Un grupo de okupas asalta una sucursal en Madrid para sustituir euros por canicas

Un grupo de antisistema ha okupado una antigua oficina de Bankia en el barrio de Lavapi├ęs, imitando al barcelon├ęs Banc Expropiat.

Libre Mercado | 2016-10-21

El madrileño barrio de Lavapiés tiene nuevos vecinos. Se trata de un grupo de antisistema que ha okupado una antigua sede de Bankia situada en el número 2 de la calle Huerta del Bayo.

Se hacen llamar Comunidad de Intercambio La Canica y se definen como "una red de intercambio de bienes y servicios con una moneda social propia y bellísima llamada, claro está, la canica". Tal obsesión tienen estos okupas por este mítico juguete que han bautizado el banco del que se han adueñado como el Canica Bank.

Los numerosos eufemismos que utilizan para justificar este atentado a la propiedad privada son muy llamativos. El Canica Bank es "un espacio que vecinas y habitantes de diversos barrios utilizan hoy para avanzar en el, digámoslo así, turbulento proceso autogestionario que vive la ciudad en los últimos años y empezar a coordinar distintos proyectos y herramientas sofisticadas que, sin ser muy conocidas, hemos sabido construir durante todo este tiempo", explican en su web.

Según Crónica Global, este colectivo no es otro que una especie de filial del local okupado conocido como Banc Expropiat en el distrito barcelonés de Gracia.

Los antisistema definen su nueva divisa, la canica, como "una moneda social operativa para poder realizar intercambios minimizando la necesidad de recurrir a euros". Con sus canicas también pretenden "reducir nuestra dependencia del trabajo asalariado (quien lo probó lo sabe)". En su cuenta de Twitter los mensajes anticapitalistas son constantes.

Más graves son, si cabe, sus amenazas a seguir okupando sucursales en la capital. Y es que la de Lavapiés no será la única, ya que "ampliar nuestra cosecha expropiando un par de bancos en cada barrio puede ser, desde luego, una buena manera de disfrutar nuestras victorias".

Celebran "pese a que haya, es cierto, menos manis" que "componemos un enorme mundo común cuyos recursos o cuya economía cabe pensar como propia". También le dedican un espacio a enviar "cien besos a las compañeras de la Bankarrota en Moratalaz, y por supuesto otros cien a las del Banc Expropiat en Gracia, quienes supieron generar un terremoto feliz cuyos efectos resuenan hoy en el Banco Expropiado La Canica".