Cómo correr sobre lluvia o nieve

Llega el invierno y el frío, la lluvia y la nieve son protagonistas. ¿Debemos dejar de practicar running por unas condiciones metereológicas adversas?

Libertad Digital | 2016-12-27

El frío invierno invita a quedarse en casa con la mantita. Con lluvia o nieve es difícil moverse del sofá. Pero cuidado, la hibernación total no es saludable para el cuerpo. Es un hecho que en los meses de frío comemos más, como también que cuando las condiciones externas son adversas nos da pereza salir a hacer deporte al exterior. Sin embargo, todas las barreras pueden superarse, incluso la más importante a la que debemos enfrentarnos: nuestra cabeza.

nievenocturna.jpg
Las carreras sobre nieve, una experiencia llena de retos

Si nos mentalizamos, podemos con todo. Los beneficios que nos reporta ejercer running en pleno invierno, nos debe motivar lo suficiente como para no quedarnos varados en nuestra casa. Felicidad, salud, liberar estrés, relajarnos, sentirnos mejor con nosotros mismos, son alicientes más que suficientes para pegar un brinco y ejercitar nuestros músculos.

La lluvia y la nieve pueden ser nuestros enemigos, pero solo si no tomamos las medidas adecuadas. Al final, más que un obstáculo, la lluvia y la nieve son dos elementos que podemos tomar como excusa para no salir a correr.

Usar el sentido común

Es la única razón que nos debe servir para echarnos atrás. Si nos encontramos con lluvia o nieve extrema que pueden ocasionar la incorrecta realización de la actividad física, igual debemos aplazar nuestra idea de salir a correr.

Claves para correr sobre nieve o lluvia

Si finalmente decimos salir a ejercitarnos, debemos seguir una serie de pautas para completar un entrenamiento pleno.

Es fundamental un buen calentamiento puesto que el músculo tiene que lograr un óptimo flujo de sangre y temperatura para poder rendir. Se suele recomendar hacer un trote progresivo para ir subiendo pulsaciones poco a poco, y, a continuación, los ejercicios dinámicos para activar musculatura.

Lo más conveniente es vestir diferentes tipos de capas dependiendo de si queremos aislarnos del frío, de la lluvia o de la nieve. Lo ideal es una prenda que nos proporcione un aislamiento térmico pero, a su vez, y dependiendo de la temperatura exterior, que sea ligera y convenientemente transpirable. Para días de lluvia o nieve se recomienda alguna prenda en la que prime la capa impermeable. Además, también existen accesorios como guantes y gorros de diferentes materiales.

Si hablamos de calzado, encontramos algunas limitaciones, puesto que, según lo normal para una zapatilla de correr, es tener un exterior más aireado para que sea más transpirable, ligera y flexible. Aunque es cierto que para modalidades como el trail, los materiales son algo más cálidos y muchas marcas ofrecen la posibilidad de utilizar calzado impermeable.

El antes es igual de importante que el después. Hay que tener preparada una ropa de recambio para cuando finalicemos el entrenamiento más activo. Debemos llevar todo tipo de ropa de repuesto. Si nos quitamos la ropa más húmeda o sudada y nos abrigamos pronto con ropa aislante, lograremos evitar resfriados. Cuando llueve o nieva, y sobre todo si es con mucha intensidad, debemos cambiarnos toda la ropa, incluidos calcetines y zapatillas, ya que muy probablemente esté todo empapado. De nada sirve que nos cambiemos los calcetines, por ejemplo, si luego nos ponemos las zapatillas mojadas de nuevo.

Por ello, también es recomendable siempre llevar una toalla, para secarse todo lo posible antes de ponernos las prendas secas.

Correr durante el invierno con lluvia y nieve es muy diferente respecto a las demás temporadas del año. Tu cuerpo se agotará más rápidamente y recurrirá a sus reservas de energía en cuestión de minutos. Bebe mucha agua para mantenerte hidratado y lleva contigo algunas barras de cereales o nueces para mantener tu cuerpo a tope de rendimiento.

Correr sobre nieve o lluvia, un bonito reto

Ha empezado el invierno y con él las dificultades para salir a correr al aire libre. La lluvia, el viento e incluso la nieve pueden convertir tu salida en un infierno, pero si estás debidamente equipado para combatir las inclemencias meteorológicas la experiencia puede resultar novedosa, divertida y motivadora.

Ya sea en el campo o la ciudad, la ropa y el calzado deportivo adecuado sumado a una buena alimentación e hidratación y una motivación suficiente pueden hacer que llegues a disfrutar del running en invierno. De ti depende.

-

-

hqdefault.jpg