Y entonces, ¿por qué han destituido a Marcelino?

David Vinuesa

Roig niega que sea por lo sucedido en el partido ante el Sporting. Tampoco se confirma una mala relación con el vestuario. 

David Vinuesa | 2016-09-07

Un día después del carrusel de explicaciones de Marcelino García Toral sobre su destitución por parte del Villarreal, seguimos sin saber por qué ya no se sienta en el banquillo amarillo. Cualquier entrenador que deja a su equipo en puestos Champions y firma una temporada tan buena como la realizada por el equipo castellonense debería tener garantizada su continuidad, a no ser que algo extradeportivo se interponga en su camino. Según todas las partes implicadas, no hay motivos claros para su destitución, pero los hechos están ahí: Marcelino está fuera de El Madrigal.

"No fue por lo sucedido en Gijón"

El presidente del Villarreal, Fernando Roig, dejaba caer públicamente días antes de la rueda de prensa de Marcelino que cosas como las sucedidas ante el Sporting de Gijón le habían ayudado a tomar la decisión de prescindir de su ya exentrenador. Hace unas horas matizaba sus declaraciones comentando que él nunca ha dudado de la profesionalidad del asturiano y que no vio nada raro en el partido entre rojiblancos y amarillos que acabó con la salvación de los primeros.

"En mis declaraciones nunca dije que lo despidiera por el partido ante el Sporting. No pronuncié ni la palabra Gijón ni nada parecido. Lo que sí dije es que hubo cosas en el final de temporada y en el inicio de la actual que no me gustaron", comentó Roig.

"No fue por su mala relación con el vestuario"

Muchos se ha hablando de la mala sintonía existente entre Marcelino y Musacchio. Entrenador y central habrían tenido más que diferencias en los últimos meses de convivencia en el vestuario y todo habría acabado con la rebelión del grupo en apoyo a su compañero.

Todas las partes niegan enfrentamiento alguno entre Marcelino y Musacchio, incluyendo al propio entrenador asturiano que, como mínimo, no ha querido entrar a valorar su relación con el vestuario.

Los resultados fueron excelentes

Si no es por motivos acontecidos fuera del terreno de juego, la destitución de Marcelino se podría entender por asuntos meramente basados en el rendimiento del equipo. Sin embargo, es imposible destituir a un entrenador que deja a un equipo humilde como el Villarreal en puestos Champions siendo sólo superado por Barcelona, Real Madrid y Atlético de Madrid.

El equipo castellonense rozó además la final de la Europa League a la que no llegó por la oposición del Liverpool en las semifinales. El papel de Marcelino en el Villarreal ha sido excelente y el rendimiento deportivo no debería ser el motivo de su salida.

Misterio sin resolver

Si la razón de la destitución de Marcelino no está basada en ninguno de los aspectos mencionados anteriormente en este artículo, ¿por qué no sigue al frente del Villarreal? El misterio se mantiene y la única explicación dada por las partes implicadas parece quedarse corta.

"Había diferentes puntos de vista en diferentes aspectos. La visión del cuerpo técnico no coincidía con la del club. Fue una despedida dura para ambos", dijo Marcelino en rueda de prensa. Estas explicaciones, lógicamente, siembran la duda sobre las verdaderas razones que provocaron el cambio de entrenador a sólo unos días de la previa de la Champions en la que el Villarreal dijo adiós a la fase de grupos de la misma.