El hombre que destapó Gürtel: "Correa era el jefe de la nave, con un poder enorme en el Partido Popular"

Fernando Lorente

José Luis Peñas, el delator de la trama, ha descrito la "amistad" entre Aznar y Correa. Acusa a Rajoy de saberlo y "mirar para otro lado".

Fernando Lorente | 2016-12-13

José Luis Peñas puso la primera piedra para el posterior vía crucis de Francisco Correa. El hombre que entregó a la Policía 80 horas de conversaciones grabadas con el presunto cabecilla del caso Gürtel, un "delator", "traidor" y "mentiroso" para Don Vito, ha insistido en que Mariano Rajoy conocía "todo lo que pasaba", especialmente las actividades supuestamente corruptas en Arganda del Rey, y "miró para otro lado". En su comparecencia como acusado, ha explicado que el líder de la trama actuaba "con el aval de que era amigo de José María Aznar". Correa era "el jefe de este aparato, el que llevaba la nave con el timón firme y sabía dónde quería ir". En definitiva, "era archiconocido y con una enorme influencia. Sin estar dentro de la Ejecutiva, tenía un poder enorme en el Partido Popular".

Aunque se considera un "ciudadano ejemplar" por desmantelar la Gürtel, José Luis Peñas no se comportó siempre como tal. Según la Fiscalía Anticorrupción, se apropió de importantes sumas de dinero público en el Ayuntamiento de Majadahonda, al que entró en 2001 como asesor para "implantar la imagen del alcalde Guillermo Ortega en el municipio, porque en las urbanizaciones no era muy conocido". También habría participado del supuesto enriquecimiento ilícito de la red de corrupción, fraccionando facturas y amañando contratos a favor de las empresas de Correa. Se le aplicará la atenuante de confesión en virtud de su colaboración "esencial en la averiguación del delito y en el descubrimiento de sus responsables", pero antes el exconcejal se enfrenta a seis años y cinco meses de cárcel.

Influencia en el Partido Popular

Francisco Correa es la cúspide en el escalafón dibujado por Peñas. No solo en el entramado Gürtel, también en el Partido Popular: "Todo el mundo sabía quién era, era archiconocido" porque organizaba los actos electorales y "estaba a la derecha del presidente" Aznar. El exconcejal de Majadahonda ha señalado como pruebas la presencia del cabecilla en bodas de relumbrón, como el enlace entre Ana Aznar y Alejandro Agaj: "Si te invitan a la boda de la hija del presidente, un mindundi no eres". De todos modos, ha sido a Mariano Rajoy a quien el delator ha colocado como "el mayor responsable político".

El supuesto cabecilla confió en él, como demuestran las grabaciones que inauguraron el sumario. Y después de tanto tiempo, siete años desde la confesión, lo único bueno que ha dicho de quien fuera su amigo es que "trabajaba con magníficos profesionales", aunque con el único objetivo de introducirse en municipios. Fuego cruzado como respuesta a Correa, que durante su intervención reclamó a Peñas que fuera "honesto, al margen de toda la historia personal". El líder de la Gürtel describió su decepción con este acusado, al que acogió en su casa y su hija llamaba "tío Pepe". Criticó que, junto con una antigua administradora de sus empresas, Isabel Jordán, y el exconcejal de Majadahonda Juan José Moreno, habían organizado un trío de cooperación con el único objetivo de hacerle "daño".

Radiografía del grupo Correa

La cercanía con el capo permite a Peñas radiografiar el denominado grupo Correa, los componentes del corazón de la Gürtel. "Paco era el jefe de este aparato, el que llevaba la nave con el timón firme y sabía dónde quería ir y qué quería hacer en cada momento". Pablo Crespo, exsecretario de organización del Partido Popular en Galicia, "era el segundo de la nave". El Ministerio Público atribuye a José Luis Izquierdo la labor de contable: "Era taciturno –ahora padece una depresión–, una persona sencilla. Es evidente que no está en ningún proceso de toma de decisiones. No es tanto como lo han puesto aquí, que parece que no sabe hacer nada. Era un mero administrativo de confianza porque llevaba toda la vida al lado de Francisco Correa".

También se ha referido a Isabel Jordán, una antigua administradora de las empresas de Gürtel que se fue regañada con el grupo Correa, supuestamente por comprarse bolsos y artículos de lujo con el dinero de las sociedades: "He coincidido con ella en alguna ocasión por los pasillos del Ayuntamiento de Majadahonda. Era una persona agradable, la única persona agradable de la organización".

Tranquilo y orgulloso

José Luis Peñas no se ha esforzado en los detalles sobre el entramado societario fuera de España, sobre el que "Correa mantenía cierto mutismo y no tenía un conocimiento fehaciente". Tampoco ha hecho demasiada referencia a las comisiones que habría cobrado por manipular adjudicaciones públicas, ni la Fiscalía le ha apretado las tuercas en este sentido. En conclusión, el exconcejal se siente "tranquilo" y "muy orgulloso", y se ha atrevido incluso a dar una lección al público general: "Se puede luchar contra la injusticia y la corrupción desde la posición de ciudadano".

Continúan las comparecencias de los 37 acusados en el Plenario donde se juzga la primera época de actividades de Gürtel, las actividades enmarcadas entre 1999 y 2015. Cuando concluya la intervención de José Luis Peñas será el turno para otro exconcejal de Majadahonda, Juan José Moreno, que se enfrenta a 24 años y dos meses de prisión por los delitos de asociación ilícita, cohecho continuado en concurso con falsedad documental, fraude continuado a las Administraciones y malversación y falsedad continuadas.