Progresar a través del arte para ser más imaginativos, listos y productivos

Los estudios demuestran que contemplar una obra o, aún mejor, participar en el proceso creativo mejora nuestras capacidades y ayuda a la salud.

Libre Mercado | 2016-09-22

Dicen que fue Lope de Vega el primero que dijo aquello de que era hora de "pasar de las musas al teatro". O, por decirlo de otra manera, de olvidarse de la vida contemplativa y pasar a la acción, a lo que se puede tocar. No es extraño que fuera el Fénix de los Ingenios quien pronunciase la famosa frase. Al fin y al cabo, no sólo se trata de uno de los dramaturgos más talentosos que el mundo ha conocido, sino también de uno de los más exitosos, prolíficos y comerciales.

El Arte (en mayúsculas) siempre estuvo muy ligado a la vida cotidiana (en minúsculas). Contemplar la belleza de una obra tiene sentido en sí mismo. Pero eso no excluye que también tenga otro tipo de beneficios. Leer un poema, ir al cine o al teatro a ver un drama intimista, estudiar el misterio que se esconde detrás de un retrato o escuchar un cuarteto de cámara en un pequeño escenario no sólo nos sirven para evadirnos. Desde hace años, numerosos estudios apuntan a que también nos hacen ser mejores, más listos, más dispuestos a arriesgar y a ver la vida con otros ojos… incluso más productivos.

Como explica este artículo del Business Insider (sí, una publicación de negocios preocupándose al mismo tiempo de las musas y del teatro), un estudio publicado en una revista científica (Brain and cognition) hace un par de años demostraba que los visitantes de un museo ponían en marcha regiones del cerebro no sólo asociadas con la comprensión visual o el reconocimiento de los objetos, sino también con las emociones, los pensamientos internos o el aprendizaje. Es más, estudiantes involucrados en una prueba similar mostraron beneficios en "pensamiento crítico". También se descubrió que era una forma de mitigar la fatiga mental y reponer energía intelectual similar a la que se produce con un paseo al aire libre. Vamos, que nos hace más listos y sirve para que desconectemos y nos centremos mejor en el resto de nuestras actividades.

Otro estudio de la Universidad de Westminster refleja inferiores niveles de estrés entre los participantes en un programa piloto de asistencia a museos. No sólo eso, también mejoraba la actividad mental de los intervinientes y se producía más actividad en las capas cerebrales asociadas a las emociones placenteras.

Y hasta aquí hemos hablado de ver o contemplar una obra artística. Pero aún mejor es involucrarse directamente. Los expertos aseguran que pintar, escribir o componer incrementa la actividad intelectual y la capacidad de recuperación del cerebro. Las diferentes partes de nuestra mente conectan más y también mejoramos nuestra memoria, capacidad de concentración o autocontrol.

levadura-delacasaalaplaza-centrocentro_s
Fundación Santander

La promoción del arte

No es extraño, por lo tanto que la promoción del arte se haya convertido en una prioridad para numerosas empresas. Es una actuación que va dirigida a todos los aspectos citados anteriormente: promover la difusión de las grandes obras de los artistas del pasado, ayudar a los nuevos creadores y animar al ciudadano de a pie a acercarse al fenómeno artístico.

Banco Santander es una de las compañías españolas que más esfuerzo dedica a la materia, a través de Fundación Banco Santander, que trabaja también en diversas áreas como la literatura, la recuperación medioambiental de espacios naturales o las exposiciones de arte tanto en su Sala de la Ciudad Financiera de Boadilla, donde expone grandes colecciones de arte contemporáneo, además de patrocinar grandes retrospectivas como la última de Caravaggio y el Settecento en el Palacio Real. Los siguientes son sólo algunos de sus programas educativos y formativos en relación con el arte más destacados:

Cada iniciativa ayuda. Difundir el arte siempre se ha considerado un bien necesario. Ya intuíamos que nos hace más abiertos, tolerantes, cultos e inteligentes. Ahora ya sabemos que también puede ser una gran ayuda para nuestro día a día. Eso por no hablar de un sector que mueve miles de millones de euros al año, genera cientos de puestos de trabajo y es clave en la imagen exterior de España y en la promoción de nuestro turismo. Lope de Vega siempre lo supo: las musas, la inspiración, la creación y el arte nunca estuvieron reñidos con la vida diaria del ciudadano medio. Y es complicado encontrar una forma mejor de crecer en nuestras vidas. Sin duda, es una combinación ganadora y muy rentable; se mida como se mida.