Un pueblo de Italia erigirá una estatua de Trump para su Parque del Honor y el Deshonor

Una estatua de 200.000 euros, en mármol y reproduciendo al nuevo presidente de EEUU es la apuesta de un pueblo toscano para el turismo.

LD/Agencias | 2017-02-07

La localidad italiana de Vagli Sotto, situada en la región de la Toscana, levantará una escultura en mármol del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que costará 200.000 euros –aportados por inversores privados– y que estará terminada para este verano.

"Ya hemos adquirido el mármol y se lo hemos dado al escultor. La estatua la queremos lista para este verano", dijo a Efe el alcalde de este municipio, Mario Puglia, del partido de centroderecha Lista Civica: Uniti per Migliorare Ancora.

Se trata de una llamativa decisión que tiene como objetivo servir de atractivo turístico: "Es una promoción de nuestro territorio, queremos duplicar la cifra de turistas", confiesa.

Apostando por el turismo

El municipio de Vagli Sotto se sitúa en la provincia de Lucca, a los pies los Alpes Apuanos, y tiene unos 1.000 habitantes. El verano pasado recibió a 250.000 turistas, ilustra el alcalde, una cifra que el Ayuntamiento quiere ahora duplicar con la creación de lo que han llamado el Parque del Honor y del Deshonor.

Se trata de un parque, ubicado próximo al Lago di Vagli, que cuenta con estatuas de "personajes contemporáneos que han sido o son influyentes de alguna manera, o en el bien o en el mal".

Así por ejemplo, en este parque ya es posible encontrar la estatua del excapitán del Costa Concordia, Francesco Schettino, condenado en mayo de 2016 a 16 años de prisión por el naufragio del crucero en 2012 frente a las costas de la isla toscana del Giglio, un suceso en el que murieron 32 de los 4.229 pasajeros a bordo.

Pero también se puede ver una estatua en honor al comandante de la capitanía de Livorno, Gregorio De Falco, que llamó varias veces a Schettino para que regresara a bordo del crucero e informase de la situación y de los muertos que ya se habían producido.

Ahora, se sumará a ellos una escultura de presidente republicano de Estados Unidos. "No queremos entrar en la cuestión de si será un buen o mal presidente", explica Puglia, aunque al mismo tiempo no esconde su simpatía por el mandatario: "Es una persona que ha mantenido aquello que ha dicho en campaña electoral".

De momento, Trump estará colocado en medio del parque, en una zona neutra en la que se mantienen "las figuras antes de determinar si merecen estar en un lado o en otro". Después, "será la historia la que decida en qué zona, si en la del honor o en la del deshonor, merece estar", dice Puglia.