La incertidumbre política de EEUU... ¿reduce el consumo de donuts?

La campaña electoral de EEUU está haciendo mella en consumidores y franquicias de la cadena Dunkin' Donuts, según la empresa.

Libre Mercado | 2016-10-23

Hace unas semanas, el consejero delegado de Telepizza, Pablo Juantegui, aseguraba una bajada de ventas de pizza causada por la incertidumbre política que aún vive España. Las redes sociales, que no tardaron en hacerse eco de estas declaraciones, se inundaron de bromas y comentarios. En este caso, no son las pizzas, sino los donuts los nuevos afectados por el futuro Gobierno de EEUU.

La conocida marca Dunkin' Donuts, que engloba franquicias de cafeterías especializadas en donuts, ha anunciado una situación que bien puede compararse con la que sucedió en España hace unas semanas. La campaña electoral de EEUU está haciendo mella en sus consumidores y franquicias, según han anunciado desde la compañía.

"Los franquiciados abrirán menos establecimientos de donuts y cafeterías debido a la incertidumbre existente sobre la economía y las regulaciones", según Dunkin' Brands Group Inc. Nigel Travis, CEO de la compañía, ha relacionado el empeoramiento de los resultados con "los cambios en el precio del petróleo, la regulación alimentaria y, por supuesto, el efecto de las elecciones presidenciales". "Estaremos agradecidos de que todo pase", afirmó.

La compañía, que espera tener entre 430 y 460 establecimientos a finales de año, ha revelado que algunas franquiciados están retrasando planes de aperturas hasta el 8 de noviembre, momento en el que la trayectoria política estará desvelada, informa Reuters.

Los cierto es que no está muy claro si las elecciones afectan al consumo de forma tan directa y, sobre todo, tan inmediata. El año pasado, investigadores de Princeton y Chicago encontraron una relación entre las elecciones y los hábitos de los consumidores, pero se refería a un gasto más a largo plazo. Otro estudio, publicado hace una semana por la Universidad de Michigan, reflejaba la mayor bajada del índice de confianza del consumidor desde el mes de agosto de 2014.

"Las dueños de las franquicias no saben en qué dirección irá todo en términos de gobierno. Una vez se sepa la dirección en la que vamos, estarán en disposición de tomar decisiones", afirma Travis. Las franquicias no tienen preferencias por uno u otro candidato, pero tendrán que adaptar sus planes de negocio a las propuestas ecnómicas de Donald Trump o Hillary Clinton