Iglesias, contra la campaña de Errejón: "Se nos percibió como mentirosos al decir que éramos socialdemócratas"

Míriam Muro

Ni la noche electoral de este domingo silenció la batalla interna en Podemos. 

Míriam Muro | 2016-09-25

Ni la noche electoral de este domingo silenció la batalla interna en Podemos. Horas antes de conocer los resultados de los comicios gallegos y vascos, Pablo Iglesias pronunció la ponencia de clausura en la "universidad" que el partido celebraba desde el jueves en la Universidad Complutense. Desde el escenario, Iglesias lanzó un aviso a los errejonistas: "Las corrientes pueden ser invitaciones legítimas al debate, pero no partidos dentro del partido", y cargó contra su número dos criticando su estrategia en la pasada campaña: "Perdemos credibilidad cuando tratamos de presentarnos como moderados en la formas. Al incidir sobre una palabra que se asociaba a la moderación, al no dar miedo, se nos percibió como unos mentirosos al decir que éramos socialdemócratas".

"Creo que si nos obsesionamos con parecer lo que no somos, con no dar miedo, me temo que ni conseguimos traer a los que faltan y por desgracia se nos van unos cuantos de los que están", avisó a Errejón.

Iglesias puso como ejemplo la "situación política que se está viviendo en Europa", y afirmó que "en un momento como este, lo que está funcionando son los discursos beligerantes y destituyentes". "Por desgracia –añadió– en un sentido progresista solo en España". "Pero los que están siendo capaces de abrir grietas en los sistemas tradicionales de partidos en Italia, en Alemania y en el Reino Unido suenan hard, suenan duros".

El debate sobre el PSOE

Pero estos no fueron los únicos mensajes que lanzó Iglesias desde el escenario este domingo. Se refirió también a uno de los debates que se están produciendo estos días en Podemos y que están generando importantes enfrentamientos en el seno del partido: el de cómo tratar al PSOE.

Iglesias aseguró que en su dirección hay miembros que piden "darle al PSOE la investidura a cambio de nada, un cheque en blanco" y dicen que "se estrellen ellos solos con 85 diputados", una postura que no comparte el líder de Podemos ya que cree que "el problema es que a lo mejor se estrella el país". "Otros, dicen que les apoyemos a cambio de un programa social, pero todos sabemos que los papeles se los lleva el viento", añadió. Así las cosas, el líder morado mantuvo que su postura es la de pedir al PSOE entrar en un hipotético Gobierno. "Tendremos que tener este debate sin que nos desangre", aseguró.

La transversalidad

Y por si los mensajes que ya le había lanzado al número dos de Podemos no fueran suficientes, Iglesias incluso tomó uno de los conceptos más utilizados por Íñigo Errejon, el de la "tranversalidad", y aseguró que "ser transversal no es un debate entre los que se quieren parecer al PSOE o a no sé que. El debate de la transversalidad es el de la politización del dolor, no el de parecerse a otros partidos. Ser transversal no es parecerse al PP o al PSOE, es parecerse a la PAH", aseguró.

Iglesias terminó su ponencia lanzando un aviso a navegantes: "La próxima dirección política de Podemos no puede ser ni errejonista ni echeniquista ni anticapitalista, tiene que ser la dirección de la organización que está a llamada a liderar un espacio político más amplio para todos. Si existe el pablismo, desaparece Podemos", afirmó.

"La corrientes pueden ser invitaciones legitimas al debate pero no partidos dentro del partido que se constituyan como aparatos que pueden conquistar el conjunto. Eso no solo haría que nos pareciéramos a los partidos viejos sino que inhabilitaría nuestro instrumento político", zanjó en su conferencia el líder de Podemos.