Franco cabalga de nuevo por Barcelona, pero sin cabeza

Pablo Planas

El Ayuntamiento de Barcelona instala la estatua decapitada de Franco y la Victoria de Marès frente al Museo del Borne.

Pablo Planas (Barcelona) | 2016-10-17

Protegido por un endeble vallado del Ayuntamiento y asentado sobre unos raíles, los restos de una estatua ecuestre de Franco reposan, de momento, en la plaza del Borne de Barcelona, justo delante del Mercado que el nacionalismo considera el epicentro de la caída de la ciudad a manos de las tropas borbónicas en 1714. Junto a la estatua de Franco, obra de Josep Viladomat, la Victoria de Frederic Marès que durante el franquismo y los primeros años de la Transición sustituyó a la estatua de la República, obra del antedicho Viladomat, en la encrucijada entre la Diagonal y el paseo de Gracia.

La "instalación" responde a un proyecto cultural titulado Franco, Victoria, República: Impunidad y espacio urbano y ha sido programada por el Ayuntamiento en el Borne, denominado Centro de Cultura y Memoria desde que fue abierto para los fastos del tricentenario de la Guerra de Sucesión. De ahí que la presencia de Franco no sea del agrado de los partidos nacionalistas. Ni ERC ni Convergencia asistirán a la inauguración oficial de la muestra, este lunes. Tampoco el PP y Ciudadanos porque consideran que la intención de la alcaldía es enfrentar a los barceloneses.

Lo cierto es que el anuncio de la exposición desató una fenomenal bronca entre ERC y el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello. Los separatistas consideran que se profana un espacio sagrado mientras que los podemitas subrayan que se trata de una denuncia de la Dictadura y que Franco está sin cabeza. En la mañana del lunes, cuando los operarios instalaban la estatua, un individuo le arrojó huevos y declaró a la prensa que la exposición era un "insulto" para los catalanes.

franco-exposicion-borne-ld-1.jpg
LD

La reacción mayoritaria de los ciudadanos es de estupor. Franco y su caballo desaparecieron del castillo de Montjuich a mediados de la pasada década y fueron trasladados a unos depósitos municipales. En una inspección rutinaria en 2013 se descubrió que alguien, probablemente por encargo de algún coleccionista, había cercenado limpiamente la cabeza con una sierra de precisión. En cuanto a la Victoria, fue retirada de la circulación años antes.

La muestra es autoría de la arquitecto alemana Julia Schulz-Dornburg, residente en Barcelona desde 1991, y con una larga trayectoria de instalaciones, exposiciones e intervenciones en el espacio público. Su proyecto ha logrado un gran eco mediático, incluso mayor que cuando Ada Colau tuvo la idea de colocar de modo experimental unos urinarios públicos en una de las fachadas laterales del Borne. Fueron retirados días después. En este caso, la exposición debe durar hasta el 8 de enero.

Incidentes durante la inauguración

En la tarde de este lunes y durante la inauguración oficial, a cargo del teniente de alcalde Pisarello, firme defensor de la performance, se han producido incidentes cuando jóvenes de ERC y convergentes han intentado acceder al recinto del Borne. Afuera, estas personas cubrían de esteladas y pancartas tanto la estatua de Franco como la de la Victoria. Pisarello ha atribuido los enfrentamientos, en los que también han participado algunos vecinos, según reporta Crónica Global con un vídeo de los incidentes, al proyecto general de Colau y no a la incoveniencia de exhibir la parafernalia monumental del franquismo. "No queremos que la impunidad del franquismo esté cerrada en un almacen", declaró el segundo de Ada Colau.