El Ayuntamiento de Madrid no aclara el coste de la gran consulta de Carmena

Olivia Moya

Carmena señaló que su Gobierno ha alcanzado un “hito al que queríamos llegar: estamos votando. (…) La ciudad no es de nadie, es de todos”.

O. Moya | 2017-02-13

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y el delegado del Área de Participación Ciudadana, Transparencia y Gobierno Abierto, Pablo Soto, depositaron este lunes su voto, participando así en la gran consulta ciudadana organizada por ellos sobre el futuro de la Plaza de España y la Gran Vía, así como otras cuestiones que afectan a seis distritos de la capital.

"Seguro que los que me conocéis bien detectáis en mi cara que tengo unas pocas ojeras. Las malas lenguas dicen que es por la paternidad, pero además esta noche se me ha juntado con una ilusión que me ha recordado a mi propia infancia con la noche de Reyes y tiene que ver con una cosa muy importante que está ocurriendo hoy en Madrid y es que por primera vez la ciudadanía tiene la capacidad de decidir de manera directa hacia dónde va la ciudad", comenzó señalando Soto.

Es "un hito: estamos votando"

Por su parte, Carmena quiso destacar este proceso de participación como un "hito al que queríamos llegar: estamos votando". "Es algo que estaba en la Constitución y no había acabado de formalizarse como tal: cómo aumentar la participación ciudadana para poder decir lo que les gusta y no les gusta".

"La democracia, que es ese sistema que se demuestra en el mundo que es el único que permite la justificación del poder, de lo público, debe ser algo de todos. Y la esencia misma de la democracia es la esencia de la participación de cada uno de nosotros como personas, como ciudadanos para mejorar lo de todos. Es ese acto tan grande en el que cada uno piensa en lo de los demás: piensa en la ciudad, piensa en lo de todos. Y es bonito recordar que la ciudad no es de nadie, es de todos. Y por eso queremos que todos puedan decir por dónde creen que debe ir la ciudad".

No obstante, los periodistas convocados se interesaron por conocer el coste que este proceso va a suponer para todos los madrileños. Sin embargo, únicamente obtuvieron por respuesta, a pesar de que se insistió varias veces en este asunto, contestaciones difusas y cifras sin concretar.

"Todas las personas han recibido un sobre en su casa para poder ejercer el voto por correo y eso incluye un sobre con franqueo pagado. Esos sobres van a costar más o menos en tanto cuando se envíen más o se envíen menos. Si hay mucha participación será un poco más caro y si hay menos participación será un poco más barato, pero por una vez esperamos que sea caro", señaló Soto.

Pero, ¿y la publicidad en marquesinas de autobuses, la cartelería impresa con la que está empapelada la ciudad, cuánto el coste en campañas publicitarias en los medios? "El ensobrado, la impresión de papeletas, no sólo las que se han enviado por correo sino también la de las mesas electorales, estamos hablando de 180.000 euros si no recuerdo mal", respondió el concejal de Ahora Madrid tirando de memoria. "Por ponerlo un poco en perspectiva, unas elecciones generales cuestan en torno a 160 millones de euros", dijo comparando esta votación sobre asuntos concretos sólo en la capital con unos comicios en toda España.

"Las urnas las hemos comprado", y éstas han costado 17.000 euros, "pero ya tenemos urnas para todas las votaciones que tengamos que hacer". Lo mismo va a ocurrir con las banderolas, que serán una inversión, dijo, para futuras votaciones. "Para ello hemos tenido cuidado en no poner propuestas o fechas para poder rescatar esas banderolas para poder utilizarlas en futuras votaciones".

"El coste principal es el envío postal y para ver cuánto es la cifra final tenemos que esperar a tener las cifras finales de participación", señaló. La publicidad en medios propios del Ayuntamiento (autobuses, banderolas, las marquesinas, pantallas municipales) "tenemos esas cifras pero no las tengo aquí, creo recordar que era en torno a 40.000 euros las marquesinas… Pero eso son medios propios del Ayuntamiento y eso lo que quiere decir es que estamos pagándonos a nosotros mismos. Nosotros gastamos desde el área de Participación un dinero para que los autobuses pongan una publicidad, pero ese dinero lo ingresa la empresa municipal de transportes porque usamos los medios del Ayuntamiento", afirmó.

"Otra cosa son los medios publicitarios que hagamos en medios de comunicación". Y sobre eso no quisieron dar una cifra aproximada del dinero gastado. "Las campañas por ejemplo en redes sociales son campañas donde no se hace un precio cerrado, sino que se ve según funciona la campaña… Es por registro. Entonces si la campaña mediáticamente funciona muy bien será más cara pero conseguirá muchos resultados y si no funciona será más barata pero conseguirá menos resultados".

Desde Ciudadanos ya han realizado una petición de información acerca de esta cuestión. Esperan obtener una respuesta esta semana, según informó su concejal Silvia Saavedra a LD. El PP avanzó que también preguntarán a este respecto al Ejecutivo municipal.

"Carece de garantías democráticas"

De hecho, su portavoz, Esperanza Aguirre, habló este lunes sobre esta votación por ser "un intento por conseguir una base de datos ideológica de los madrileños". Tal y como desgranó Aguirre en una rueda de prensa, "el voto no es secreto": tenemos la papeleta y dice que es obligatorio rellenar los datos, y datos y voto van en el mismo sobre".

"La señora Carmena no quiere oír la opinión de los madrileños; el proceso está teledirigido para lo que le conviene a Carmena". Por ejemplo, Aguirre indicó que la propuesta de los vecinos de Valdebebas para evitar la construcción de un ARTEfacto, denominada STOP ARTEfacto, tiene 2.075 adhesiones. "Resulta que el décimo proyecto tiene 200, y eso se vota, pero el ARTEfacto, no", precisó.

Para la portavoz del PP en el Ayuntamiento, "lo más gordo es que el proceso carece de garantías democráticas porque el voto no es secreto" y "las urnas estarán sin supervisar". "Esto permite usurpar la identidad de otro. Nadie garantiza que el resultado sea el producido", advirtió.

Hasta el domingo 19 de febrero

Las personas que quieran participar, que deben estar empadronadas en Madrid y ser mayores de 16 años, pueden emitir su decisión en la web de Decide Madrid hasta el próximo domingo 19 de febrero a las 23.59 horas, registrándose previamente, y en mesas que están repartidas por toda la ciudad, mostrando su documento de identidad. En la web decidemadrid.es se pueden consultar los mapas con la dirección y horario de las mesas. De lunes a viernes se han habilitado más de 60 urnas en juntas de distrito y en centros municipales, mientras que el fin de semana habrá más de 80 mesas ubicadas en centros municipales y en calles y plazas como Cibeles, Puerta del Sol, Callao, Lavapiés, Carlos V o Plaza de España, entre otras.

Las cerca de 130 mesas que estarán por toda la ciudad durante la semana de votación están atendidas por unos 900 Voluntarios por Madrid y colaboradores que han recibido la correspondiente formación.

El escrutinio público de los votos se realizará el lunes 20 de febrero en dependencias municipales, en concreto en una de las naves de Matedero. La participación total se conocerá a partir del 21 de febrero. Además, toda la ciudadanía está invitada a participar como observadora, tanto en el proceso de votación como en el escrutinio final.