A Río desde Siria: Yusra Mardini, brazadas de esperanza

Huyó de Siria nadando para salvar su vida y meses después compite en Río de Janeiro por una medalla.

LD/ Agencias | 2016-08-03

Yusra Mardini nadó por su vida cuando huyó de su Siria natal, hoy nada por una medalla en Rio de Janeiro. Junto a Rami Anis representa a los refugiado en la natación olímpica. El motor del bote inefable en la que cruzaba a Grecia desde Turquía con 30 personas paró de funcionar y los dejó a la deriva en el Mediterráneo. Por tres horas y media, ella, su hermana Sarah y otra mujer tomaron turnos para empujar la embarcación hasta un lugar seguro. La vida la llevó a Alemania, y de ahí... Rio.

El 5 de agosto, con "orgullo, felicidad y mariposas en el estómago" llevará la bandera del primer equipo de refugiados del COI, acompañada de Anis, su amigo de infancia, y otros ocho atletas sin patria. Pero más allá de la cruda realidad que los obligó abandonar su país, Yusra, como todos llaman a esta chica de tan sólo tiene 18 años, y Rami, de 25, prefieren ver hacia adelante. «Prefiero hablar de campeonatos, del futuro, de esperanza», dijo Rami, que dejó su natal Alepo en 2011, cuando los secuestros y atentados se convirtieron en moneda corriente. Hoy vive en Bélgica. "Somos seres humanos que perdimos nuestro hogar y estamos tratando de reconstruir nuestras vidas. Muchas cosas han pasado, pero en algún punto hay que seguir adelante", complementó Yusra.