Iberdrola prevé aumentar su beneficio a un ritmo del 7,5% anual

Elevará entre un 20% y un 30% el dividendo en 2020, hasta los 0,37 o 0,4 euros por acción.

Lm/Agencias | 2017-02-22

Iberdrola ha revisado al alza sus previsiones para el periodo 2016-2020, incrementando sus inversiones hasta los 25.000 millones de euros, 1.000 millones de euros más de las previstas inicialmente en su plan estratégico, y su estimación de beneficio neto a un crecimiento medio anual del 7,5%, frente al 6% anual anterior, según informó la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En concreto, con este nivel de crecimiento en su beneficio neto, las ganancias de la energética se situarán en 2020 en el entorno de los 3.500 millones de euros, casi un 30% más que los 2.705 millones de euros obtenidos en 2016. De la cifra total de 25.000 millones de euros de inversiones para el periodo, que se emplearán en buena parte en nuevas renovables en Estados Unidos, en torno al 90% se destinará a actividades reguladas o con contratos a largo plazo. Así, un 42% se destinarán a redes, la misma cifra a renovables y un 7% a generación regulada. Estas áreas aportarán el 81% del resultado bruto de explotación (Ebitda) del grupo en 2020.

En concreto, 10.300 millones de euros de las inversiones en el periodo se destinarán al área de redes, de los cuales más de la mitad se focalizarán en Estados Unidos, mientras que 9.500 millones de euros irán a renovables, principalmente a Reino Unido (45%) y Estados Unidos (40%), incrementando en 4.600 megavatios (MW) su potencia instalada. Mientras, la inversión del grupo energético destinada al área de generación ascenderá a 4.900 millones de euros en el periodo 2016-2020.

La compañía también diversificará sus inversiones por divisas, realizando la mayor parte (48%) en dólares, un 29% en libras, un 20% en euros y un 3% en otras monedas. El 60% se destinará a países con rating 'A'. En lo que se refiere al Ebitda, el grupo prevé un aumento a un ritmo medio anual del 6%, hasta rondar los 10.000 millones de euros al final del periodo. La compañía presidida por Ignacio Sánchez Galán prevé, además, generar un flujo de caja operativo (FFO) de 35.000 millones de euros al final del periodo 2016-2020.

Mantendrá el 'pay-out' entre el 65% y el 75%

En lo que respecta al dividendo, considera que esta buena evolución permitirá incrementar progresivamente la remuneración anual al accionista que, en 2020, se situará entre 0,37 y 0,40 euros brutos por acción, según las nuevas previsiones, lo que supone un aumento del 20% o 30% con respecto a los 0,31 euros de retribución para 2016.

A lo largo del periodo se mantendrá, en cualquier caso, un suelo de 0,31 euros brutos anuales por acción, manteniendo el pay out entre el 65% y el 75%. La compañía prevé mantener su programa de dividendo flexible, así como los programas de recompra de acciones propias para su posterior amortización, con el objetivo de mantener el número de títulos del grupo en torno a 6.240 millones.

El plan actualizado de la energética adelanta en más de un año los previsiones de crecimiento e incrementa la potencia instalada en 8.200 MW. Así, en 2020, la potencia total alcanzará los 50.550 MW, de los que 29.650 MW serán renovables o hidroeléctricos.

Supera las estimaciones

Iberdrola ha superado sus estimaciones para el periodo 2014-2016, obteniendo un beneficio neto 188 millones de euros mayor del previsto para el final del trienio y acumulando un crecimiento medio anual en términos de Ebitda del 5,9%, frente al 4% que se había marcado como objetivo. Asimismo, el grupo ha incrementado un 55% la rentabilidad para el accionista durante el periodo 2014-2016, frente al 18% del índice Eurostoxx50 y el 14% del Eurostoxx Utilities.