona a finales de 2016 con 50 vehículos, aunque su objetivo es quintuplicar esta cifra de aquí al verano, hasta alcanzar los 250 coches con conductor.